×
hace 1 mes
[Local]

Hallan a joven desaparecido desde el 2016

María Teresa Banda pasó 53 meses buscando a su hijo hasta que lo encontró con vida.

Imprimir
Hallan a joven desaparecido desde el 2016
El joven con la cabeza abajo escuchó el relato que ella le hizo de todos los momentos difíciles que pasó durante su ausencia.
Escuchar Nota


Monclova, Coah.- María Teresa Banda pasó 53 meses buscando a su hijo hasta que lo encontró con vida.

La última vez que lo vio fue cuando salió de su casa en Monclova para ir a trabajar. El sábado volvieron a reencontrarse en el Estado de México.

David Misael Ríos Banda ya no era el mismo, los golpes que le propinaron en una riña le provocaron un daño cerebral, “pero está vivo”, dice con alegría doña Teresa.

El joven, que se dedicaba antes de su desaparición a bolear zapatos, vender dulces y lavar carros, fue localizado el jueves pasado por la Célula de Búsqueda de Personas Desaparecidas del municipio de Ozumba, Estado de México, luego de una denuncia ciudadana donde les informaron de una persona en condición de calle que pedía limosna en el centro del ayuntamiento.

Vuelve a casa después de casi 5 años

Los uniformados que acudieron al lugar ubicaron al sujeto de 31 años de edad que no había sido visto por esos rumbos, le solicitaron su nombre y datos generales, sin embargo, no respondía concretamente y divagaba, por lo que fue trasladado a la Comisaría de Seguridad y Protección Ciudadana, donde se pusieron en contacto con el C2 Ozumba para rastrear si contaba con algún reporte.

En los registros estatales no se encontraron datos, sin embargo, no dejaron el caso y buscaron en la base de personas desaparecidas a nivel nacional, encontrando la ficha de Misael, quién era buscado desde hace poco más de 4 años por las autoridades en Coahuila.

Luego de viajar por mas de nueve horas, la mañana de este sábado, María Teresa llegó en un vehículo con placas de Coahuila, conducido por elementos de la Comisión Estatal de Búsqueda y se reunió con su hijo mayor, algo que con el paso de los años consideraba que fuera posible.

“Le pedía a Dios que me dejara ver a mi hijo para besarlo, yo no me quiero ir, por eso caí en cama, de repente no comía, de repente me agarraba llorando (...) yo decía: ¿Dónde habrá quedado mi hijo, algo le pasó, cómo voy a saber donde está? detalló con lagrimas en los ojos la Sra. María Teresa.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}