×
hace 1 mes
[Nacional]

Afirman que pronóstico para México ante Covid-19 no es bueno

Las muertes por Covid-19 en el País se van más que a duplicar en los siguientes seis meses, afirman

Imprimir
Afirman que pronóstico para México ante Covid-19 no es bueno
Foto: Especial
Escuchar Nota


Ciudad de México.- Después de que México superara la cifra de 50 mil muertos por Covid-19, tan sólo 161 días después del primer caso confirmado, Francisco González, profesor asociado de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Johns Hopkins no percibe que a futuro haya una mejoría.

Lo peor es que, considera, ya se agregó el ingrediente de las elecciones. de 2021.

El doctor en política enumera los factores en contra: persiste la confluencia entre una población de condición socioeconómica precaria en su mayoría; la prevalencia de comorbilidades como obesidad, diabetes e hipertensión, y las deficiencias estructurales que arrastra desde hace décadas el sector salud.

"Esas tres aristas nos llevan a la conclusión de que el pronóstico no es bueno, de que las tasas tanto de infección como de mortalidad van a seguir siendo altas", lamenta.

"A menos de que hubiera un viraje de 180 grados y de pronto apareciera un sistema donde las autoridades están coordinadas, donde se hacen pruebas masivas y a raíz de sus resultados se da seguimiento rápido a los contactos de los ya infectados, y se establecen cuarentenas para todas esas personas".


Lo cual estima como poco probable al no haber la infraestructura, los recursos y, observa, ni siquiera la voluntad política.

"Está todo muy fragmentado; ya todo está puesto nada más a las elecciones de 2021, y todo mundo jalando agua para su molino, sin la coordinación básica para que hagamos todos lo mismo".


¿Sería de esperar que las duras cifras de ahora, esos 50 mil muertos, se dobleteen?

No se van a dobletear. Sería ingenuo y sería morboso intentar decir: 'no, van a ser cinco o diez veces más'. Pero lo que puedo decir es: se van más que a duplicar en los siguientes seis meses.

Es muy triste porque la vasta mayoría de la gente es inocente, nadie hizo cosa alguna para traernos esto. Pero sí había formas de enfrentarlo, sobre todo al inicio. Teniendo toda esa evidencia de lo duro que era (el virus) y los estragos que estaba causando en otros países; habiendo tenido casi dos meses, y no haberlo tomado en serio.

'Ni a mitigación llegamos'

Mientras que en diferentes partes del mundo se aplicó una severa estrategia de contención para, atajar, acorralar y eliminar la epidemia, en México ha prevalecido un modelo basado en la mitigación en el cual, expone el académico, se busca atenuar o suavizar los brotes de infección, y esperar a que el patógeno deje de propagarse.

Sin embargo, las recomendaciones del lavado de manos, cierres de escuelas, distanciamiento social y uso de cubrebocas -pobre y contradictoriamente fomentado- quedaron muy por detrás de la efectividad de las restricciones implementadas, por ejemplo, en regiones de Europa como sanciones, multas, arrestos y confinamiento forzoso.

"En México no ha habido nada de eso. Entonces, digamos, ni a mitigación llegamos. ¿Cuánta gente en la calle de las ciudades de México se ve sin cubrebocas? ¿Los están multando, los están arrestando? No. En Italia o Francia los hubieran arrestado o multado. En Japón o Corea, peor, ahí ni siquiera la autoridad hubiera necesitado intervenir, la sociedad se controla entre ella misma".


Aunado a esto, González destaca que, en cualquier estrategia exitosa, el tamizaje masivo es imprescindible para que la detección de tantos casos positivos sea posible, y el posterior monitoreo tanto al individuo contagiado como a cada persona con quien haya tenido contacto y que pueda dispersar la infección. Lo que permitiría poner en cuarentena efectiva a tales sujetos.

"Suena fácil, pero es súper difícil. Y por eso son pocos los países que han logrado remontar la pandemia y están mejor", comenta.


Aunque González no obvia el problema estructural con el que México tuvo que enfrentar la contingencia: la falta de inversión continua durante años o incluso décadas en el sector salud, tanto en infraestructura como en capital humano; en capacidad de salud pública, capacidades médicas.

Y, sobre todo, la falta de capacidad básica de coordinación entre autoridades de diferentes instancias -federales, estatales y municipales-.

"Todo eso no se podía arreglar de un día a otro, de un mes a otro; ya se había acumulado".


A pesar de las carencias estructurales y de recursos, una campaña de comunicación seria, agresiva, comprometida, "que asustara a la gente", dejando claro que nadie estaba libre de riesgo, era más que necesaria, pero, lamenta, nunca se hizo.



Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}