×
hace 1 mes
[Espectáculos]

Flor Silvestre y Antonio Aguilar: Una historia de amor muy mexicana

Guillermina Jiménez Chabolla conoció a Antonio Aguilar, quien se convirtió en su gran amor

Imprimir
Flor Silvestre y Antonio Aguilar: Una historia de amor muy mexicana
Foto: Especial
Escuchar Nota


Ciudad de México.- Hoy se dio a conocer el lamentable fallecimiento de la actriz y cantante Flor Silvestre a los 90 años de edad.

Gracias a su trabajo en el cine, Guillermina Jiménez Chabolla conoció a Antonio Aguilar, quien se convirtió en su gran amor.

1950: Su primer encuentro

La historia de amor entre Flor Silvestre y Antonio Aguilar comenzó en 1950, justo en el año de estreno de la cinta Primero Soy Mexicano.

En un programa en la estación de radio XEW llamado "Increíble Pero Cierto", conducido por ella, cantó con un nuevo artista al que le decían Toni Aguilar.

"Él cantaba precioso, cosas clásicas, pasos dobles y yo ranchero. Así llegó Antonio a mi vida", comentó en una entrevista para el programa Hablar a lo macho hace algunos años.



De hecho, el encuentro no fue amor a primera vista, sino que él la fue cortejando con el paso del tiempo.

Eso ocurrió a raíz de que protagonizaron su primera película juntos llamada La Huella del Chacal en 1956.

"Fue del 50 que lo conocí al 59, bueno 56 porque empezamos a hacer películas, a pasear a caballo después del corte y nos íbamos a pasear. Ahí empezó", agregó.



Su primer beso

La pareja finalmente se enamoró en 1957 durante la filmación de El Rayo de Sinaloa.

"Me dijo 'tenga un pedacito de azúcar, déselo a su caballo que se portó muy bien'. Yo estaba dándole el cuadrito de azúcar al caballo y él por atrás me dio un beso en el cuello", recordó.



Su romance

Se casaron por el civil el 29 de octubre de 1959, y tuvieron dos hijos que siguieron sus pasos. El mayor, Antonio Aguilar, hijo, nació el 9 de octubre de 1960.

El menor, Pepe Aguilar, nació el 7 de agosto de 1968 en San Antonio, Texas. La boda religiosa se llevó a cabo varias décadas después, cuando lograron anular sus matrimonios anteriores.

Los nietos de Flor Silvestre y Antonio Aguilar forman una nueva generación de artistas, entre ellos Majo Aguilar (hija de Antonio) y Leonardo Aguilar y Ángela Aguilar (hijos de Pepe).

En el año 2007, Flor Silvestre enviuda tras el fallecimiento de su esposo, Antonio Aguilar, aquejado de neumonía, luego de casi 48 años de matrimonio.




Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}