×
hace 1 mes
[Negocios]

Anuncian a ganadores mexicanos del Dyson Award

De los 30 proyectos que concursaron, Vital, POD y UMA fueron el primero, segundo y tercer lugar, respectivamente, en México.

Imprimir
Anuncian a ganadores mexicanos del Dyson Award
Escuchar Nota


Ciudad de México.- Este año, los proyectos que ganaron a nivel México en el Dyson Award son propuestas que buscan hacer un mundo más sustentable y enfrentar la Covid-19 a través de la Ciencia y la Tecnología.

De los 30 proyectos que concursaron, Vital, POD y UMA fueron el primero, segundo y tercer lugar, respectivamente, en México.

Vital, proyecto ganador, es un filtro portable, de bajo costo y de fácil acceso que resolvería el problema de escazes de agua limpia y potable.

"El campo de estudio fue el poblado de La Rosita, una pequeña comunidad en San Luis Potosí, donde comencé a investigar si las enfermedades eran resultado de desechos químicos o de virus y bacterias en el agua.

"Tras el análisis, se aplicó un mapa de viaje para identificar actividades y comportamiento de la gente, así como la identificación de puntos débiles para innovar en el campo del diseño", explicó Indalecio Gaytán, creador de Vital y estudiante de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Vitale funciona como una jeringa, absorbe el agua sucia y la limpia hasta en un 98 por ciento por medio de un filtro cerámico de bajo costo hecho con una mezcla de terracota, nopal, carbón activado y plata coloidal.

Así, el dispositivo filtra, recolecta, almacena y transporta agua de acuerdo a las necesidades del usuario, desde 500 ml hasta un litro de capacidad.

El segundo lugar fue para POD, un sistema de oxigenoterapia pensado como alternativa a los modelos de oxigenación tradicionales de bajo flujo, ofreciendo una nueva tecnología de dosificación. La solución tiene relevancia en medio de la pandemia por Covid-19.

POD fue creado por Itzel Soria, Alejandro Bernal, Ilse López y Cynthia Pérez, alumnos de la Universidad Panamericana.

La función principal de POD es suministrar oxígeno a pacientes dentro y fuera de los hospitales, de manera ergonómica y con el mayor cuidado para el usuario.

"Para millones de personas, la dependencia de un dispositivo que les proporcione oxígeno a diario es una realidad, sin embargo, es difícil para el paciente habituarse a estos dispositivos, ya que el mercado actual carece de equipo ergonómico.

"Hoy en día, la priorización de la función sobre la comodidad del usuario en los dispositivos de oxigenoterapia da como resultado diseños deficientes", afirmó Soria, líder del proyecto.

En tercer lugar está UMA, un collar inteligente que monitoriza la salud de perros y gatos, y al mismo tiempo, da una nueva vida útil a viejos dispositivos digitales.

Con él, su creadora, Fabiana Hernández, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey campus Querétaro, busca dar solución a dos problemas: la salud preventiva de las mascotas y el aumento de residuos tecnológicos.

"La idea principal surgió de tener una mascota mayor con problemas de salud, pero era difícil precisar la razón exacta por la que estaba sufriendo, pensé que sería más fácil si hubiera una manera de identificar lo que estaba mal.

"Entonces recordé los relojes inteligentes que usamos para mantener nuestra salud bajo control, y cómo podrían funcionar también para animales", explicó Hernández.

El collar está hecho de plástico reciclado y utiliza un procesador de relojes inteligentes obsoletos; éste se conecta con una aplicación en la que el dueño de la mascota puede rastrear datos como la ingesta de agua, hasta el horario de sueño de su perro o gato, facilitando así los controles veterinarios.

Dyson también reconoció a Arga Smart Packaging con el Premio a la Sustentabilidad.

La solución, creada por Ernesto Espinosa, Andrea Nieto, Daniela Ponce, Gamaliel Casiano e Itzel Rojas, alumnos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Puebla, es un material biodegradable hecho a base de alginato de sodio que ofrece una alternativa a los envases de plástico de un sólo uso en la industria alimentaria.

"Nos dimos cuenta de que el sargazo era un recurso sin explotar y decidimos hacer algo al respecto. Después de algunas semanas de investigación, teníamos miles de ideas para aprovechar los beneficios de esta alga, y nuestra opción más valiosa y factible fue el bioplástico, pero lo más importante, fue un producto bien pensado con un ciclo de vida sostenible", afirmó Espinosa, líder del equipo.

El proyecto surge tras la invasión del sargazo en en la costa del Golfo de México, la cual ha costado 80 millones de pesos anuales a la industria del turismo, y ha afectado a la gente que tiene a esta actividad como forma de vida.

El James Dyson Award es un concurso de diseño internacional que anima, impulsa e inspira a estudiantes de ingeniería de diseño. Este año hubo proyectos de 31 países.

Los primeros lugares de cada país reciben un premio de 2 mil 200 euros, mientras que el ganador internacional se lleva 35 mil, de los cuales, 5 mil 500 son para su universidad.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}