×
hace 1 mes
[Coahuila]

Deja una gran historia don Jesús Pader Villarreal

Una de sus grandes obras como alcalde fue la construcción del arco de bienvenida en la entrada de Múzquiz.

Imprimir
Deja una gran historia don Jesús Pader Villarreal
Al exalcalde Jesús Pader Villarreal (QEPD) le sobreviven su esposa Alicia Villarreal y sus cuatro hijos.
Escuchar Nota


Múzquiz, Coah.- Víctima de un infarto y luego de haber estado afectado de su salud internado en una clínica de Monterrey desde el mes pasado, ayer falleció don Jesús Pader Villarreal a quien le sobreviven su esposa Alicia Guajardo y sus hijos Jesús, Ileana, Roxana y Janeth.

El deceso ocurrió en su hogar ubicado por la calle Santa Rosa y Mutualismo, a donde decidió regresar para convalecer tras haber estado internado en una clínica en la ciudad regia.

Ayer las autoridades tomaron conocimiento del deceso del reconocido personaje y al darlo a conocer de inmediato en el estado de Coahuila, la noticia consternó al ámbito político, así como a la comunidad en general, quien fue también diputado local, director de minería, ostentó cargo en la Secretaría de Finanzas del estado, siendo secretario de dicha dependencia el licenciado Jesús Guerrero García, político y amigo muy cercano a la familia.

Tras estar fuera del servicio público, fue en este 2020 en el mes de marzo cuando reapareció como director de afiliación y cobranza del Instituto Mexicano del Seguro Social e hizo entrega en Múzquiz y en San Juan de Sabinas en las respectivas clínicas del IMSS de sendas y modernas ambulancias.

Durante su gestión como alcalde realizó un sinfín de obras, pero una de las muchas obras por la que será recordado siempre es la construcción del actual ícono en el municipio, el enorme arco de bienvenida a cuatro carriles y con una gigante ave Fénix sobre el mismo, espacio donde propios y extraños siempre paran al entrar o salir de esta cabecera municipal para tomarse la foto del recuerdo.

Entre las características personales del exalcalde Jesús Pader Villarreal, era que estando en Saltillo, en la Ciudad de México o Múzquiz, como servidor público o no, siempre reconocía a un muzquense, lo saludaba, lo pasaba a su oficina y siempre estuvo presto para apoyar, dar un consejo, económicamente o simplemente para ponerse siempre a las órdenes de todos, en especial si la gente era del municipio de Múzquiz o de la Región Carbonífera.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}