×
hace cerca de 2 meses
[Arte]

Cronista del tiempo, Lídia Jorge

La autora confesó que empezó a escribir desde niña para cambiar los finales de libros escritos por adultos

Imprimir
Cronista del tiempo, Lídia Jorge
Foto: Especial
Escuchar Nota


Guadalajara.- Cada tiempo y cada espacio abren la posibilidad a nuevas narrativas. No todo está dicho, ni escrito. Hay historias que esperan ser contadas y que, a pesar de ser lejanas o ajenas al territorio personal, pueden proporcionar asombro y conocimiento, advirtió la ganadora del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2020, Lídia Jorge.

"¿Por qué quise ser escritora? Porque yo quería añadir a las páginas que ya estaban escritas, mis páginas, es una especie de deseo de triunfo sobre el lenguaje, sobre las historias, sobre la posibilidad de crear una especie de enlace entre los opuestos humanos, desarrollar una historia, crear al fin una especie de relámpago luminoso que se quedara para siempre, yo quería con mis palabras poder crear en los otros lo mismo que los libros me daban a mí.


"A veces pensaba, ¿por qué voy a escribir si todo está escrito? Pero después miraba al rededor y observaba que la vida no era igual a la vida que estaba escrita en los libros; yo quería sacar de la vida que estaba en torno a mí, quería sacar algo para dejarlo a los otros con la idea de que todos los tiempos tienen algo que no es imitable, yo quería ser una especie de cronista del tiempo que pasa", describió Jorge.

Ayer, la portuguesa de 74 años, se reunió desde la sede de la Universidad de Algarve, en Lisboa, con el autor mexicano Benito Taibo, para protagonizar la sesión de "Mil Jóvenes con Lídia Jorge", durante la tercera jornada virtual de la fiesta literaria.

Como ha ocurrido en años anteriores, esta vez los jóvenes no se arremolinaron en el Auditorio Juan Rulfo, ni soltaron un estruendoso aplauso a la galardonada, pero la autora se reunió a la distancia con más de tres mil personas que la siguieron en una transmisión en directo a través de Facebook Live y que le formularon preguntas en torno a su oficio, a sus inquietudes e intereses.



A lo largo de una hora, la autora discurrió sobre la dictadura en su país, sobre el papel de las mujeres en la literatura, sobre cómo incentivar la lectura entre los jóvenes y sobre su terrible experiencia de duelo en esta pandemia que le arrebató, en abril pasado, a su madre.

Advirtió que empezó a leer desde muy pequeña para acompañar su soledad, pero tiempo después decidió escribir para cambiar los finales de los libros que los adultos escribían, porque en ellos había desilusión, engaño, abandono, muerte, y Lídia buscaba algo diferente.

"Esa proximidad con los libros y la idea de que escribiendo yo podía cambiar las historias, sobre todo podría cambiar las historias humanas que estaban cerca, me dio la idea de un poder, la idea de que con mi pequeño cuaderno, con mi lápiz, yo podía cambiar la vida y sigo aún pensando así", apuntó la autora de La Costa de los Murmullos y Los Memorables.


Jorge hizo acentuó que la literatura tiene también el poder de cambiar al mundo. Aunque no de una forma medible e inmediata, hay cambios profundos que letras provocan en sus lectores.

"América Latina ha dado libros que han cambiado el mundo; nosotros estamos hablando de un patrón inmenso que es Juan Rulfo, Juan Rulfo ha cambiado, con ese libro maravilloso Pedro Páramo, ha enseñado a la gente cómo la dictadura de un hombre ominoso se convierte en un símbolo de todos los hombres que son capaces de dominar a una sociedad entera, que tiene tantos hijos que no los conoce, todo eso es la realidad, existe, pero ha sido denunciado de una manera mágica por ese mexicano maravilloso; entonces yo digo, sí (la literatura) cambia al mundo", resaltó Jorge.


La escritora, poeta y ensayista tendrá una participación más dentro de la FIL Guadalajara. Este 4 de diciembre, a las 13:00 horas, sostendrá una charla con el autor guatemalteco Eduardo Halfon, como parte del Encuentro Internacional de Cuentistas. La sesión se transmitirá a través de www.fil.com.mx.

ASÍ LO DIJO:

"Me siento una afortunada, porque hoy puedo escribir y leer mi vida en voz alta, pero muchas mujeres no han podido hacerlo, no tenían esa posibilidad, ha sido en el siglo 20 la primera vez que las mujeres pueden ser autoras y narrar la vida de las mujeres".

Lídia Jorge



Imprimir
te puede interesar
[Seguridad]
hace cerca de 18 horas
[GLAM]
hace cerca de 18 horas
[Local]
hace cerca de 18 horas
[Coahuila]
hace cerca de 18 horas
[Seguridad]
hace cerca de 18 horas
{/exp:ce_cache:it}