×
hace 1 mes
[Internacional]

Akshata Murthy, la única mujer más rica que Isabel II en Reino Unido

Nacida en abril de 1980 fue criada por sus abuelos mientras su padre y su madre levantaban su imperio tecnológico

Imprimir
Akshata Murthy, la única mujer más rica que Isabel II en Reino Unido
Escuchar Nota


Inglaterra.- Cuando el primer ministro británico, Boris Johnson, estuvo ingresado en la UCI de un hospital de Londres por Covid-19, su sustituto fue el ministro de Exteriores, Dominic Raab. Hombre fuerte del gobierno, en aquel momento se perfilaba como el natural sucesor del premier, incluso en caso de que falleciera o quedara incapacitado. Sin embargo, otro nombre empezaba a sonar entre las filas conservadoras y los pasillos de Whitehall. La prueba de fuego de Raab quedó en nada y, tras el regreso de Johnson, quedó claro quien es la nueva estrella del panorama político británico: Rishi Sunak, el ministro junior que asumió su cargo en febrero a solo tres meses de su 40 cumpleaños y con una pandemia a punto de explotar. Apodado como "Dishy Rishi" ("dishi" es un término coloquial para calificar a un hombre sexualmente atractivo), es para muchos el heredero del poder tory. Y a su lado tiene a una mujer, Akshata Murthy, que ya empieza a copar también los titulares de los medios, no todos positivos. Si el objetivo de Sunak es continuar con la labor de Johnson, es urgente que evite polémicas en el camino, incluyendo las personales.

Y es que al revés que a muchos personajes conocidos, a Sunak la fama le llegó mucho después que la fortuna. Su esposa, a quien conoció mientras estudiaba en la Universidad de Stanford, California, es hija de una de las personas más ricas de la India: el empresario multimillonario Narayana Murthy, cofundador de la gigantesca consultora tecnológica Infosys, mientras que su madre, Sudha, una consumada ingeniera eléctrica, dirige la Fundación Infosys, una organización sin fines de lucro con sede en Bangalore para apoyar a las personas desfavorecidas. Su hija, que tiene su propia marca de moda, Akshata Designs, está en el punto de mira por una polémica que amenaza con pinchar el globo de la popularidad de su marido y la suya propia.

Nacida en abril de 1980 en Hubli (al norte de Bangalore), fue criada por sus abuelos mientras su padre y su madre levantaban su imperio tecnológico, del que ella posee casi el 1% de las acciones, valoradas en 480 millones de euros, lo que la convierte en una de las mujeres más ricas del Reino Unido, incluso por encima de la propia Reina Isabel II, cuya fortuna se estima en 390 millones de euros, según el "Sunday Times Rich List". Los detalles de su patrimonio han salido a la luz en medio de las dudas de por qué no constan como declarados en el registro de intereses del ministro Sunak una serie de activos financieros en su poder y de su familia, según ha revelado una investigación del diario "The Guardian".

Lejos de ser una celebrity, Murphy, que estudió economía y francés, nació en una familia de recursos limitados (su padre incluso le recordó en una carta como siendo niña no pudo participar en una obra de teatro porque no podían comprarle el vestido que necesitaba) de la que aprendió la importancia de la austeridad. Atrás quedan los años de escasez en una pequeña vivienda sin siquiera televisión: a sus 40 años es también accionista de un negocio de restaurantes que canalizó inversiones a través de una empresa en el paraíso fiscal de Mauricio, en una estructura que podría permitirle evitar el pago de impuestos en India. La empresa, International Market Management, espera construir una cadena de restaurantes en India a través de acuerdos con el chef Jamie Oliver y la marca estadounidense de comida rápida Wendy’s, y aunque su estructura fiscal es ilegal, no está exenta de controversia. Según Alex Cobham, director ejecutivo de Tax Justice Network, simplemente "no se espera la evasión de impuestos por parte de un funcionario público o de Murthy, natural de India y con enormes intereses financieros en la empresa de su padre".

Está por ver si Sunak y Murthy serán los siguientes inquilinos del número 10 de Downing Street. Mientras tanto, tendrán que empezar a despejar las dudas que podrían obstaculizar su camino.





Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}