Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
Se siente Daniela muy dolida Trabaja duro Bárbara Islas para su madre, ya que padece cáncer ‘Mi voz va y viene, su raíz es emocional’; Miguel Bosé se sincera Aracely Arámbula confirma que no estará en serie de Luis Miguel Anuncian dueto Danna y Bisbal

Zócalo

|

Elite

< Elite

Elite

Natanel Espinoza y la construcción de una Orquesta con voz propia

Por Grupo Zócalo

Hace 2 semanas

[pvcp_1]

Saltillo, Coah.- Saltillo, hasta hace apenas un par de años era una tierra sin orquesta.

Solo, de vez en cuando, algunas veces al año, por medio de esfuerzos titánicos y el apoyo de melómanos y amigos, Natanael Espinoza, se daba a la tarea de armar un ejército casi de la nada, para traer a nuestra ciudad a los mejores músicos del país, así como descubrir a esas jóvenes promesas nacidas en nuestra tierra, para hacer música, deleitar al oído; conformar a la primera orquesta filarmónica del estado de Coahuila.

Y es que para Natanel el arte es una necesidad humana tan importante como la educación o la comida.

Natanael, quien desde pequeño ha tenido la música en sus venas, dejó a un lado su violonchelo y con dedicación y valentía, decidió tomar la batuta, buscar armar en nuestro estado, lo que no existía, una orquesta.

El reto no fue fácil, pero hoy podemos ver a una orquesta robusta, que trabaja constantemente para crecer, encontrar armonía y una voz propia. Después de varios años, el objetivo se ha logrado y Natanel nos cuenta cómo ha superado los retos de trabajar en construir un propio sonido en tiempos de pandemia.

 

Temporada de conciertos

El viernes 26 de Marzo se llevó a cabo el segundo concierto de Temporada Allegro 2021 en el Teatro de la Ciudad Fernando Soler y como parte del aniversario de este mismo.

El concierto que pudo ser de manera presencial y disfrutado por un cupo limitado de personas, también fue transmitido de manera virtual por Facebook Live.

Dentro del marco de los festejos por el XLII Aniversario del Teatro Fernando Soler, sede oficial de la filarmónica, se presenta un programa de autores soviéticos que resultó una auténtica vacuna rusa contra el letargo y la apatía de la pandemia.

Shostakóvich y Chaikovski fueron los agentes musicales de esta mezcla sanadora: Obertura Festiva, de Dmitri Shostakóvich, para de inmediato pasar a uno de los conciertos que marcaron el 2021 en Coahuila: el concierto para violín y orquesta, de P. I. Chaikovski; una de las más bellas obras para violín escritas en occidente, y que contará con la participación estelar de la Maestra, Shari Mason, violinista; la concertino de Sinfónica Nacional, quien rindió los honores como primera invitada del año, marcando el ambicioso regreso de la OFDC al circuito sinfónico nacional, con impacto de gran gala y una noche inolvidable.

El concierto cerró con la monumental Sinfonía No. 4 de P. I. Chaikovski. Una de las más ambiciosas obras a la que puede echar mano una orquesta sinfónica de alcance internacional.

Sin duda un gran programa que fue posible disfrutar no solo en Coahuila sino en todo el mundo, gracias a las plataformas digitales.Todo bajo la dirección de Natanael Espinoza, director artístico de la OFDC.

" En términos prácticos, es la violinista más relevante del país al ser ella la segunda a bordo de la orquesta más relevante de México. Entonces estuvimos de manteles largos,por la invitada; la maestra Shari Mason. El concierto para violín y orquesta de Tchaikovsky es además de muy complicado, fue un concierto muy bello, con grandes melodías, muy virtuoso, además, que realmente muy poca gente se anima a montarlo y a tocarlo en vivo. Entonces estamos muy contentos por este repertorio, y mostrarlo al público para que disfruten de una joya, una belleza de obra: compleja, pero además muy linda, muy virtuosa, muy hermosa”, explicó el director de orquesta,

Trabajar en pandemia

Todos, hemos tenido que modificar nuestros hábitos, costumbres y hasta manera de trabajar y convivir debido a la pandemia. La misma situación la han tenido que vivir los músicos y director de la Orquesta Filarmónica de Coahuila. Es por eso que Natael, nos contó su experiencia.

¿Cómo has logrado establecer nuevas dinámicas de trabajo en época de pandemia?

" Bueno, ha sido más laborioso, pero tenemos más tiempo, es decir, como nosotros estamos presentando una vez por mes, el trabajo que se tiene que hacer en cuestión de calendario es mayor, pero afortunadamente existe el tiempo. Antes estábamos produciendo prácticamente un concierto semanal, y ahorita lo que hacemos por el tema del protocolo de salud es que la orquesta trabaja en grupos pequeños, la mayor parte del mes, a mitad del mes en grupos más grandes, hasta que al final, por ejemplo hoy es la primer lectura que tenemos todos, pero dura una hora, cuando antes se hubiera necesitado más tiempo con la mayor cantidad de músicos posibles”, explicó el director.

" Pero ahorita lo que hacemos es, digamos ‘estirar’ más el trabajo para ir dosificando y de esa manera poder cumplir el reto. Pulir partes específicas y luego ya se unen. Al trabajar de esa manera ya podemos ver más a detalle las obras. Por ejemplo, yo tengo una radiografía completa de la sección de maderas porque la trabajo con ellos una semana, entonces puedo escuchar, puedo ver los ataques que están teniendo, si están afinados, es decir, me da una perspectiva mucho mayor de cuando trabaja la Orquesta completa”, continuó.

El trabajo constante de estos músicos les ha dado una voz propia, la cual con disciplina, Natanael sigue forjando.

" Bueno, el sonido que logra la orquesta es el equivalente, por ejemplo, la voz de una adolescente; no se puede apurar el proceso, es algo orgánico que va sucediendo. Dicho esto, la orquesta lo que ha tenido es constancia, y con ello va mejorando, adquiriendo una personalidad propia, como cualquier persona”, explicó Natanael Espinoza.

Creciendo de esta manera, en seguidores, integrantes, equipo de trabajo y calidad.

“Por lo que podemos decir que la Orquesta ha ido creciendo, y también en número de integrantes. Y eso le da otro color, otra dinámica. Por ejemplo, antes no teníamos arpa, y ahora que ya tenemos, las obras que llevan arpa tienen un color y una tesitura distinta. Y eso se va construyendo día a día y no hay manera de apresurar. Nosotros ya estamos pisando el 6to año de existencia, seguimos siendo una orquesta joven, seguimos construyendo nuestra personalidad, pero ya hay algo, ya se deja ver el sonido, cómo la orquesta aborda las obras”, finalizó Natanael Espinoza.

Frases:

“La orquesta lo que ha tenido es constancia, y con ello va mejorando, adquiriendo una personalidad propia”, Natanael Espinoza.

 

Notas Relacionadas

Más sobre esta sección Más en Elite