×
hace 1 mes
[Estados]

Cempasúchil se abre camino en CDMX, pese a pandemia

Más de 600 productores confían en la fe de los capitalinos por la tradición del Día de Muertos

Imprimir
Cempasúchil se abre camino en CDMX, pese a pandemia
Foto: Especial
Escuchar Nota


Ciudad de México.- El mercado de la flor de cempasúchil nunca para en la CDMX; así es la agricultura. La pandemia, si bien amaga con causar afectaciones en la venta, no frenará a productores buscar la forma de colocar hasta 2 millones 300 mil macetas, de las que 60 por ciento se cultivan en la capital y el otro 40 restante en el Estado de México.

Ángel Víctor Ortuño, subdirector de Patrimonio de los Recursos Naturales y Servicios Ambientales de Milpa Alta, de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) local, señaló que la flor ornamental es uno de los pilares de la producción agropecuaria de la capital.

Esta actividad, dijo, agrupa a cerca 600 productores y a otros cientos de personas que participan en la cadena, todos ellos afectados directa o indirectamente por la pandemia de Covid-19.

Para enfrentar las afectaciones en las ventas, a partir de esta semana habrá promoción en plazas comerciales, gracias a que éstas destinarán un espacio en accesos de mayor afluencia, con el fin de que los productores puedan instalarse y poner las flores al alcance de los compradores.

“Hay un trabajo de promoción en las distintas plazas comerciales, de arranque, son alrededor de 18 que, de forma solidaria, permiten que los vendedores de la flor tengan un espacio en los principales accesos, para que vayan a comerciar sus productos, lo que hará que la gente sepa que ahí puede encontrar las flores”, explicó.


En los últimos años, la producción ha apostado más a las flores por maceta que a los manojos, debido a que las primeras son menos perecederas, por lo que este año en la CDMX la producción de maceta será el fuerte este 2020.

Además de la promoción en plazas, de manera reciente se dio el banderazo de salida a la Expoventa de Cempasúchil y Tuta Agroturística de San Luis Tlaxialtemalco “Flores del Mictlán”, donde 169 unidades productivas ofrecen desde el 17 de octubre y hasta el próximo 2 de noviembre distintas variedades de flores.

Cuestionado sobre el origen de la semilla, el funcionario aceptó que la gran mayoría viene de Países Bajos y de Estados Unidos, naciones que exportan las semillas mejoradas; sin embargo, aclaró que todo el trabajo de la producción de la flor es de manos capitalinas, por lo que no se puede asegurar que los extranjeros tienen el mercado monopolizado.

“Obviamente tenemos mucho trabajo que hacer para que las plantas nativas vuelvan a tener espacios en los altares, porque sí está pasando que la mayor parte es de Holanda y EU, porque sus semillas ya tienen un cierto nivel comercial y por eso se tienen que comprar, a fuerza, directamente a las importadoras.


“Esta dependencia de las variedades mejoradas del exterior finalmente nos genera una dependencia. ¿Qué es lo que hay que hacer? Un trabajo conjunto y ya se está haciendo”, por ejemplo, con la Universidad Autónoma de Chapingo.


El Centro de Investigaciones de Yucatán también participa en esta tarea que no se queda en producir la semilla, sino en hacerla competitiva a escala comercial, sostuvo en entrevista para La Razón.



Actualmente, instituciones académicas trabajan en el mejoramiento de la semilla mexicana, con el fin de lograr su rescate. La familia de Karen García es de las pocas que usan la semilla nativa y es con ésta que desde hace 30 años impulsan la venta de cempasúchil.

“Es un trabajo muy duro que se hace aquí, de hecho, se tienen que parar a las 5 de la mañana de lunes a domingo, así es nuestra vida, el modo de empleo para nuestra supervivencia. Ahora la contingencia nos está afectando, pero tenemos mucha fe de que todo esto lo vamos a terminar”, indicó.

En entrevista, dijo que la contingencia sanitaria provocó disminuciones dramáticas en la producción, pues, en su caso, pasaron de 60 mil a 20 mil flores.

A pesar de los problemas, consideró que los habitantes de la CDMX todavía creen en la tradición del altar de muertos, de poner los pétalos de cempasúchil como rayos de luz que iluminan el camino de sus familiares que ya fallecieron.

Con información de La Razón


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}