×
hace 1 mes
[Negocios]

SRE, por destrabar T-MEC con medida alterna sobre acero

En exigencia de EU de que la ‘fundición originaria’ se haga en la región, México pedirá plazo de cinco años para aplicarla

Imprimir
SRE, por destrabar T-MEC con medida alterna sobre acero
Escuchar Nota


Ciudad de México.- Al presentar el balance de los cuatro puntos que atoran la ratificación del acuerdo entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el canciller Marcelo Ebrard aseguró a senadores que los capítulos de medio ambiente y medicamentos biotecnológicos no tienen problema; refrendó el rechazo a la certificación laboral y dijo que acepta las condiciones del acero, pero en cinco años, mientras que no hay consenso respecto al aluminio.

En una reunión privada de tres horas con legisladores de todos los partidos, explicó que Washington propuso la obligación de que 70 por ciento del aluminio y el acero sea de Norteamérica, y este último “desde la fundición originaria”, lo cual impactaría al país que recibe planchas del extranjero.

“México ha compartido que nos crearía muchos problemas; les diremos que no aceptaríamos de ninguna manera que esa obligación entre en vigor en el momento en que el tratado sea ratificado, sino que tendrá que ser con un plazo de más de cinco años; en caso contrario, no lo aceptaríamos por ningún motivo.
“El aluminio, no vamos a aceptar ningún plazo, porque México no tiene el recurso primordial, que es la bauxita (roca blanda formada principalmente por hidróxido de aluminio). Entonces nos pondría en una desventaja muy grande; por lo tanto, no es de admitirse ningún plazo”, explicó el secretario de Relaciones Exteriores (SRE) en un mensaje a medios.

Asimismo, Ebrard Casaubón refrendó el rechazo del Gobierno federal a las certificaciones o inspecciones laborales por parte de funcionarios de Estados Unidos, lo cual “evidentemente no es aceptable ni se va a aceptar”; sin embargo, dijo que nuestro país ve con agrado establecer paneles de controversia.

“México ve con muy buenos ojos los paneles, que en los últimos años no han funcionado para resolver controversias entre México y Estados Unidos. Es un instrumento de resolución de controversias, paritario, formado por expertos y con un tercero con autonomía respecto a ambos países, que al final del día es quien toma las decisiones”, destacó.

Luego de expresar que el T-MEC “está en sus horas decisivas”, expuso que el tema de medio ambiente lo ve favorable, sin reserva mayor, ya que tiene una posición más avanzada que Estados Unidos, en particular contra el cambio climático.

“Por lo tanto, no tenemos ningún inconveniente en que los compromisos de carácter internacional en materia de medio ambiente puedan incluirse en el tratado, porque también obligarían a Estados Unidos”, agregó.
En el cuarto capítulo de biogenéticos, el titular de la SRE refirió que se propondrá a su contraparte estadounidense adoptar medidas más ágiles y (que) los tiempos de protección no sean tan extendidos.

Acompañado por los presidentes de la Mesa Directiva de la Cámara alta, Mónica Fernández, y de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Ricardo Monreal, así como de la secretaria de Economía, Graciela Márquez, y el subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, Ebrard adelantó que hoy se presentará en Washington la posición oficial mexicana respecto a los cambios propuestos en los capítulos 1, 20, A23, 23 y 31.

“No hemos admitido ningún otro tema, porque, ya lo dije, 90 por ciento del T-MEC no está sujeto a discusión ni a revisión. Vamos a tener un adendum” que deberá ser aprobado por el Senado, aseguró.

Al respecto, Monreal Ávila reconoció la actitud del Ejecutivo en la conversación, que Ebrard definió como una consulta previa con el Senado, la cual, dijo el legislador, “nos llena de optimismo, no desbordado, pero sí razonado”.

En tanto, Mónica Fernández resaltó que el Senado está en la mejor disposición para colaborar con el Ejecutivo federal y estará atento a los resultados por si es necesario discutir y aprobar algún nuevo acuerdo. “Este Senado va a estar atento todo el tiempo para hacer la tarea de análisis responsable que nos corresponde”, puntualizó.

De acuerdo con Ebrard, 90 por ciento o más del T-MEC no está sujeto a revisión; cabe destacar que el pasado 5 de noviembre dijo que el avance era de 80-20, mientras que el Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó desde el 18 de noviembre que “hay muchas posibilidades de que se apruebe en Estados Unidos el Tratado de Libre Comercio”, lo que permitiría impulsar a las tres economías.

Asimismo, casi diez días después de la declaración del mandatario federal, Seade comentó que ante el poco margen que hay es posible que el tratado quede en pausa hasta 2021.


Fuente: La Razón


Imprimir
te puede interesar