×
hace 1 mes
[Toros]

Cortan oreja Saldívar y Memo Hermoso

Vistiendo una casaca blanca, Guillermo Hermoso confirmó la alternativa de manos de su papá Pablo

Imprimir
Cortan oreja Saldívar y Memo Hermoso
Escuchar Nota


Ciudad de México.- El matador de toros Arturo Saldívar y el joven rejoneador español Guillermo Hermoso de Mendoza cortaron una oreja cada uno esta tarde en la Monumental Plaza de Toros México en lo que fue la última corrida de la Temporada Grande.

Vistiendo una casaca blanca, Guillermo Hermoso confirmó la alternativa de manos de su papá Pablo en una ceremonia por primera vez en la México al tratarse de un padre y un hijo.

Su presentación causó un grato sabor de boca al demostrar la facilidad que tiene para cabalgar, toreando a caballo, y lo certero en colocar casi todos los adornos.

Malogró todo lo hecho con el rejón de muerte y la espada de descabellar hasta escuchar un aviso.

Con el séptimo del festejo, Memo lució toreando al montar a "Disparate", un torerísimo caballo con el que emocionó a la gente.

Estuvo muy bien clavando banderillas al quiebro y algunos otros adornos.

Dejó en perfecta colocación el rejón de muerte y consiguió cortar su primera oreja en la México.

Arturo Saldívar realizó una templada y emocionante faena a un toro de Santa Fe del Campo que tuvo bravura y emotividad, además de ser muy noble en sus embestidas.

El público se emocionó con ese toreo que además no estuvo exento de valor.

Dejó tres cuartos de espada y fue suficiente para hacer doblar a su enemigo que mereció arrastre lento y a Arturo una merecida oreja.

Su segundo, un astado muy serio, provocó dos tumbos.

Tardaron mucho en levantar a los caballos del ruedo.

Le dieron otro necesario puyazo y la gente se molestó, luego cambió el ánimo cuando los banderilleros Jorge Luna y Fernando García colocaron emocionantes pares al que se había convertido en el rey del ruedo y entonces los sacaron a saludar al tercio.

El toro fue muy emotivo y enamoró a los aficionados que equivocadamente comenzaron a pedir el indulto que, afortunadamente, el propio Saldívar que lo había toreado muy bien, evitó al tirarse a matar dejando una estocada entera que no fue suficiente y entonces tuvo que descabellar en un par de ocasiones.

Hubo una inexplicable división de opiniones para Saldívar y una fuerte ovación para el astado.

Pablo Hermoso reafirmó las cualidades que le han dado los años y experiencia. El artífice del parteaguas que sufrió la fiesta en el toreo a caballo, lució cabalgando y clavando banderillas a un toro de Bernaldo de Quirós.

Cómo su hijo también falló con el rejón de muerte.

Con su segundo poco pudo hacer, aunque lució esporádicamente.

José María Hermosillo con su primer astado consiguió aislados momentos de buen toreo, basando su tauromaquia en quedarse parado y templar las embestidas del astado. Una faena muy meritoria que el público supo valorar.

Cuando tenía ganada la oreja por su importante labor, pinchó y se puso pesado con la espada de descabellar escuchando dos avisos y un fuerte abucheo.

Con el último del festejo, que revolcó de fea manera al banderillero Christian Sánchez, hubo pocos momentos de lucimiento por lo incierto del animal.



Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}