×
hace 5 meses
[Acuña]

De soldador a cerillito

Con las propinas que recibe y su pensión, subsiste él y su esposa.

Imprimir
De soldador a cerillito
Trabaja con la mejor actitud al cliente, lo que le reditúa su subsistencia.
Acuña, Coah.- La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) ganada por tantos años de trabajo en soldadura, le llevó a don Emigdio Hernández Guillén a pensionarse por enfermedad, con una percepción económica muy raquítica que le obligó a emplearse como empacador al no conseguir trabajo en otra parte.

Sin embargo Dios no lo dejó de su mano y desde hace 12 años trabaja empacando los víveres en Súper Gutiérrez centro, donde gracias a las propinas puede subsistir él y su esposa.

Con una plática muy agradable, cuenta que antes de integrarse a las filas de los empacadores o cerillitos fue soldador, trailero y herrero, trabajó en grandes obras tanto en esta ciudad como en Monclova, y todavía extraña subirse a las estructuras y desde las alturas manejar los metales para fundirlos y colaborar en una gran obra.

Hoy con 68 años de edad, ha visto irse a muchos compañeros empacadores que por avanzada edad o enfermedades han muerto poco a poco.

Cada día cumple con su horario ya sea en el turno matutino o vespertino y “gracias a Dios sale para comer, ya que todavía le debo al Infonavit” y agrega en son de broma, “hasta que me muera va a ser mía la casa”.

Fue pensionado por enfermedad, pero afirma que la pensión es mínima, no le hicieron justicia a la labor de tantos años, ni a la enfermedad que lo aqueja desde el año 2001 y con la que batalla unos días sí, y otros también.

Pero a él no le falta una sonrisa, al momento de trabajar y está listo para la labor de cada día, lo que compagina con su asistencia a una Iglesia, donde da a conocer la Palabra de Dios y es estudioso de la Biblia, actividad que con gusto realiza y seguirá mientras Dios le permita continuar.

"En cuanto me hablan para que exponga o dé una plática, ¡yo estoy listo!, leo mucho, tengo muchos escritos, y al pararme frente a mis hermanos, es una bendición de Dios, para compartir tantos sucesos que nos llenan de dicha y sentir la bendición de Dios de hacer lo que me gusta".


Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png