×
hace 1 mes
[Vida]

Consumir menos carne; medida contra el cambio climático al alcance de todos

El proceso digestivo de una vaca puede llegar a producir 300 litros de metano al día

Imprimir
Consumir menos carne; medida contra el cambio climático al alcance de todos
Foto: Zócalo | Especial
Escuchar Nota


Ciudad de México.- El proceso digestivo de una vaca puede llegar a producir 300 litros de metano al día, un gas de efecto invernadero que está en la naturaleza y también es generado por la descomposición de la materia orgánica. Bajar el consumo de carne de res es una medida que está al alcance de todos y que puede tener un impacto positivo en el cuidado del medio ambiente. Hoy se celebra el Día Internacional Contra el Cambio Climático, ese concepto que personajes como el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha rechazado. Además, el país que gobierna el empresario, seguido de China, son las naciones que más utilizan el carbón como combustible, material que origina en gran medida que la temperatura del planeta se eleve.

En Jalisco, como en el resto del mundo, este fenómeno debe de ser una preocupación. De acuerdo con Sergio Graf, secretario de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial, esta entidad tiene una condición de vulnerabilidad alta en este aspecto, por dos razones: su extensión y su ubicación geográfica: “Estamos en la zona donde se presenta el mayor número de eventos meteorológicos críticos como huracanes. En la zona del Pacífico y muy buena parte del resto, por las costas del estado, lo que hace que Jalisco tenga una alta vulnerabilidad ante el cambio climático, porque estos fenómenos cada vez son más intensos”.

Para Marinés de la Peña Domene, académica del Centro Interdisciplinario para la Formación y Vinculación Social (Cifovis) del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), una de las medidas más significativas con la que puede contribuir la población es el cambio en la dieta, específicamente comer menos carne de res: “Podemos hacer cambios en la dieta, lo que nosotros comemos sí tiene un impacto importante para mitigar esta situación. Por ejemplo, los Altos de Jalisco es de los principales productores de proteína del país, y no se vale culparlos. Porque ellos producen, pero nosotros consumimos”.

La industria de ganado vacuno impacta de manera negativa al medio ambiente. Primero: se necesita mucha agua para mantener a estos animales. Segundo: el metano que producen es uno de los gases de efecto invernadero que permanecen durante mucho tiempo en la atmósfera: “Además, muchas veces, la carne que se produce aquí la exportamos. Entonces la carne se va y nos quedamos aquí con el problema ambiental. La carne de res deja una huella ecológica muy grande”.



La especialista citó un artículo publicado en la revista Nature Communications que dice que el principal motor del deterioro ambiental es el consumismo: “Eso no se había dicho así tal cual en ninguna parte. Hablamos mucho del petróleo, de la contaminación, de los plásticos, pero no lo llevamos a una cuestión personal como el consumo, que está acelerando a pasos agigantados el calentamiento global. El consumo es algo personal”.

Otra, es la tendencia de fast fashion, que implica una producción excesiva de ropa, que además ni siquiera es una fabricación que se haga en el lugar de consumo: “Sí hay producción de ropa en México, pero la mayoría de la ropa que usamos se produce en China, en Bangladesh, en Vietnam y en la India, y es lo mismo, estamos importando los bienes pero dejándoles a esos países todo el deterioro ambiental”.

De acuerdo con De la Peña Domene, las compras en línea también son un problema grande: “Estamos hablando de transportar muchísimos kilómetros los productos y, además, asociados a mucha basura. La comida que se pide ‘para llevar’, también genera mucha basura. Se recomienda consumir productos locales y regionales”.

El gobierno de Jalisco tiene incluidas en su Plan Estatal de Desarrollo buenas estrategias en contra del calentamiento global. Pero es importante aterrizar y dotar a los municipios de capacidades técnicas, económicas y políticas para atender la situación de forma real: “Los gobiernos tienen que generar políticas de energía limpia, eso número uno. Segundo todo lo que tenga que ver con conservación y restauración de todas las zonas ricas en biodiversidad y captura de carbono. Sí están las políticas en regla, pero se tendrían que llevar a cabo.

Un transporte público eficiente. Hay muchos planes a nivel estatal. Jalisco es el primer estado que tiene ya su plan de cambio climático y demás establecidos. El problema es que eso no se traduce a los municipios porque no tienen las capacidades técnicas, económicas y políticas para atender en estos temas de cambio climático. Por más que haya un plan estatal a la mera hora de aterrizarlo pues no se traduce tan literalmente”.

La aplicación de las políticas públicas es clave para detener el calentamiento global y la colaboración de la población es urgente: “Si no hacemos absolutamente nada, la tendencia es que la temperatura del planeta aumente 4.1 grados centígrados para 2100. La recomendación del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático es que nos mantengamos en no más de 1.5 grados, por arriba de la temperatura actual de la tierra”.



Con información de Milenio




Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}