×
hace 1 mes
[Local]

Cuatro meses sin besos ni abrazos

En Saltillo, un asilo registró brote de Covid; Monclova sigue a salvo

Imprimir
Cuatro meses sin besos ni abrazos
“Desde 20 metros de distancia los familiares pueden ver a los ancianitos”.
Escuchar Nota


Monclova, Coah.- Mientras que en Saltillo un asilo de ancianos registra 12 contagios y dos fallecidos, en Monclova el albergue de adultos mayores reveló que a cuatro meses del cierre a visitantes, se tomó la decisión de que los familiares los vean únicamente a 20 metros de distancia, desde donde se comunican vía teléfono celular.

“De las escalinatas de la explanada hasta la puerta de ingreso al asilo hay 20 metros de distancia, desde ahí se pueden ver”, señaló Juanita Catalina Vázquez Charles, presidenta del Patronato del Asilo de Ancianos de Monclova, quien agregó que la crisis en el comercio local por Covid-19 propició la cancelación de patrocino de pañales para adulto donde se consumen 150 diarios.

Añadió que el 10 de marzo anterior decidieron cerrar las instalaciones a visitantes al Asilo de Ancianos como medida de prevención a favor de los 31 internos contra el coronavirus, por lo que a 4 meses de distancia y frente a la angustia de los familiares, decidieron encuentros, pero a 20 metros de distancia.

“No hay besos, no hay abrazos, y comprendemos la angustia de los familiares, pero ya al ver a sus seres queridos ellos saben que están en buenas condiciones de salud, comprendiendo la necesidad de aplicar las medidas preventivas”, añadió Vázquez Charles.

La presidenta del Patronato del Asilo de Ancianos de Monclova, lamentó el caso del asilo de ancianos saltillense “Las Viñas” donde se filtró el Covid-19 y de acuerdo a reportes periodísticos había al menos 12 contagios hasta el miércoles anterior y 2 fallecidos.

Recalcó que en septiembre próximo prevén organizar el kilómetro del pañal para proveerse en la temporada invernal, y subrayó que a consecuencia de la crisis económica y Covid-19, los comercios resintieron baja en ventas y en consecuencia desafortunadamente ya no aportan socialmente al organismo que requiere para atender las necesidades de los internos, “pero seguimos tocando puertas”, indicó.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}