×
hace 1 mes
[Estados]

Cobalto 60, el gran peligro radioactivo de México

En Ciudad Juárez en el año de 1984 se registró el caso de contaminación radioactiva más grande de México

Imprimir
Cobalto 60, el gran peligro radioactivo de México
Foto: Especial
Escuchar Nota


Ciudad Juárez.- El día de ayer se reportó el robo de una fuente radioactiva, la cual es clasificada como "muy peligrosa", de acuerdo con la Coordinación Estatal de Protección Civil.

Sin embargo, en el año de 1984 se registró un caso similar exactamente Ciudad Juárez, conocido como el Chernobyl de México o el caso de "cobalto-60".

En el año de 1984 se registró uno de los peores accidentes por contaminación radioactiva con cobalto-60 en Ciudad Juárez, donde se dispersó de forma no intencional 450 curios de cobalto-60, provenientes de una unidad de radioterapia de una empresa médica.

El material radioactivo terminó en un depósito de chatarra, el cual fue fundido con otros metales y produjo cerca de seis mil toneladas de varillas radioactivas que se repartieron en 15 estados de México y ciudades de Estados Unidos, donde se estima que aproximadamente 4 mil personas fueron expuestas a radiación como consecuencia del incidente.

En el mes de noviembre de 1977, el Centro Médico de Especialidades, un hospital privado de Ciudad Juárez compró una unidad de radioterapia con una fuente de cobalto-60, el cual se introdujo en México SIN CUMPLIR con la normativa vigente.

El equipo estuvo almacenado por seis años, ya que el hospital carecía de personal calificado para operarlo, fue entonces que Vicente Sotelo Alardín quien llegó a a ser apodado como "El Biónico" por sus vecinos, Vicente era empleado del centro y decidió desmantelar la máquina de radioterapia el 6 de diciembre de 1983 para venderla como chatarra en un deposito.

El Biónico, desarmó el cabezal y extrajo un cilindro que contenía la fuente de cobalto-60, el cual cargó en su camioneta, donde perforó el cilindro y provocó que algunos gránulos de cobalto 60 se dispersaran del vehículo.

El equipo aloja en su interior una fuente radioactiva de Iridio, misma que si es expuesta o extraída de su contenedor...

Publicado por Periódico Zócalo en Domingo, 20 de septiembre de 2020


La camioneta Datsun de color blanca que también fue contaminada de radiación, sufrió una falla mecánica y permaneció varada cerca del domicilio de Vicente en Ciudad Juárez por 40 días.

Mientras que en deposito yonke Fénix, debido al uso de electroimanes para manipular la chatarra, provocó que los gránulos de cobalto 60 es esparcieran por todo el patio, ocasionando que estos fueran a atraídos por los campos magnéticos de otras grúas y se mezclaran con otros metales contaminándolos de radiación.

Esta chatarra radioactiva fue enviada a dos fundiciones, a Aceros de Chihuahua (Achisa) y una fabrica de varillas de construcción en la capital del estado de Sonora, también fue enviada a Falcon, una fabrica de soportes para mesa, por lo que se estima que para el año de 1984, la varilla contaminada y los soportes radioactivos ya habían sido exportados a Estados Unidos y en México.

¿Cómo se detectó el metal radioactivo esparcido?

Fue por pura coincidencia, el 16 de enero del año de 1984, el laboratorio nacional de Los Álamos, ubicado en Nuevo México, Estados Unidos, detectó la presencia de radioactividad en las inmediaciones, el detector se disparó porque un camión que transportaba varilla producida por la empresa Achisa, se había extraviado y pasó cerca del laboratorio.

Inmediatamente las autoridades de Estados Unidos concluyeron que la varilla activó la alerta y decidieron notificar el 18 de enero a la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardas (CNSNS).

La comisión mexicana confirmó una amplia dispersión de material radioactivo y ordenó a Achisa, suspender toda distribución de varilla fabricada hasta verificar que no se encontrara contaminada, también se ordenó la clausura del deposito del yonke.

El 26 de enero de 1984, el personal de la comisión detectó una camioneta abandonada que emitía niveles de radiación de mil roentgens por hora (lo que equivalente a 20 mil radiografías), debido a que el vehículo se encontraba en una zona despoblada, fue remolcado en una grúa hasta el parque El Chamizal, gracias a la camioneta se pudo dar con Vicente Sotelo "El Biónico", quien confirmó ser dueño y aclaró que procedía del Centro Médico de Especialidades.

Tras realizar los labores de investigación, la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardas, concluyó que además del yonke Fénix y las empresas Achisa y Falcon, otras tres compañías había recibido material contaminado que fueron: Fundival en Gómez Palacio, Durango; Alumentales, de Monterrey, Nuevo León y Duracero en San Luis Potosí.

Se calculó que se había producido 30 mil bases para mesas y 6,600 toneladas de varilla con material radiactivo.

El 20 de enero de 1984 se iniciaron los labores de descontaminación, dos días después de que la CNSNS fue notificada por las autoridades estadounidenses, para el 8 de febrero y 14 de abril se realizaron los labores de localización y confinamiento de material contaminado de el yonke Fénix y durante esos dos meses, también se efectuaron trabajos de descontaminación en las empresas Achisa y Falcon, además de la detección de cargamento con varilla en 17 estados de México.

Sin embargo, solo se logró recuperar 2360 toneladas de varilla sin utilizar, además de que se recorrió más de 17 mil construcciones y se determinó la demolición de 814 inmuebles, en junio de 1984 aún habían mil toneladas de varillas sin localizar que estarían repartidas en los estados de Sonora, Sinaloa, Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí, Guanajuato, Jalisco, Zacatecas, Tamaulipas, Querétaro, Durango e Hidalgo.



La comisión pudo recuperar la totalidad de 30 mil bases para mesa contaminadas y además del 90% de las mil toneladas de varilla contaminada que fueron exportadas a Estados Unidos.

El almacenamiento de todo el material contaminado se ordenó en febrero de 1984 en el desierto de Samalayuca, próximo a la estación Desierto del ferrocarril Chihuahua-Ciudad Juárez, para la construcción de un "cementerio radioactivo".

En cuanto las varillas que fueron recolectadas, se almacenaron en septiembre de 1984 en un lugar denominado "La Piedrera", mientras que el material recolectado en otras zonas, se optó por los cementerios de Maquixco (Estado de México) y uno cercano a Mexicali (Baja California) donde se depositaron 70 y 115 toneladas de varilla, respectivamente.

Cabe señalar que en el año de 2004, en un análisis de la UNAM, se reveló que los niveles de radiación de Samalayuca aún eran alarmantes y criticó que los residuos se conservan sin las medidas de contención adecuadas.

Como consecuencias, de acuerdo con el informe de 1985 de la CNSNS, alrededor de 4 mil personas resultaron expuestas a la radiación de cobalto 60, se calcula que casi el 80% de las personas recibió una dosis menor a los 500 mrem; 18% entre 0.5 y 25 rems; y solo el 2% (aproximadamente de 80 personas), recibió dosis a los 25 remes, de estos, cinco personas recibieron entre 300 y 700 rems. También se examinó a los vecinos de la camioneta contaminada, determinándose que tres personas recibieron una dosis por encima de los 100 rems.

Las dosis de 300 a 400 rems en el cuerpo humano se considera fatal en el 50% de la gente que los recibe.


Con información de Debate


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}