×
hace 1 mes
[Deportes]

Afecta a profesionales jugar sin público

Acostumbrados a ser muchas veces idolatrados, los deportistas profesionales también necesitan atenciones afectivas

Imprimir
Afecta a profesionales jugar sin público
Foto: Zócalo | Agencia Reforma
Escuchar Nota


Ciudad de México.- El amor es recíproco. El aficionado ama a sus jugadores y a su equipo favorito, y estos necesitan del apoyo de sus seguidores en las partidas que enfrentan en los grandes escenarios previstos para eso.

Lastimosamente la relación se ha fracturado con la intempestiva y letal pandemia mundial del nuevo coronavirus del Covid-19, que se presentó desde marzo pasado en el País.

Y aunque, los profesionales del deporte debe estar preparados para encarar las adversidades mismas de su disciplina, como el clima, el escenario, el rival, e incluso el ruido, ese que generan sus fans o los de sus contrincantes. En la denominada nueva normalidad, los deportistas han tenido que competir sin público, y en consecuencia, experimentar un impacto en sus emociones y la motivación, las cuales a la vez inciden en su desempeño.

Suendy Morales, psicóloga del deporte, advierte que estos efectos en los deportistas de todas las categorías son reales porque estos estaban acostumbrados a "competir" también por el apoyo de los aficionados, quienes con sus gritos, porras y hasta reclamos los impulsaban a desempeñarse lo mejor posible en la cancha, el estadio, la pista o cual fuera su área para buscar la victoria.

"La falta de público sí tiene un impacto motivacional y también emocional, sobre todo en el manejo del autocontrol, porque si bien no tener público en muchas ocasiones permite tener un mayor nivel de concentración y no tener distractores, para muchos deportistas es un aliciente saberse vistos o apoyado. Depende mucho de esa preparación psicológica con la que llegan a los nuevos escenarios, a las nuevas realidades", asevera la especialista.


- ¿Cómo trabajar este aspecto?

Todos los deportistas y su equipo multidisciplinario pudieron haber visto ya esa necesidad de trabajar ese aspecto de atención y concentración para la nueva normalidad. Cómo hacerlo, pues anticipándose a las posibles situaciones estresantes a las que pudiera enfrentarse el atleta al estar en una condición de ese tipo, y generar estrategias que le permitan, a lo mejor, compensar esos ambientes, esa necesidad de apoyo moral que llegan a tener de la gente que los observa o los acompaña.

- ¿Se podrá suplir no tener a alguien impulsándolos o incluso hasta molestándolos?

Se va a escuchar un tanto pretencioso, pero el deportista debe estar preparado para ello (competir sin público) y no depender de cuestiones externas para tener su rendimiento óptimo. Si el deportista estaba acostumbrado a tener una dependencia de ese reconocimiento, pues sí va a impactar en primera instancia.

- ¿Pero hay deportistas que piden aplausos o gritos al público?

Si el atleta está acostumbrado a ese aliciente o ese reforzador externo probablemente sí tenga repercusión (en su desempeño), pero en su mayoría es la forma en que el atleta busca aunar al público a su sistema de trabajo individual.

- ¿Habrá deportistas que sufran más que otros por estas condiciones en las que ahora están compitiendo?

Sí, algunos van a tener dificultades par adaptarse a las nuevas normalidades; sin embargo, insisto, un buen trabajo psicológico preventivo ayudará a mitigar el efecto. Este trabajo será en reforzar su rendimiento en lo que puede y debe hacer y que depende exclusivamente de él.

- ¿Será fácil entonces para los deportistas adaptarse y acostumbrarse a escenarios vacíos?

No considero que eso dependa del atleta. El entorno social que acompaña al deportista es importante, en el caso de futbol, donde hay mucha afluencia de público, se siguen realizando los torneos porque hay muchas inversiones que lo fortalecen, no se trata si el deportista tiene la capacidad de poder vivir sin esto sino, más bien, si nosotros como sociedad podemos realmente abstenernos de estar dentro del deporte.

En México ningún deporte profesional se ha abierto a la asistencia del público, aunque la Liga Mexicana del Pacífico ya anunció que recibirá parcialmente a aficionados en algunos estadios de beisbol para la temporada que inicia este 15 de octubre próximo.

Extrañan dar autógrafos

Acostumbrados a ser muchas veces idolatrados, los deportistas profesionales también necesitan atenciones afectivas

- ¿Los deportistas extrañarán la petición de selfies y autógrafos?

"Definitivamente. Muchos atletas me han comentado que valoran mucho eso, incluso que hasta pueden estar peleados con la prensa, pero en estos momentos la extrañan, porque algunos comentarios pueden servir de empuje para motivarse llevándole la contra a esto, a esa persona", afirmó Suendy Morales, psicóloga deportiva.

"Es como un duelo, hoy lo tengo y mañana ya no, pero mientras me adapto, lo extraño y, algunas veces, hasta lo necesito. Hay que recordar que antes que ser deportista es ser humano con necesidades creadas".
Distanciamiento forzado

Efectos en los deportistas profesionales que estaban acostumbrados a jugar en escenarios pletóricos de aficionados. - Impacto emocional - Golpe motivacional - Sentir que no son "vistos" (estadios a puerta cerrada) - Extrañar aplausos - Sentir que pierden reconocimiento público

Cómo solventarlo


- Con autocontrol
- Anticipar la nueva realidad
- Saberse profesionales y preparados para enfrentar cualquier adversidad
- Reforzar psicológicamente lo que depende exclusivamente de él


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}