Isabel Ortega | Saltillo, Coah.- Luego de la marcha organizada por la asociación Cristo Vive en contra del matrimonio igualitario, la comunidad Lésbico Gay Bisexual Transexual Intergénero (LGBTI) advierte una oleada homofóbica en el estado y signos de evidente polarización social que coloca a sus integrantes en un plano de alta vulnerabilidad.

Noé Ruiz Malacara, líder de San Aelredo, dio a conocer durante una rueda de prensa que tras la marcha registraron el primer caso de discriminación por razones de preferencias sexuales en el estado, en el que una joven transexual fue dada de baja de la universidad donde estudiaba debido a que alegaron que no vestía acorde a su género.

Por otro lado, Fernando Covarrubias, quien celebrara junto a su pareja el primer matrimonio igualitario en el estado, manifestó que ante la situación generada tras la marcha, temen represalias y agresiones debido a que su boda se ofició de manera pública: “tengo ese temor de que haya alguna represalia a raíz de esta marcha, imagínate la cantidad de gente que marchó. Sí tengo algo de temor a que llegue a pasar algo en mi integridad física”, apuntó.

Testimonios recabados por Zócalo de una pareja homosexual que transitaba a pie por el Centro, refieren un clima de creciente hostilidad hacia la comunidad, pues recibieron agresiones verbales por parte de asistentes al evento convocado por la asociación.

Se desata batalla en redes Sociales

Las redes sociales Facebook y Twitter, evidenciaron una polarización social tras la marcha convocada por la asociación Cristo Vive, que se expresa en dos terrenos distintos.

Mientras que las calles convocan a miles de saltillenses, en las redes sociales usuarios popularizaron el hashtag #niunburritomás, como método para boicotear las ventas que sostienen la casa donde se internan adictos y sus familias, además de crear “memes” que desaprueban las acciones de la asociación.

“Ahora resulta que los ex drogadictos vienen a dar clases de moral a la sociedad y están en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo. Irónico.

“Yo me pregunto si cuando se drogaban y llegaban a su casa golpeando a su novia, madre, esposa o hermanos su familia era más funcional”, externó uno de los usuarios de Facebook.

La creciente polémica generada por la postura de Cristo Vive divide a la población, entre quienes apuestan por un nuevo modelo incluyente de familia, y el sector que exige la permanencia del modelo tradicional, es decir, la unión entre hombre y mujer.

En las redes sociales pudieron observarse estados de Twitter y Facebook que apelaban por la defensa de los derechos humanos, hasta ofensas en contra de quienes profesan la religión católica y cristiana. Usuarios han iniciado una guerra mediática.

Tuiteros arremetieron en contra de los asistentes a la marcha y quienes se rehabilitan en la casa de Cristo Vive, calificándolos como personas con poca educación y criterio.

A la par, aunque con menos aforo virtual, usuarios de Facebook señalaron las incongruencias de los argumentos del pastor y opositores del matrimonio igualitario.

Por otro lado, frases como “a veces me dan ganas de comer un burrito, pero luego me acuerdo que #NiUnBurritoMás y se me pasa”, son parte de las leyendas que utilizan en “memes” que circulan desde el domingo.


ch