×
hace 10 meses
[Arte]

Comparte historias eróticas

Relatos para no Dormir se presentó hace unos días en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Imprimir
Comparte historias eróticas
Saltillo, Coah.- Durante varios años Liliana Rodríguez ha escrito relatos eróticos para diarios, revistas y blogs. Ahora, esta labor toma forma en el libro Entre Sábanas. Relatos para no Dormir (Panorama Editorial, 2018), que se presentó hace unos días en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

“Yo comencé a trabajar con GQ el tema de la sexualidad, con un post en un blog que se llamaba Sexo sin Corbata dirigido a los hombres, pero también era un mensaje para que se comunicara a las mujeres.

A partir de esta colaboración, Panorama me conoce y les gustó mi estilo, muy coloquial, de amiga a amigo. Al redondear la idea para este libro me basé tanto en lo hecho en GQ y en los relatos eróticos que publico en el diario El Gráfico, que empezaron soft porn, pero poco a poco se fueron convirtiendo en erotismo. En el libro está mi visión como mujer”, expresa la autora.

En la publicación, editada por Mauricio Volpi, aparecen textos como De Antojos, El Objeto de su Deseo, ¿Tres son Multitud?, El Cielo de su Boca, En Ese Jardín Secreto, entre otros. “Mi objetivo es que la gente se identifique, porque esto es sexo de a pie”, afirma Rodríguez.

“Hicimos un índice para tratar los temas más comunes, pero también polémicos, como los tríos que es una cuestión tabú, las parejas swinger, el sexo en comunidad. Los personajes que aparecen están en un rango de entre 30 y 40 años, de todos los estados civiles, solteros, casados, divorciados, pero todos cuestionando o tratando de convencer al otro de que el sexo es parte fundamental de nosotros.

“No hay tecnicismos, simplemente es la esencia de la práctica sexual, pero con detalles para crear un relato sensual”, complementa.

Liliana considera que los dos objetivos de Entre Sábanas. Relatos para no Dormir son “prender” a los lectores, que se enganchen con el libro, pero que también reflexionen sobre qué tanto han vivido de los relatos.

“Yo lo llamo erótico reflexivo. Me gustaría que el lector imagine, amplíe su panorama y se plantee qué tan importante es para él, en su diario acontecer, el sexo”, concluye.



Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png