Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
¡Terrible! Matan a niño de 6 años en Morelos Casco inteligente busca mayor seguridad y comodida para los motociclistas Así como está reforma eléctrica no pasa: Rubén Moreira Primera caravana del año sale de Honduras Raro diamante negro con un valor de casi 7 MDD será subastado en Londres

Zócalo

|

Zocalito

|

Información

< Zocalito

| Practicar con tu hijo la respiración consciente te podrá ayudar en los momentos difíciles

Zocalito

Mindfulness para niños: entrena la calma de tus hijos

Por Redacción

Hace 3 semanas


Mediante la respiración, puedes lograr que se tranquilicen y se concentren mejor

Ciudad de México.- Quizá no te hayas planteado nunca la importancia de la respiración y una de las razones es porque, al ser un proceso que nuestro organismo hace de manera inconsciente y automática, no requiere de tu atención. Pero tu respiración es la ventana que conecta tu interior con el mundo exterior, nutre tu organismo y te reporta múltiples beneficios.

Es la única de las funciones fisiológicas que, además, puedes realizar también conscientemente. De hecho, ser consciente de ella y entrenarla con tus hijos, les ayudará a estar presentes en el aquí y ahora, les reportará calma y les permitirá cultivar la estabilidad mental y emocional deseada.

A veces, la cabeza se llena de pensamientos y “rumiaciones” que generan en nosotros estados emocionales aflictivos y, más allá de dejarlos transitar, los atrapamos pensando que de este modo encontraremos la solución. Sin embargo, anclarte a la respiración consciente es la herramienta que más puede ayudarte en esta tarea.

Así, practicar con tu hijo la respiración consciente te podrá ayudar en los momentos difíciles. Si los niños practican esta respiración atenta y aprenden a usarla en los momentos en los que se sientan inquietos o nerviosos, podrán aprender a tranquilizarse y a concentrarse mejor cuando lo necesiten. Además mejorarán, sin duda, la experiencia del momento presente, puesto que les reportará claridad, estabilidad y calma.

Para entrenarla no hay que respirar de una forma predeterminada, sino aprender a ser consciente de la propia respiración, anclarse a ella y estar atento a cada una de las inspiraciones y espiraciones.

Los tres tipos de respiración más comunes:

La respiración baja o abdominal: en esta respiración al entrar el aire, el diafragma baja y se hincha el vientre. Al expulsar el aire, el diafragma sube y el vientre se deshincha. Esta es una de las respiraciones que les sirve a los niños para relajarse.

La respiración alta o clavicular: esta respiración es más superficial. Al inspirar se suben los hombros y se contrae el abdomen.

La respiración completa o respiración profunda: en esta respiración, el niño puede visualizar cómo, cada vez que entra el aire, sus pulmones se van llenando de arriba abajo y, al espirar, se vacían haciendo el recorrido contrario. En esta respiración solo se mueven las costillas.

Pero es importante tener presente que, cada vez que respiras, no solo lo haces con tus pulmones, sino que todo tu cuerpo respira y se nutre gracias a ella. Recuerda que es la función que te permite conectarte al entorno y seguir funcionando ya que, gracias al oxígeno que entra en tu organismo, tus células pueden liberar la energía necesaria e indispensable para funcionar en cada uno de los instantes del día.

Uno de los anclajes de la práctica de mindfulness en niños es centrarse en la respiración. De esta manera, es como bucear al fondo del mar para encontrar la calma y quietud del momento presente. Les permite estabilizar su mente, calmarse y regular sus emociones. Así, les reportará beneficios tales como la mejora de la atención y la concentración.

Algunos ejercicios prácticos

En todos estos ejemplos no hay una forma correcta o incorrecta de practicar la respiración, sino que simplemente hay que sentir y estar atentos a ella, tal y como es en el momento:

– Visualizar, en cada inspiración, cómo acogen una bonita luz del mundo y cómo, en cada una de las espiraciones, dejan salir algo de su interior.

– Observar el movimiento de su cuerpo en cada respiración y permitir que fluya sin modificarla ni intervenir en ella.

– Contar los segundos que dura cada una de las inspiraciones y cada una de las espiraciones.

– Nombrar cada inspiración con la etiqueta “estoy en calma” y cada espiración con la etiqueta “todo está bien”.

Beneficios del mindfulness en niños

– Les permite entrenar la habilidad de atender al presente, con una actitud amable y sin juicios.

– Mediante su práctica diaria, desarrollan y entrenan la capacidad para centrarse y concentrarse.

– Desarrollan la habilidad para regular sus emociones, fomentando estados de calma.

– Experimentan una reducción del estrés y la ansiedad.

– Mejoran en su autocontrol, regulación y capacidad para reflexionar, disminuyendo sus impulsos.

¿Sabías que…?

El mindfulness es tan beneficioso para los niños como para los adultos. De hecho, en colegios de Holanda, Gran Bretaña y Estados Unidos ya están incorporando esta práctica en el plan de estudios. No es casualidad, la infancia es una etapa ideal para dominar la atención plena, de manera que no solo se convierta en un hábito, sino también en una actitud con la cual afrontar la vida.

Notas Relacionadas

Más sobre esta sección Más en Zocalito