×
hace 1 mes
[Arte]

‘Frontera de algodón’, monólogo sobre vicisitudes de una mestiza china-mexicana

El personaje de 'Frontera de algodón' siente muy mexicana para ser china o muy china para ser mexicana

Imprimir
‘Frontera de algodón’, monólogo sobre vicisitudes de una mestiza china-mexicana
Foto: Especial
Escuchar Nota


Ciudad de México.- Las vicisitudes que enfrenta la primera mestiza china-mexicana durante la Revolución mexicana se entretejen en Frontera de algodón, monólogo en formato híbrido que ofrecerá dos funciones (este martes 24 de noviembre y 1 de diciembre) en el Centro Cultural El Hormiguero (Gabriel Mancera 1539, Colonia Del Valle Sur).

Con dramaturgia de Arantxa Olortegui, adaptación de Carmen Luna y dirección de Jessie Garibay, la iniciativa escénica exhorta al espectador a “descubrir que nadie está solo en el mundo y que, aún en tiempos de crisis, siempre se puede mejorar”.

“Esta historia fue escrita especialmente para Frida María (protagonista), quien me habló mucho de su familia, así como de Mexicali, su ciudad natal”, explica Arantxa Olortegui en entrevista con La Jornada.


“A partir de eso —añade— investigué la historia de esa capital para entender cómo se fundó; me llamó mucho la atención el fenómeno migratorio presente desde aquellos ayeres en los que la Colorado River Land Company, fábrica gringa dedicada al cultivo de algodón, se instaló en el Valle de Mexicali y cometió varios abusos.


“Me adentré mucho en la historia con Frida, aunado a que la migración es un tema relevante para mí. Soy peruana, pero es en México donde he pasado la mayor parte de mi vida adulta".

La trama narra la vida de Lian, hija de una inmigrante china y un héroe de la Revolución. A punto de cumplir 16 años, la protagonista se siente muy mexicana para ser china o muy china para ser mexicana, por lo cree que no encaja en ningún lado. Por si fuera poco, aunque ésta nunca conoció a su padre siente que la mitad de su historia familiar permanece como un misterio mientras comienzan a fluir algunas verdades de la forma menos esperada.

Para Frida María, quien interpreta en total tres personajes, es necesario reflexionar en torno a la migración porque es “un tema que nos compete a todos”, ya que los migrantes afrontan múltiples peripecias para poder sobrevivir.

“Lian procede de La Chinesca, barrio chino de Mexicali que aún existe, es un joven alegre, soñadora, que juega con los espectadores al grado de que éstos parecen sus mejores amigos. Una peculiaridad es la jerga implícita en la trama. La protagonista utiliza sus propias palabras para tratar de entender al mundo y poder relacionarse con las personas.


“Me remití a mi adolescencia para poder dar vida a este personaje. Recordé la energía, vitalidad y ansía por querer saber cada vez más. También aludimos al mestizaje, a la construcción de la identidad, a la amistad, a la familia, a perder el miedo a la aventura y a algunas tradiciones inverosímiles como cuando los padres deben buscar esposo para su hija, sólo que ésta revela lo que piensa al respecto".


En el montaje sólo se utiliza una silla como escenografía para trasladarse a La Chinesca, la casa de Lian, un campo de algodón, el río y el mar.

“Pese a que las funciones serán presenciales y remotas, no utilizamos música en vivo ni pistas para ambientar la trama; tuvimos algunas complicaciones porque la música opacaba la voz. Sin embargo, sí utilizamos algunos sonidos”, acota Frida María (Mexicali, 1996).


Por su parte, el director Jessie Garibay destaca que uno de los grandes retos de hacer teatro híbrido es generar una estilización plástica del espacio que pueda ser leída por los ojos de un espectador en vivo como con el lente de una cámara.

"Es importante contar una historia que conmueva al espectador. Lo que tratamos de fomentar es la empatía por los semejantes sin importar su origen o procedencia. Vivimos en un país mestizo en constante movimiento y evolución. Cada persona (en todas las épocas) ha tenido que buscar sus propias respuestas a las preguntas quién soy, de dónde vengo y cuál es mi lugar en el mundo”.


Con producción de la compañía En llamas, las funciones de Frontera de algodón serán este martes 24 de noviembre y 1 de diciembre a las 18 horas de manera presencial (con cupo para 16 personas) y a las 19 por zoom.



Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}