×
hace 2 meses
[Nacional]

Formal prisión a implicado en el secuestro de Silvia Vargas

Está acusado de haber participado en 2007 en el secuestro de la hija de Nelson Vargas, extitular de la Conade

Imprimir
Formal prisión a implicado en el secuestro de Silvia Vargas
Escuchar Nota


Ciudad de México.- Iván Silvio Gabriel Pissaco, que pertenece a la organización criminal denominada "Los Rojos", llegó a México extraditado de Argentina, por su participación el 10 de septiembre de 2007 en el secuestro de Silvia Vargas Escalera, hija del empresario Nelson Vargas y extitular de Comisión Nacional del Deporte (Conade).

Gabriel Pissaco era buscado por autoridades mexicanas desde 2009, cuando se libró la orden de aprehensión en su contra por los delitos de privación ilegal de la libertad en su modalidad de secuestro y delincuencia organizada.

El detenido logró escapar por cerca de 11 años de las autoridades, moviéndose a diversos países con el fin de evadir la justicia.

De acuerdo con la Fiscalía General de la República (FGR), este hombre de origen argentino fue el aval de quien habitó la casa donde mantuvieron secuestrada a Silvia Vargas Escalera, hija del empresario Nelson Vargas. Aunque señala, que según diversas investigaciones, se tiene conocimiento que la persona que rentaba la casa en mención ya falleció.

Desde 2007, las autoridades conocieron de la participación de Iván Silvio como parte de la organización delictiva “Los Rojos”; sin embargo, fue detenido apenas en marzo de 2020.

Dada la nacionalidad de Iván Silvio, se solicitó a Interpol Buenos Aires informar si podía localizarlo en su territorio. Sin embargo se informó que su último flujo migratorio de salida fue el 30 de noviembre de 2018 con destino a Nueva Zelanda.

Por tal motivo, se consultó a dicho país sobre su paradero, informando que el 12 de marzo de 2019 arribó a su territorio, pero lo abandonó siete días después con destino a Australia.

El 29 de enero del 2020, Interpol Canberra confirmó que la persona de interés ingresó con su pasaporte argentino; sin embargo, manifestó no poder detenerlo con la notificación roja de Interpol, por ser necesario que se tramitara la orden de extradición por la vía diplomática.

Al cumplirse con todo lo requerido, el 22 de febrero de 2020 Interpol Canberra informó que el fugitivo había abandonado su país (Australia) y que se encontraba viajando a Santiago de Chile, a donde arribó el 23 de febrero del mismo año.

En Chile no se pudo ubicar, por lo que nuevamente se solicitó la colaboración de todos los países miembros en Sudamérica e Interpol Buenos Aires para su localización.

Finalmente, el domingo 1 de marzo de este año, Interpol Buenos Aires comunicó que este sujeto fue detenido alrededor de las 14:30 horas con fines de extradición con motivo de la notificación roja emitida a su nombre, solicitando se formalizara por la vía diplomática la solicitud extradicional, lo que se extendió a la Dirección General de Procedimientos Internacionales de la FGR para tales fines.



El 14 de abril del año en curso, la FGR presentó a la cancillería mexicana la petición formal con fines de extradición, misma que fue transmitida a su homóloga en Argentina el 15 de abril del mismo año, en cuyo acuerdo se autoriza su extradición, ejecutado en Buenos Aires, Argentina, trasladándolo a la Ciudad de México para su posterior internamiento y puesta a disposición de la autoridad que lo requiere.

Pissaco fue detenido en Buenos Aires, Argentina, en un pequeño hotel del barrio de Montserrat, por la división Interpol de la PFA. Al momento de su detención, el hoy extraditado no opuso resistencia, accediendo a las indicaciones de las autoridades argentinas.

En carácter de extraditado, fue entregado por la Interpol a elementos de la Policía Federal Ministerial (PFM) y trasladándolo a la Subsede de esta FGR para su certificación y la elaboración del Registro Nacional de Detenciones.

Posteriormente, el detenido fue certificado y abordó vuelo oficial de la Ciudad de México con destino a Torreón, Coahuila, para ser trasladado vía terrestre al Cefereso 14 “Durango”, para ser internado y que rindiera su declaración preparatoria.

Una vez cumplidos los procesos correspondientes, el juez de la causa le dictó auto de formal prisión por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de delincuencia organizada y privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro en agravio de la víctima por la que se consignó la averiguación en 2009.

Se sabe que en su estancia en territorio mexicano, Pissaco era un incesante jugador experto de póker, donde apostaba fuertes cantidades de dinero; al tiempo que combinaba esta actividad con la del modelaje.



Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}