×
hace 1 mes
[Negocios]

Buscaría un amparo VW Puebla

11,500 personas laboran en el complejo de VW Puebla

Imprimir
Buscaría un amparo VW Puebla
Escuchar Nota


Ciudad de México.- Aunque el Gobierno de Puebla busca retrasar el arranque de la industria automotriz mediante la publicación de un decreto, al considerar que aún no hay condiciones óptimas para movilizar a la población, Volkswagen de México adelantó que podría recurrir a un amparo para reanudar sus actividad, al defender sus protocolos sanitarios.

En un documento de tres páginas, publicado el 22 de mayo, el gobernador Miguel Barbosa escribe que frente a los “tiempos angustiosos y agobiantes” que se viven por la pandemia de coronavirus “se hace imprescindible la toma de decisiones estrictas”.

Puebla es la séptima entidad con más contagios de coronavirus a nivel nacional. Hasta el 25 de mayo, la entidad sumaba 2 mil 165 casos acumulados y 260 defunciones, según datos de la Secretaría de Salud. “Estas circunstancias me obligan a decretar que Puebla no está en condiciones para reiniciar actividades en la industria automotriz y en el sector de la construcción”, dice Barbosa en el decreto.

Hasta ahora, Puebla es el único estado que ha recurrido a un decreto para frenar el arranque de alguna de las tres industrias recientemente incorporadas a la lista de actividades esenciales como es la automotriz.

La planta de Volkswagen en Puebla es el complejo automotor más grande que opera en México. En la fábrica, donde se ensamblaron casi 400 mil unidades de los modelos Jetta, Tiguan y Golf el año pasado, laboran 11 mil 500 personas, entre personal operativo y administrativo, según datos de la empresa.

La planta detuvo operaciones el 30 de marzo, luego de que 40 trabajadores fueron puestos en aislamiento preventivo, tras entrar en contacto con un capacitador externo que dio positivo a la prueba de Covid-19.

Tras la publicación del decreto, el fabricante alemán dijo que ya contaba con 100 medidas de higiene y prevención para generar un ambiente de trabajo seguro para su personal, elaboradas a partir de su experiencia en plantas de Europa y Asia.

“Si las empresas automotrices quisieran impugnar el decreto lo podrían hacer. Y en este caso el Poder Judicial de la Federación tendría la última decisión”, dice Francisco Burgoa, abogado constitucionalista y catedrático de la UNAM.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}