×
hace 1 mes
[Saltillo]

‘Don José me alejó de todos los vicios’; Juan recuerda cómo los motivaba para salir adelante

El titiritero lo apoyó, y a otros niños

Imprimir
‘Don José me alejó de todos los vicios’; Juan recuerda cómo los motivaba para salir adelante
Foto: Zócalo | Enrique Alvarez del Castillo
Escuchar Nota


Saltillo, Coahuila-. Hoy, aquel hombre de pasos avejentados ya no llegará a casa a descansar después de una larga jornada de trabajo; su cama se encuentra vacía, y su recámara guarda un silencio lleno de recuerdos que vivirán por siempre en el corazón de la familia comandada por Juan, quien en gratitud a los beneficios que recibió de él en su infancia, decidió compartir su hogar hasta el último día de su vida. 





Recordado como un ícono del altruismo extremo, don José motivó, apoyó y becó a cientos de niños a lo largo de su vida, con la única intención de recibir a cambio la felicidad de las personas que le tendían la mano pidiendo apoyo.

Él nos motivaba a los de la cuadra, nos daba dinero a cambio de llevarle las calificaciones con buenos números y a cambio nos daba 50 o 100 pesos en aquellos tiempos. Nos motivaba a hacer deporte y hasta nos compró uniformes a 20 chavos para jugar futbol y con ello alejarnos de los vicios. Yo crecí y me recibí de técnico en Máquinas y Herramientas en el Conalep”, confesó Juan José Gonzalez. 

Con un matrimonio feliz, dos hijos de 9 y 6 años y uno más en camino, Juan ahora vive una vida estable, con ingresos exitosos y deseos de superarse que tuvieron su base en la motivación que desde niño se infundió en él

La infancia de don José estuvo marcada por la pobreza, violencia y pocas oportunidades de superarse, por lo que a lo largo de su vida luchó para que a ningún niño le faltara lo necesario para salir adelante

Trabajó hasta el último día

Fue un 17 de agosto de 2017 que don José llegó a su nuevo hogar, el temor rápidamente se convirtió en confianza y cariño a la familia que ahora le abría las puertas de su hogar. 

“Yo le llegué a decir que ya no trabajara, que yo me hacía cargo de él y nunca quizo, solo se negaba y me decía que seguiría trabajando hasta su último día de vida, y así fue”, señaló Juan, quien es dueño de una flotilla de motocicletas al servicio de una plataforma de entrega de comida.



Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}