×
hace 1 mes
[Local]

Atrae creciente de río a familias

Cientos de monclovenses salieron de sus casas el día de ayer para ir en familia a divertirse al río

Imprimir
Atrae creciente de río a familias
Entre los lugares más concurridos estuvieron “El Conejo”, “El Piélago” y el “Charco Azul”.
Escuchar Nota


Monclova, Coah.- Con 36 grados en el termómetro y sin reparar mucho en los riesgos, cientos de monclovenses salieron de sus casas el día de ayer para ir en familia a divertirse al río, echándose un clavado en el peligro.

Pese a las medidas que continúan vigentes por la contingencia del Covid-19, como es la sana distancia y el uso de cubrebocas, muchos se fueron de paseo a tres de las zonas con más agua del Río Monclova.

Los bañistas pese a los riesgos que implica meterse a nadar en el río, se dieron el lujo de refrescarse en familia, y lanzarse desde lo más alto en las partes más profundas.

A lo largo del Río Monclova, con excepción del tramo recientemente remodelado que va de la calle Progreso a la Jesús Barrera, representantes de este medio encontraron a familias enteras haciendo su día de campo.

Fuera de la vista de las autoridades, los puntos más concurridos por los bañistas fueron “El Conejo”, “El Piélago” y el “Charco Azul”.

Tal fue la concurrencia que hasta los vendedores ambulantes no dejaron pasar la oportunidad de hacer negocio con paletas de hielo, nieve o yukis.

Para muchos de los visitantes del río, la reapertura de los balnearios y otros centros recreativos, sirvió como excusa para considerar que ir a bañarse no tienen nada de malo.

El no tener porqué vivir con miedo dentro de la “nueva normalidad”, fue otro de los argumentos para justificar el salir de paseo.

Tentando a la tragedia

En lo que va del año 2010 a la fecha, experimentados rescatistas estiman han muerto cerca de 15 personas ahogadas en el Río Monclova, siendo las zonas más peligrosas, el “Charco Azul”, “El Piélago” y “El Conejo”, en ese orden.

De entre los decesos de más impacto estuvo el de un bebé que en el área de “El Piélago”, se le cayó a su padre, y no fue encontrado sino hasta un día después cuando emergió el pequeño cuerpo del fondo del río.

Otros decesos por ahogamiento han sido protagonizados por vagabundos, alcohólicos o adictos a las drogas, como ocurrió con un hombre apodado “Arcoiris de Dios”, quien se echó un clavado y ya no regresó a la superficie.

Las piedras y la maleza que hay en el fondo pueden causar un accidente, pero por sobre todo el consumo de bebidas embriagantes, como ayer que algunos de los paseantes con botella en mano se metían al agua.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}