×
hace 1 mes
[Arte]

Antonio Malpica muestra humor mexicano

Aborda el autor la esencia nacional en Imagina que No hay Cielo

Imprimir
Antonio Malpica muestra humor mexicano
Escuchar Nota


Guadalajara, Jal.- Para Antonio Malpica hay algo en el mexicano que le impide quedarse con “la espinita” clavada. No importa qué la haya enterrado, siempre hay algo que la hará salir: una deuda, una mala jugada o un insulto o, incluso, un regaño de mamá hará salir ese lado revanchista que tienen los nacidos bajo el escudo del águila, y así lo demuestran Neto y Jocoque Oroprieto, personajes de su nueva novela Imagina que no hay Cielo.

Ambientada en los años 90, en la gubernatura y crisis provocada por Ernesto Zedillo, los carnales apenas y sobreviven con tripas que rugen de hambre y cuerpos sucios a falta de agua que los lave, son días difíciles que, para colmo, no pueden ser paliados con el amor de su mamá porque ella es una mujer muy dura y de corazón frío pero, eso sí, con mucho dinero que dar. Así que los hermanos deberán trazar un personaje para conseguir la pequeña cantidad de tres millones de pesos, un pecado por el que bien vale ser condenado.

Según apuntó Malpica, la decisión de que “los personajes respondieran a esos estímulos que provocan una situación precaria extrema, como los que pasamos las personas que vivimos en los 90. Porque fue muy repentino el darte cuenta de que tu sueldo se reducía a la mitad casi por obra de magia negra. Esos años fueron un tiempo de mi vida que, me consta, nos apretamos los cinturones todos. Creo que en esa época es posible que cualquier persona hubiera hecho una locura como los hermanos estos, que estafaron a su mamá y que ya no se tientan el corazón”.


Esas situaciones extremas, impulsadas por el punzante dolor del hambre y el frío, invitan a que dos hermanos tan extraños como Neto y el Jocoque hagan una alianza contra un mal mayor, ya que a fin de cuentas tampoco son los mejores hermanos: peleas y gritos plagan su relación; desconciertos que los llevan de lío a lío.

Pero como apuntó Malpica “así son los hermanos, todos los que tenemos uno, sabemos que peleamos con ellos siempre, pero sabemos que si necesitan un riñón, se los damos”.

Surrealismo
El México de Imagina que no hay Cielo, especialmente el pueblo de San Pedro de Tololoapan, es la imagen que todos tienen de México: un país surrealista, lleno de esos guiños de fantasía que invaden la realidad y, poco a poco, la empujan al mundo del sueño y la parodia, que provoca la carcajada del lector pero también la empatía por la tierra en la que se nació.

“En mi libro todo se subordina a la comedia. Todo parece ser disparatado sin llegar a ser una farsa, pues sí se buscan estas situaciones extraordinarias para que la literatura no sea llana, que sí, un libro puede tratar situaciones cotidianas pero lo que yo hice fue echar en una ensaladera los ingredientes correctos porque es más posible que tienda a la comedia. Mis personajes están delineados por una especie de odio entre todos y, aunque viven en la misma ciudad no puedes saber si se quieren o no”, precisó.

A leer
Imagina que no hay cielo
De Antonio Malpica
Océano Gran Travesía
384 páginas
315 pesos


Imprimir
te puede interesar
similares