×
hace 11 meses
[Coahuila]

El recorrido de las ánimas de la política coahuilense

Como estela de lo que fueron o como ‘almas en pena’ deambulan en la entidad

Imprimir
El recorrido de las ánimas de la política coahuilense
Saltillo, Coah.- Cada cambio de sexenio, después de una elección, tras la purga de una administración señalada por presunta corrupción, fallecen políticos de la vida pública, desaparecen del escenario, de las campañas o de los gabinetes. Por eso también se les debe recordar este Día de Muertos.

Los siguientes son nombres que aparecerían en las lápidas, cruces o mausoleos, si existiera un cementerio político coahuilense. También están aquellos que están en plena agonía de sus cargos públicos. Y los muertos vivientes, que ya no ocupan un cargo o puesto político, pero siguen vivos paseándose como zombis en reuniones de partido y eventos políticos.

EN LA TUMBA

Hay políticos a los que algunos llorarán luego de su muerte de la vida pública, otros ya ni flores tendrán en sus tumbas vacías, otros gozan de lujosos mausoleos y algunos más preferirán que ya nadie los recuerde.

Los siguientes son personajes políticos que gozaron de popularidad y puestos públicos en Coahuila, pero sus errores, cambios de administraciones o fracasos electorales los llevaron al panteón del olvido.

María Esther Monsiváis

Ligada a un escándalo de tarjetas de la Gente siendo secretaria de Desarrollo Social durante el sexenio de Humberto Moreira, “Marucha” desapareció de la escena política durante un tiempo, hasta que el gobernador Rubén Moreira la rescató del ostracismo.

Primero, la hizo coordinadora de transición, luego titular de la Función Pública, el organismo que sanciona la mala actuación de los servidores públicos, después secretaria de Infraestructura desde donde movía los hilos del poder, lo cual siguió haciendo al ser nombrada coordinadora del Gabinete.

Al final del sexenio la devolvieron a Infraestructura y hasta ahí llegó, pues el escándalo de empresas fantasmas la obligó a renunciar y fallecer políticamente. Aún sigue en su tumba de Casa Blanca.

Víctor Zamora

Exdiputado local y amigo de Humberto Moreira, fue un aliado y operador político desde el INEA, por eso se le otorgó la Secretaría de Educación, para luego ser un alfil desde el Congreso del Estado como diputado plurinominal, pero sobre todo cuando fue llamado para ser secretario de Gobierno de Rubén Moreira. Pero al terminar el segundo sexenio moreirirsta, también se acabó su vida política.

Jericó Abramo Masso

Exalcalde priísta de Saltillo y dos veces diputado federal, Abramo Masso intentó participar en el proceso interno para buscar la candidatura del PRI a gobernador de Coahuila, pero finalmente decidió ni siquiera competir.

Como compensación se le otorgó la candidatura en segundo lugar de la fórmula a senadores de la República en la pasada elección, la cual perdieron, y sólo alcanzó un curul en el Senado su compañera de fórmula Verónica Martínez. No fue llamado ni al Gabinete estatal ni al federal que está por concluir.

Héctor Franco López

Médico de profesión, pero político por convicción, se especializó en Ecología desde sus inicios políticos en el Ayuntamiento de Saltillo y luego como secretario del Medio Ambiente estatal en el sexenio antepasado.

Rubén Moreira lo hizo director del DIF estatal, pero por varios desencuentros con personal cercano al gobernador salió directo a la delegación estatal de la SCT, donde terminó su agonía política y llegó al cielo de la iniciativa privada.

Homero Ramos Gloria

Llegó a ser secretario de Gobierno y hasta a dirigir un instituto político, desapareció del escenario político luego de que lo congelaron en la Dirección de Pensiones del Estado hace casi 10 años, pero resurgió cuando lo nombraron procurador general del Estado.

Fue de los funcionarios transexenales que no sobrevivieron, pues con la creación de la Fiscalía General tuvo que dejar un lugar del que sólo era sostenido por hilos legaloides de seguridad nacional. Y así volvió al mausoleo que ya tenía cavado desde el sexenio antepasado.

Gerardo García

Su carrera política se disparó cuando recuperó la alcaldía de Monclova para el PAN y tras hacerse famoso como El Gallo de Oro, pero a la hora de apadrinar a su relevo, eligió mal. Pretendía que, tras la alcaldía de un año, Paredes le diera oportunidad de volver a ser candidato y ganar.

Pero Paredes se reeligió con el apoyo del PAN y Gerardo García renunció al partido para buscar la candidatura independiente, terminando por ser candidato, pero del PRD. Como se esperaba, perdió y con ello su vida política acabó.

Isidro López Villarreal

Llegó a la alcaldía de Saltillo sin ninguna experiencia política, pero desbancó en las urnas a Fernando de las Fuentes. El panista fue duramente criticado durante su Administración, solicitando licencia en varias ocasiones, una de ellas con la intención de participar en la contienda interna para candidatos a gobernador.

Al terminar su periodo como alcalde, fue postulado como candidato a diputado federal, pero perdió. Volvió a la tumba de sus fallidos negocios y de vez en cuando se aparece como fantasma en los eventos panistas.

Lorenzo Menera Sierra

En varias ocasiones intentó un cargo de elección popular, entre ellos la alcaldía de Piedras Negras. No lo logró por ningún partido, así que lo buscó como independiente y solo logró ser regidor
plurinominal.

Volvió a las andadas buscando nuevamente a la alcaldía, primero como aspirante independiente, pero luego se alió a Morena. Sin embargo, ese partido le otorgó la candidatura a Claudio Bress y Menera se quedó desahuciado. Terminó su periodo como regidor y luego falleció políticamente.

Karla Osuna Carranco


Se le recuerda por algunos puestos en la administración municipal de Monclova, hasta que saltó a la escena nacional obteniendo una curul plurinominal como diputada federal. Fue de las panistas coahuilenses con mejor desempeño. Pero al terminar su período, no parece seguir con vida política.

Karla y Deyanira Samperio

Las hermanas Karla y Deyanira Samperio tuvieron oportunidades en puestos políticos como regidoras, directoras de ayuntamientos, diputadas federales y hasta delegadas. Pero su suerte acabó y actualmente no figuran más que en el cementerio político de los olvidados.

Consejeros del IEC

La semana pasada fallecieron políticamente 3 de los 7 consejeros del Instituto Electoral de Coahuila, al concluir el período que les designó el INE. De esta manera se fueron ya a mejor vida María de los Ángeles López, Larissa Ruth Pineda y René de la Garza Giacomán.



EN AGONÍA

La vida política puede ser larga o corta, pero siempre termina. Hay personajes que se recuperan luego de concluir el último puesto político que ocuparon, otros ya no regresan. Para algunos la agonía es lenta y terminan falleciendo sin que se les vuelva a llamar para otro puesto.

Otros se recuperan con transfusiones, injertos y hasta cirugías, si deciden cambiar de partido. Los siguientes están en esa categoría de los que están en las últimas de su carrera política. ¿Cuántos regresarán de terapia intensiva?

Sonia Villarreal

La exdiputada local priista llegó a la alcaldía de Piedras Negras sin mucha ventaja, por eso, cuando intentó reelegirse, recibió poco apoyo de la ciudadanía y se quedó en el intento, gobernando solo un año. Su administración agoniza y al parecer también su paso por la política.

Bernardo González

Llegó a la presidencia estatal del PAN ganando y conservando alcaldías para su partido, así como arrebatándole la mayoría histórica del PRI en el Congreso. Pero se desinfló para conservar el poder político en las dos últimas elecciones e irse al tercer lugar en la elección federal.

Además, perdió al único panista que ganó en las urnas un escaño en el Congreso federal, Luis Fernando Salazar, quien renunció al partido para afiliarse a Morena. Actualmente sus días están contados, pues se acerca la elección interna del PAN para renovar la dirigencia estatal.

Esther Quintana

Fue líder estatal del PAN, diputada local y legisladora federal, para luego regresar a la vida política como coordinadora de gabinete en la alcaldía de Isidro López Villarreal, así como para competir en la elección a la alcaldía por un año, la cual perdió.

Debido a los votos obtenidos en esa elección, alcanzó una regiduría plurinominal, cuyo cargo está a menos de un mes de expirar, luego de lo cual su futuro político es incierto.



ZOMBIS

En el limbo de los muertos vivientes está un grupo de políticos qué, si bien ya no ocupan ningún puesto ni administrativo, ni de elección popular ni partidista, tampoco están del todo muertos, pero siguen vagando entre los mortales esperando regresar a vivir del erario. Los siguientes son algunos ejemplos de zombis políticos.

José Refugio Sandoval

Fundador del PVEM en Coahuila, llegó a la Administración estatal como primer procurador del Medio Ambiente y tras afianzar alianzas políticas logró un lugar como diputado en el Congreso local. En la pasada elección federal fue candidato a diputado federal, pero perdió, viviendo su partido una derrota aplastante a nivel nacional. Aún sigue vivo, sin ningún puesto público, pero intentando revivir su partido político en Coahuila.

Guillermo Anaya Llamas

Ya fue alcalde de Torreón, diputado local, senador y hasta diputado federal, pero también cuenta en su haber dos descalabros como candidato al gobierno de Coahuila y un tercero intentando nuevamente ser senador.

Perdió la más reciente elección y sin ningún cargo ni partidario ni público se pasea por los eventos panistas en espera de una nueva oportunidad para figurar, permaneciendo entre la vida y la muerte política. Aunque se rumora que podría resucitar aspirando a dirigir al PAN en Coahuila.

Óscar Mohamar Dainitín

Volvió a la vida para este proceso electoral pasado luego de haberse separado del PAN, con el que perdió una elección a la alcaldía de Saltillo. Tras su paso por la administración estatal priísta, decidió competir otra vez por la alcaldía de Saltillo, pero esta vez en la coalición de Morena.

Aunque fue segundo lugar en votos y con ello alcanzaba regiduría plurinominal, al ser postulado por el PES en la coalición y ese partido no lograr el mínimo para obtener regidurías, se quedó sin lugar en el Cabildo, decisión que “El Muñeco” impugnó ante la Sala Regional del Tribunal Electoral de PJF. Así que sigue medio vivo y dependiendo políticamente de los magistrados.

Mary Telma Guajardo

En sus buenos tiempos fue legisladora local y hasta logró una diputación federal plurinominal por el PRD, del que ha sido líder moral y política.

Se lanzó como candidata a gobernadora y perdió; intentó estar entre las listas plurinominales al Senado en la pasada elección, sin lograrlo. Aunque no alcanzó cargo político y el PRD ha perdido fuerza, sigue esperando un mejor momento para revivir.




Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png