×
hace 1 año
[Local]

Alarman probables despidos en AHMSA

Las sirenas de alarma suenan otra vez en AHMSA y en el resto del sector siderúrgico mexicano

Imprimir
Alarman probables despidos en AHMSA
Huele a miedo por probable desempleo en el sector siderúrgico nacional.
Escuchar Nota


Monclova, Coah.- Las sirenas de alarma suenan otra vez en AHMSA y en el resto del sector siderúrgico mexicano, y es que huele a angustia, se transpira miedo por probables despidos y se respira nerviosismo porque desde ayer el gobierno de Andrés Manuel López Obrador a través de la Secretaría de Economía eliminó el arancel de 15 por ciento contra importaciones de acero chino y otros países.

El futuro es borroso y es que la Secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín destruyó ayer el impuesto arancelario que desde octubre de 2015 aplicó el entonces presidente Enrique Peña Nieto contra importaciones de acero provenientes de potencias siderúrgicas con las cuales México no tiene libre comercio como China, India, Taiwán, Corea, Brasil, Ucrania, Rusia, Kazakhstan, entre otros.

¿Qué sucederá ahora? Con el mercado abierto, ahora esos países tendrán a su disposición las fronteras abiertas para introducir a México la cantidad y variedades que ellos quieran y al precio que ellos quieren, y esto propiciará una presión a la baja en los precios con competencia desleal, mucha oferta en medio de una feroz pelea por la conquista de los mercados.

Empresas como AHMSA enfrentan ahora riesgo de ser sacadas de la competencia; tal vez se echen un clavado a la nómina del personal de confianza, sindicalizados, prestadoras de servicios, contratistas y proveedores lo que será fatal.

Lo anterior no solamente para la economía de Monclova-Frontera, sino de las regiones Centro, Carbonífera, Cinco Manantiales y Desierto donde la acerera que preside Alonso Ancira y que dirige Luis Zamudio tiene subsidiarias.

Hoy inicia febrero, pero el escenario es abismalmente distinto al mes de febrero de 2017 donde todo era alegría y optimismo; Altos Hornos de México negociaba un crédito de 500 millones de euros para construcción de talleres orientados a producir lámina especial destinada a la industria automotriz donde las operaciones iniciarían en 2019. El pronóstico era una lluvia de empleos y la resucitación de la economía local.

Sin embargo, eso se colapsó y el escenario puede ser aún peor; el gobierno estadounidense sigue aplicando el impuesto arancelario de 25 por ciento a todas las acerías mexicanas como Altos Hornos de México por permitirle colocar su producción con fines de venta en ese país.

Surgen recuerdos de aquellos negros capítulos de 2015 cuando el buque acerero azotado por los fuertes vientos huracanados parecía hundir en alta mar, y es que China tenía inundado el mercado nacional con acero barato. Más de 5 mil monclovenses perdieron el empleo entre contratistas y empleados de confianza de todos los niveles.

Las primeras reacciones son de indignación porque el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador que se autoproclama como nacionalista permanece apático, con los brazos cruzados, el silencio es su respuesta, no reacciona a la exigencia de responder inmediatamente a Estados Unidos aplicándole la misma tarifa arancelaria, se miran siluetas de cobardía en Palacio Nacional.

Ismael Leija Escalante, secretario general del Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Minero Democrático, organización que aglutina a casi 13 mil mineros y siderúrgicos de Altos Hornos de México, expresa inmediatamente; “la verdad nos preocupa esta situación”.

Opina que todos los diputados federales y senadores de todos los partidos políticos deben presionar a favor de los empleos mexicanos y evitar el riesgo de colapso del sector siderúrgico, al igual como lo hizo Donald Trump quien con aranceles contra el mundo defiende las plazas laborales de su país.

Leija Escalante, afirma que cuatro regiones de Coahuila subsisten económicamente de la minería y siderurgia; Centro, Desértica, Carbonífera y Cinco Manantiales, por lo que una afectación a Altos Hornos de México de tal magnitud sería una catástrofe.

“Vamos a llevar a cabo todas las acciones necesarias para defender nuestros empleos mineros y siderúrgicos, haremos lo que tenemos que hacer, cualquier alternativa para defender el patrimonio de los trabajadores y nuestras familias”, añade el Secretario General del Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Minero Democrático.

Expertos en el tema dicen que el retiro de la salvaguarda para la industria del acero por parte de la Secretaría de Economía que venció ayer 31 de enero será de consecuencias fatales para Coahuila y para las empresas siderúrgicas en el país que generan 700 mil empleos a nivel nacional.

La noticia de que la medida no será ratificada por la dependencia federal causó un impacto negativo entre las empresas siderúrgicas, ya que las empresas mexicanas se encontrarán desprotegidas ante la avalancha de importaciones de otros países que se avecina, ya que el mercado mexicano estará totalmente abierto.

Esta situación es preocupante, porque las empresas no descartarán la posibilidad de realizar recortes de personal, en cuanto su situación financiera empiece a ser afectada por la invasión de importaciones siderúrgicas de otros países. El problema afecta a toda la cadena relacionada con el acero, como son los rubros de mineral de fierro, metalúrgico y carbonífero.

Como se recordará, la salvaguarda para establecer un arancel de 15 por ciento aplicado a productos de acero con los cuales México no mantiene relaciones comerciales se empezó a aplicar hace tres años y se renovaba cada seis meses, situación que ahora llegó a su fin, con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Los empresarios agrupados en la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero), demandaron durante mucho tiempo al entonces titular de la SE, Ildefonso Guajardo, que el arancel se elevara a 30 por ciento, petición que no fue satisfecha y sólo se renovaba la salvaguarda de manera semestral.

Ahora con este nuevo Gobierno Federal, la situación empeoró radicalmente, porque si se quita la salvaguarda, podrán ingresar sin restricciones productos siderúrgicos de China, Rusia, Ucrania y de otras naciones con las cuales no existen tratados comerciales y que por años han provocado impactos negativos en el mercado nacional, ya que sus exportaciones de acero están subsidiadas y compiten deslealmente.

La cancelación de la salvaguarda se agrega al impacto negativo para las exportaciones nacionales de acero hacia Estados Unidos, que de acuerdo a la Ley 232 afectan la “seguridad” de ese país y, por tanto, son gravadas con un arancel de 25 por ciento, sin que las autoridades mexicanas hayan fijado un impuesto similar al acero estadounidense, como han pedido las empresas mexicanas.

El problema se complica, porque al ingresar productos siderúrgicos de otros países no se podrá evitar que estos puedan ser trianguladas hacia Estados Unidos, con lo cual existirán razones más que suficientes para que México no pueda ser retirado de la Ley 232 y Estados Unidos mantenga el arancel de 25 por ciento. Que Dios nos agarre confesados.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}