×
hace 1 mes
[Deportes]

El ascenso de L.A. Park

Una victoria en una noche de julio de 1998, marcó la consolidación del luchador monclovense

Imprimir
El ascenso de L.A. Park
Contra todos los pronósticos, el gladiador monclovense destapó al Bocazas en la llamada “Guerra de fin de siglo”.
Escuchar Nota


Monclova, Coah.- La carrera del monclovense L.A. Park está plagada de triunfos y hazañas que lo han mantenido como un luchador estelar durante casi tres décadas.

Meses después de su debut como tal en Triple A, en julio de 1992, Adolfo Tapia, ascendió a los sitios principales de las carteleras y comenzó a forjar su legado al protagonizar épicos duelos ante varias de las máximas estrellas de la lucha libre, como su coterráneo Jerry Estrada, el acapulqueño Lizmark, el morelense Pierroth Jr., El Hijo del Santo, Dr. Wagner Jr., y en épocas recientes con Rush.

Precisamente ante el arlequín Pierroth, La Parka original consiguió una de esas gestas cruciales para consolidar su carrera.

Fue en el ya lejano año de 1998 cuando el monclovense y el apodado “Bocazas” sostuvieron una intensa y sangrienta lucha de máscara contra máscara que fue catalogada por las revistas especializadas del pancracio como la “guerra de fin de siglo”.

En ese año, La Parka desarrollaba su carrera luchística en Estados Unidos dentro de la empresa WCW y regularmente trabajaba de manera independiente en México, donde por el mes de mayo, comenzaría una rivalidad con Pierroth.

El “pique”, dio para varios encuentros sangrientos en un lapso de casi dos meses, siendo el promotor César Johnson de Nuevo Laredo quien capitalizó la reyerta para pactar un compromiso de apuesta que se llevaría a cabo en julio.

La revolución del norte


Aunque en lo deportivo vivía un gran momento, Tapia Ibarra mantenía un encarnizado pleito legal por derechos del personaje con Triple A, compañía de la que había salido tiempo atrás.

En ese contexto, el monclovense no era el favorito para el match de máscara contra máscara, si no todo lo contrario, pues aficionados y medios apostaban a que La Parka no sólo perdería la tapa, si no también el uso del personaje a través del litigio que libraba con poderosa compañía de Antonio Peña.

Fue el 20 julio de 1998, en la plaza de toros Luis Longoria de la ciudad fronteriza, cuando en una función llamada “La Revolución del Norte” se rompieron los pronósticos y La Parka llevó el primer gran trofeo a su vitrina, para terminar de consolidarse como una estrella del rudo deporte.

Más de diez mil aficionados abarrotaron el inmueble y vivieron un apasionante espectáculo que inició cuando Pierroth Jr., subió al ring acompañado por Damián 666 y Psicosis, mientras que de la capucha fúnebre apareció escoltado por sus séconds Vampiro y Súper Parka.

Fue una guerra

El odio deportivo entre los protagonistas fue evidente desde el inicio; pronto se vieron ambas máscaras rasgadas y se vio teñido de sangre el tapiz del encordado, hubo intercambio de golpes, patadas y sillazos tanto arriba como abajo de la plataforma de seis por seis metros.

Tras varios minutos de batalla, los dos gladiadores lucían desfallecidos, aunque el oriundo de Cuernavaca nunca cesó el castigo, su rival exhibía una capacidad de resistencia que rayaba en lo sobrehumano.

Cuando parecía cumplirse los presagios, La Parka sacó su última dosis de energía y de una forma por demás increíble logró quitarse el yugo del Bocazas, para rendirle con una “huracarrana” consumando una épica victoria.

La euforia envolvió a los presentes en el coso taurino, quienes todavía con incredulidad veían a un ensangrentado “huesudo” alzando los brazos en señal de triunfo, mientras que Pierroth Jr., era despojado de su tapa por su propia hija para pagar tributo y develar la identidad de Norberto Salgado.

La consolidación


Aquella victoria marcó la consolidación del ahora llamado L.A. Park como una estrella de la lucha libre y fue el comienzo de una racha de victorias en duelos de apuesta para el oriundo de Monclova, quien a la postre destaparía a gladiadores como Huracán Ramírez Jr., Black Tiger, Matemático Jr. e Hijo del Fantasma, además de rapar a auténticas figuras como Nicho El Millonario, Damián 666, Súper Parka, Villano III, Máscara Año 2000, Silver King y El Mesías.

El litigio con la “Tres veces estelar” continuó por varios años y la empresa sacó una segunda versión de La Parka, ante lo que el gladiador optó por dar a conocer su nombre de pila para que la gente lo identificara como el primero en portar dicho personaje, además de modificar su mote luchístico, aunque esto no afectó su estatus de luchador estelarista, el cual mantiene hasta la fecha.


Imprimir
te puede interesar
[Seguridad]
hace 8 horas
[Espectáculos]
hace 9 horas
[Piedras Negras]
hace 8 horas
[Espectáculos]
hace 20 horas
[Espectáculos]
hace 4 horas
{/exp:ce_cache:it}