×
hace 4 semanas
[Arte]

Despiden amigos a Leticia Villalobos

Tuvo una trayectoria de más de 40 años en los escenarios coahuilenses

Imprimir
Despiden amigos a Leticia Villalobos
Foto: Especial
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- Leticia Villalobos era, como lo dicen sus amigos, “actriz, madre y amiga”. Una mujer de una personalidad arrolladora que cambiaba según el papel que debía interpretar sobre el escenario. Uno que ya no volverá a pasar pues falleció ayer a los 60 años, según anunció su amigo Cornelio Cepeda en su cuenta de Facebook: “Qué tristeza saber de la partida de Lety Villalobos, extraordinaria actriz y mejor persona. Descansa en paz hermanita. Nos volveremos a ver”, escribió el director del Teatro de la Ciudad Fernando Soler.

Villalobos, nacida en Frontera, Coahuila, fue una de la figuras centrales de la actuación estatal junto a su amigo Jesús Valdés, según comentó a Zócalo el director Gustavo García, otro entrañable amigo y colega de la actriz.

Pero es su mejor amiga y compañera de escena, Sandra Berlanga quien la recuerda como “uno de los pilares del teatro en Coahuila y Saltillo”. La amistad entre ellas inició en 1981, cuando Berlanga tomó un cursó de teatro en Ciudad Acuña, y después cursaron juntas la licenciatura en Teatro, en la Escuela Normal Superior.

Berlanga la recuerda como “una persona muy generosa, siendo mi amiga abajo y arriba del escenario en donde me daba una confianza muy grande. Éramos cómplices porque siempre me dio seguridad”.

Berlanga, quien actuó por última vez junto a Villalobos hace tres años en la obra Cuando los Ángeles Lloran, bajo la dirección de Gustavo García, señala que el máximo legado de su amiga en la cultura local y estatal es el de la generosidad.

“Era una gran actriz con una personalidad fuerte y una voz poderosa, pero totalmente generosa. No deja un legado sino varios: su trabajo en el teatro, pero también como educadora y amante de las artes”, expresó sobre Villalobos, quien también se desempeñó como directora de Educación Artística de la Secretaría de Educación.

En cambio Gustavo García la define como “un ejemplo, un símbolo de la entrega, la pasión y el amor incondicional por las artes y el teatro en particular. Siempre se caracterizó por abordar los personajes que representó con una gran disciplina y rigor, con una enorme entrega y una gran pasión”.

Villalobos tuvo una carrera de más de 40 años bajo los reflectores. En ese tiempo representó personajes de obras como La Madre, en Bodas de Sangre; Damiana en la pieza Contrabando; y La Madre Superiora en Cuando los Ángeles Lloran, todas bajo la dirección de García, quien expresa su admiración por una actriz “de fuerza e ímpetu energético que hacía cimbrar a los teatros en los que se presentaba”

La actriz dejó grandes papeles, y uno de los que más recuerda el teatro saltillense fue el que tuvo al lado de Jesús Valdés, con la fuerte interpretación de Yocasta, en Edipo Rey, con la dirección del mítico Eduardo Arizpe Narro, en los 70.

Décadas después, la dupla regresaría a escena en la pieza Qué Pronto se Hace Tarde, bajo la dirección de Luis Martín, y con la que consiguieron posicionarse en la Muestra Nacional de Teatro 2005.

Fue Facebook la red que se llenó de mensajes despidiéndose de la actriz tan conocida en el gremio.

Entre los mensajes dedicados a su memoria estuvieron los de Martha Matamoros, quien comentó: “Se nos fue la mejor actriz de Coahuila... Abrazo en la eternidad, fue un privilegio compartir el escenario contigo”.

El mismo Luis Martín, exdirector de la Compañía Estatal de Teatro, la describió como “solidaria amiga e incansable promotora teatral en la educación básica y en el teatro de Coahuila. Ya vas a lo eterno Lety. Mucha luz en tu camino”.



Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}