×
hace 1 mes
[Seguridad]

Masacra con cuchillo a su propia madre en el centro de Saltillo

Hermano lo encuentra: ‘me dijo que también me tenía que matar’

Imprimir
Masacra con cuchillo a su propia madre en el centro de Saltillo
Foto: Zócalo | Staff
Escuchar Nota


Carlos Rodríguez / Teresa Quiroz / Augusto Rodríguez | Saltillo, Coah.- Una mujer de la tercera edad fue encontrada sin vida en su domicilio de la Zona Centro, luego de haber sido asesinada por su propio hijo, quien quedó a disposición de las autoridades.

La víctima fue identificada como Julieta Hernández de León, de 60 años, quien vivía con sus dos hijos en una vivienda de la calle Juan Antonio de la Fuente, entre José María Lafragua y Leona Vicario.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 8:00 horas, cuando Ernesto Lugo Hernández, hijo de la sexagenaria, llegó al domicilio y vio cómo su hermano, Édgar Osiel “N”, de 36 años, apuñalaba a su madre.

“Escuché que mi hermano Édgar Osiel estaba rezando en la cocina, y al acercarme lo vi acuchillando a mi mamá, estaba todo lleno de sangre y empecé a forcejear con él porque me dijo que a mí también me tenía que matar”, relató Ernesto a las autoridades tras lo ocurrido.


El hombre salió y pidió ayuda a sus vecinos, quienes reportaron la situación a las autoridades a través de un grupo de seguridad de WhatsApp, por lo que elementos de la Policía Municipal atendieron el llamado y se movilizaron hasta el lugar.

A pesar de que los uniformados llegaron en cuestión de minutos, al domicilio donde se cometió el crimen, encontraron a la mujer ya sin vida en el interior del inmueble, dándose a conocer que su cuerpo presentaba múltiples golpes y heridas provocadas por un arma punzocortante.



De manera extraoficial, se dio a conocer que Édgar Osiel “N”, de 36 años, y presunto responsable del matricidio, sería un paciente siquiátrico, ya que padece esquizofrenia, por lo que no se descarta que hubiera cometido el crimen tras sufrir una crisis.

En la zona se concentró una intensa movilización y la calle fue acordonada en su totalidad, mientras personal de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General del Estado, realizó los peritajes y la recolección de evidencias.

El cuerpo de la mujer, identificada como Julieta Hernández, fue trasladado a las instalaciones del Servicio Médico Forense, donde le sería practicada la necropsia de ley, mientras que su hijo quedó a disposición del Ministerio Público, mientras se define su situación jurídica.



Urgían por ayuda

La noticia embargó de desesperación a los espectadores y vecinos de la víctima, quienes no daban crédito a los hechos, por lo que al unísono escribían vía WhatsApp solicitando la ayuda de las autoridades, a fin de que llegaran lo más pronto posible, ya que temían que podría terminar en una tragedia, tal cual ocurrió.

“Qué tremendo, lleguen pronto”, escribió uno de los vecinos, mientras que otra de las habitantes de la cuadra detallaba la dirección donde se requería el apoyo y advertía que uno de los involucrados estaba pidiendo ayuda.
Está todo muy feo, por favor, por favor, por favor, si no llegan va a pasar una desgracia por, por favor, por favor”, clamaba la persona que en un inicio realizó el reporte.

Los minutos pasaron y a las 9:09 horas, 10 minutos después de llegar el reporte, el comandante Pedro Valencia señaló que las unidades de la Policía Municipal ya se encontraban en el lugar controlando la situación.

Sin embargo, una hora después, la noticia corrió como pólvora entre los ciudadanos vigilantes, siendo uno de ellos quien informó: “acaban de dar la noticia de que la señora a la que estaban golpeando falleció, qué triste que no pudieran salvarla, pero detuvieron al culpable”.

Los mensajes subsecuentes fueron condolencias, palabras llenas de consternación, pero también de reproche hacia las autoridades, que a pesar de haber actuado en menos de 10 minutos, no lograron evitar la tragedia: “Lamentable que no pudieron llegar a tiempo, que quede como experiencia”.

Fue así como 10 minutos se convirtieron en una eternidad para los colonos de la Zona Centro de la capital de Coahuila, que nada pudieron hacer para salvar a Julieta del destino que, de acuerdo con algunos de los interlocutores no dependía de la policía, sino de Dios, quien ya la había llamado.

Gran angustia

“Tenía 60 años y era muy tranquila, pero no podemos decir más, porque aquí está la Fiscalía. Demasiado, demasiado consternados estamos, yo conocía a todos, a todos. Sí (su hijo) padecía de sus facultades mentales”, comentó una señora quien no quiso ahondar en detalles.

La falta de medicamento para controlar la esquizofrenia es lo que pudo detonar el episodio sicótico del hombre de 36 años, señalaron vecinos del sector, quienes lamentan la tragedia que enluta a esta familia.

“Al parecer al muchacho se le había terminado su medicamento y no se le había surtido, qué lamentable, verdad, qué tragedia, no lo estoy justificando, pero pues esas personas cuando no se les medica (se descontrolan)”.

Al filo del mediodía, nietos y familiares cercanos de la señora Hernández ingresaban al área acordonada para abrazar a uno de sus hijos, de quien no se logró confirmar si fue él quien descubrió a su hermano atacando a su madre.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}