×
hace 1 mes
[Internacional]

Cientos de extraños rinden tributo a víctima de El Paso

Cientos de personas acudieron al llamado del viudo para despedir a su compañera de 22 años

Imprimir
Cientos de extraños rinden tributo a víctima de El Paso
El Paso, EU.- Cuando Jordan Ballard leyó que una de las víctimas de la masacre de El Paso tenía pocos familiares y que el público fue invitado a su funeral, la residente de Los Ángeles compró un boleto de avión y voló a El Paso para honrar a una mujer que nunca había conocido.

Ella fue una de los cientos de extraños que desafiaron el calor de 100 grados (38 grados Celsius) para presentar sus respetos a Margie Reckard, de 63 años. Sintiéndose solo después de su muerte, el compañero de Reckard durante 22 años, Antonio Basco, había dado la bienvenida a cualquiera.

“Llegué aquí esta mañana”, dijo Ballard, de 38 años, que vivía en la ciudad de Nueva York durante los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. “Su historia me conmovió”.

El servicio se trasladó de una funeraria a La Paz Faith Memorial & Spiritual Center para acomodar a la multitud. Los vocalistas y músicos se ofrecieron para ayudar, incluida una banda de mariachis. Las condolencias y las flores llegaron.

“Sentía que iba a estar solo con todo esto, pero no es así”, dijo el jueves el director de Perches Funeral Homes, Harrison Johnson, sobre Basco.

Mientras los simpatizantes esperaban, Basco llegó a las personas que gritaban bendiciones en inglés y español. Antes de entrar a la funeraria, alguien le dio un regalo que parecía ser una camiseta de El Paso.

“Los amo a todos, hombre”, dijo Basco, antes de derrumbarse.

Jason Medina, de 42 años, de El Paso, también sintió que tenía que venir. Con un traje de pachuco negro y rojo, Medina hizo una fila en silencio y esperó su oportunidad de despedirse de alguien que nunca conoció. “La conozco ahora”, dijo Medina. “Todos somos familia, hermano”.

Johnson, quien también es pastor, dirigió el servicio. El personal de la funeraria instó a los asistentes a ser pacientes mientras las personas comenzaban a entrar y salir del servicio en medio de un calor abrasador.

Reckard tuvo hijos de un matrimonio anterior y que hicieron el viaje desde fuera de la ciudad hasta el funeral. Pero Johnson dijo que para Basco, Reckard era “su vida, su alma gemela, su mejor amiga”. La pareja tenía un negocio de lavado de autos, dijo.

“Probablemente algunas personas se hayan sentido como el Sr. Tony en un momento de la muerte, sintieron que estaban solos y que no había nadie cerca”, dijo Johnson.

El martes Perches publicó en Facebook una foto de un Basco despojado, arrodillado junto a un monumento a la luz de las velas. La publicación dio la bienvenida a cualquiera para asistir al funeral de Reckard y pronto atrajo miles de comentarios y acciones.

Perches se encuentra entre las funerarias locales que ofrecen servicios gratuitos para las 22 personas asesinadas. En los días posteriores al tiroteo, Basco le dijo a la estación de televisión KFOX de El Paso que la amabilidad y el desinterés de Reckard eran incomparables. “Cuando la conocí, ella era un ángel y todavía lo es”, dijo Basco.

Su hijo, Harry Dean Reckard, le dijo al New York Times que cuando él y su hermano y hermana eran niños, la familia no tenía mucho dinero y con frecuencia se mudaba. Dijo que su madre a veces trabajaba en restaurantes de comida rápida o como ama de llaves del hotel para agregar a lo que su esposo ganaba como camionero.

“Cuando era niño, sólo recuerdo que nos alimentó e intentó proporcionarnos lo mejor que pudo”, dijo Harry, quien vive en Omaha, Nebraska.

Dijo que después de que su padre murió en 1995, su madre comenzó una relación con Basco. La pareja se había mudado a El Paso hace unos años. Dijo que su madre, que había estado luchando contra la enfermedad de Parkinson, “fue amada por muchos”.


Imprimir
te puede interesar
similares