×
hace cerca de 3 semanas
[Espectáculos]

Decenas pierden su empleo tras partida de los LeBarón

Alrededor de 150 personas pertenecientes a la comunidad abandonaron la zona, dejando a varios sin trabajo

Imprimir
Decenas pierden su empleo tras partida de los LeBarón
Foto: Especial
Sonora.- Desde que la comunidad de los LeBarón decidió abandonar sus hogares para dirigirse en caravana a Estados Unidos, decenas de personas en Bavispe, Sonora, se encuentran desempleadas.

Luego de la emboscada donde fallecieron nueve miembros de la familia LeBarón, los integrantes de la comunidad mormona mexicana-estadounidense decidieron salir de México para buscar una mejor vida en el país norteamericano.

Taylor Langford, pariente de las víctimas, estima que unas 150 personas salieron de La Mora, un 60% de los residentes locales. Algunos esperan que su salida sea temporal, en caso de que la inseguridad en la zona disminuya.

Pobladores de municipios como Bacerac y Huachinera han trabajado para los LeBarón en su rancho La Mora, dedicado al cultivo de nuez. Ahora, tras la salida de la familia, sus ingresos corren riesgo.

La mayoría de las afectadas son mujeres, quienes laboraban como niñeras y empleadas domésticas, pero ahora “ya no hay a quién cuidar”.

En cuanto a los hombres, los más afectados por el abandono de la comunidad son los jardineros.

Sólo quienes laboran en el campo aún conservarán sus trabajos, donde obtienen alrededor de dos mil pesos a la semana.

Sin embargo, la incertidumbre aún está presente.

“Si nos quedamos sin empleo hay que empezar de nuevo ¿y dónde le vamos a buscar? Como está ahorita yo creo que batallaríamos para encontrar trabajo”, opinó Héctor Durazo, un trabajador originario de San Miguelito.

La Mora luce como un pueblo fantasma. De las 25 casas que hay, sólo siete están habitadas.

Lafe Langford y su familia salieron de La Mora, con dirección a Luisiana, Estados Unidos, donde vivirán por el momento.

“Ayer fui a Bavispe a comprar unas etiquetas para el ganado y les dije a las señoras de ahí que me iba a salir, me abrazaron y empezaron a llorar”, dijo Langford.

“Yo siento que tengo diez toneladas de piedras en mi espalda y necesito irme para ver unas cosas diferentes”, agregó.


Imprimir
te puede interesar
similares