×
hace cerca de 2 meses
[Arte]

Desatan el potencial oculto del ‘underdog’

De Nada está compuesto de textos, que, aunque cortos, fueron creados en “un contexto de interpretación”

Imprimir
Desatan el potencial oculto del ‘underdog’
Foto: Zócalo | Carlos Villanueva
Escuchar Nota


Gustavo Ochoa | Saltillo, Coah.- El poeta, músico y emprendedor Érick Villaseñor declara que su motivación al crear no es ser reconocido. Al contrario: busca destacar la visión del perdedor, del que siempre está abajo. Tal es la intención de su primer poemario, De Nada. Poesía para Underdogs, el cual presentó el jueves en el Museo de Artes Gráficas (Mag).

A través de los años, el artista nacido en la Ciudad de México y radicado en Saltillo siempre ha sentido que lucha contra un complejo de impostor, el cual lo hace cuestionarse si el esfuerzo y empeño invertido en su arte vale la pena. “Es la cosa más difícil que tengo como creador, escritor, poeta, como humano: el hecho de despertarme todos los días y pensar, ¿a quién le va a importar esto que voy a escribir?”, comentó durante el evento. “¿Quién va a escuchar esta canción que voy a hacer? ¿Quién va a ver este video que tengo en la cabeza?”.

Con la publicación de De Nada, Villaseñor buscó contrarrestar ese sentimiento.
“Es el hecho de vencer poco a poco ese síndrome del impostor que todos tenemos adentro y verlo al revés. Verlo como una ganancia más que como una limitante. Nuestras limitantes deberían de ser cosas que nos ayuden a definir nuestros proyectos. De Nada es eso”.

Y es que el poemario es un producto multifacético que no podría haber visto la luz sin la colaboración que el autor tuvo con maestros, artistas y patrocinadores. “Es un mundo de limitantes que pude y pudimos vencer gracias a los patrocinadores, a mis amigos y la gente que se sumó”, comentó.

De Nada está compuesto de textos, que, aunque cortos, fueron creados en “un contexto de interpretación”, en el que cada lector puede encontrar un significado diferente de la obra. En la búsqueda de esas interpretaciones llegó a colaborar el artista visual que realizó las ilustraciones que acompañan los 20 poemas de Villaseñor.

“Necesitaba buscar la interpretación de alguien más. Fue cuando buscamos el vinculo con algún ilustrador y llegamos a Cabeza de Plátano. Tal vez parezca que tiene una manera muy cruda o muy cruel de mostrar las cosas, pero es exactamente eso, la crudeza de los poemas reflejada en una imagen”, puntualizó.


De esta manera, De Nada aparece en un momento turbio y difícil en el que todos, al ver los planes truncados e interrumpidos se pueden sentir como perdedores lejos de la meta. El autor fue cuestionado múltiples veces durante el proceso de creación del poemario si este era realmente el momento adecuado para presentar un proyecto así, a lo que respondió positivamente.

“Es exactamente el momento en el que necesitamos más este tipo de cosas que nos liberan, que nos ayudan a entendernos entre unos y otros. Aparte, crean un espejo entre iguales, entre personas que nos gusta leer, que nos gusta escuchar cosas”, comentó.


El libro ofrece una experiencia multidisciplinaria de empatía hacía el perdedor, que por primera vez, puede triunfar.

“Hay gente a la que no le gusta leer y se vale. Hay gente a la que le gusta ver una ilustración y con eso le basta. Hay personas que son más de escuchar un podcast o un audiolibro. Yo quería abarcar todas esas ramas, esas disciplinas”, por lo que además de presentar el poemario en físico, ayer inauguró la exposición de las ilustraciones que adornan el libro en el bar Oniria, del cual Villaseñor es socio. También se publicará la lectura de los poemas en YouTube y en Spotify para asegurar que toda persona pueda disfrutar de los poemas.

Así el autor y todas las personas trabajaron en el proyecto lo hicieron “sin querer ganar”, dijo.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}