×
hace 1 mes
[Saltillo]

Busca Gibrán Ramírez devolver el rumbo de Morena

Señala Gibrán que contrincantes para dirigir Morena utilizan sus puestos como trampolín

Imprimir
Busca Gibrán Ramírez devolver el rumbo de Morena
Foto: Zócalo | Staff
Escuchar Nota


Saltillo, Coahuila-. Puntero en las encuestas para dirigir el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Gibrán Ramírez Reyes estuvo en Saltillo para señalar que el partido debe volver a sus orígenes y acercarse de nuevo al presidente Andrés Manuel López Obrador. También habló de las malas decisiones que se tomaron en Coahuila.



El candidato más joven a presidente de Comité Ejecutivo Nacional de Morena estuvo en Tele Saltillo donde dijo que acaba de recibir el resultado de una encuesta de Arias, que lo ponen en primer lugar, dos puntos por encima de Porfirio Muñoz Ledo y a cuatro de Mario Delgado.

“La gente está muy contenta por eso, por respaldar una candidatura que no tiene padrino político, tribu o corriente”, fue lo primero que señaló Gibrán, refiriéndose a sus más cercanos contrincantes, a quienes criticó no haber renunciado a sus cargos como diputados federales.

De ambos dijo, están usando esos puestos como trampolín y con ello sostener sus candidaturas, por eso a los dos les sorprendió que él estuviera encabezando las encuestas, porque no hay un grupo de poder detrás.

“Muñoz Ledo es un candidato de la camarilla que dirige, esto es público, es notorio, presentaron su candidatura en los canales oficiales del partido. Lo presentó el (Presidente Nacional de Morena) interino y el Presidente de Honestidad y Justicia, usando el aparato del partido para presentar una candidatura”, expresó Gibrán.

Y en el caso de Mario, señaló que le parece un candidato de continuidad, pues estado a donde va, lo acompañan diputados federales que le están haciendo la campaña en cada distrito, porque creen que así es más probable reelegirse si gana Delgado.

“Quizá haya algún acuerdo ahí, no lo sé, pero es normal que lo piensen. Yo creo que entre la continuidad del poder regional que quiere repartir candidaturas, y la burocracia partidista que ha mantenido al partido en la parálisis estos dos años, hay que generar una nueva opción, distinta”, expresó.


Fragmentado

Ofreció una dirigencia desde la carretera, desde los pueblos, desde las comunidades, con un programa, pues en los últimos meses las cúpulas del partido se la han pasado discutiendo entre perfiles, trayectorias y pasados, por lo que lo que él propone es imaginar futuros distintos.

“Por eso presenté mi candidatura de la mano de miles de compañeros que confían en mí, que hemos dado una sorpresa, dijeron que nuestra candidatura iba a ser testimonial, pero seguimos creciendo mucho”, expresó Ramírez Reyes.

Explicó que es el único candidato que presentó un programa de cincuenta páginas, que se resume en 10 puntos, a partir de lo cual, sus contrincantes se vieron obligados a sacar decálogos en poster e infografías, que solo son eso, poster o infografías y no programas.

“Y ofrezco finalmente, soy un nativo obradorista, conozco bien al movimiento, ha sido mi única militancia, le entiendo bien al espíritu de los tiempos y de qué se trata el lopezobradorismo, hay que volver a esos orígenes”, indicó.

Manifestó que lamentablemente Morena se ha convertido en un partido de facciones, con lo cual hay que terminar, porque eso acaba con partidos como el PRD que nunca despegó en los estados, por lo que hay que volver a la fórmula original a la unidad en torno a Andrés Manuel.

“Él es su fundador y me parece que nos hemos alejado mucho del Presidente, y que eso nos ha costado. Hay mucha gente que dice, yo estoy con el Presidente, pero Morena no, porque es un partido igual que todos. Creo que hay que volver a ese estilo”, afirmó Gibrán.

Explicó que lo deben hacer porque el principal activo de Morena es el Presidente, que tiene 65% de aprobación, mientras que el partido tiene el 20% en bruto, que será como un 40 o 50% neto en las urnas.

“Hemos perdido intención del voto justo por alejarnos del Presidente”, dijo el entrevistado, quien recordó que incluso a las voces que atacaron a López Obrador desde la oposición, se sumó el mismo actual presidente interino del partido, Alfonso Ramírez Cuéllar.

Dejó claro que respeta que el Presidente esté lejos de Morena como él ha querido, pero Morena tiene que estar cerca del Presidente por lo menos en la agenda histórica en los cien puntos del Zócalo que son el programa de este Gobierno.


Legitimidad

Se refirió a los problemas y divisiones entre dos facciones que se disputan la dirigencia estatal de Morena en Coahuila, como uno de los diferentes casos de estados donde compañeros estuvieron descontentos con las designaciones de delegados en funciones de presidentes.

“Muchos nombres que les dieron a los compañeros que venían, según ellos, a repartir candidaturas, por eso las cosas y cachetadas, porque no hay el mínimo tacto político”, resaltó Ramírez, quien ofrece tomar cartas en el asunto, un día después de tomar posesión.


Golpeteo político


También habló de las acusaciones que le han hecho sobre presuntas irregularidades en el presupuesto de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social, donde fue secretario general, puesto al que renunció para ser candidato.

“Mi administración ya fue auditada, el director del IMSS conoce las auditorías a detalle, no tengo duda de que va a presentar los resultados, que son un reconocimiento de la buena administración de mi gestión”, dijo al respecto.

Se refirió a esa información como golpeteo político publicado en columnas como chismes, infundios y calumnias, sin ninguna prueba, logrando que hasta el Presidente se pronunciara al respecto, contestando que se investigaría y se aclararía la situación.

“Es un agravio personal que trae un columnista contra mí, y es claro que soy el único que se ha separado de su encargo, el que no está utilizando su cargo para postularse.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}