×
hace 4 semanas
[Nacional]

Herencia genética y obesidad aumentan riesgo de cáncer de mama

Son factores que han aumentado la incidencia a edades cada vez menores

Imprimir
Herencia genética y obesidad aumentan riesgo de cáncer de mama
Puede haber familias donde todas las mujeres que las integran tengan esos genes | Foto: Especial
Ciudad de México.- La herencia genética en las mujeres y la obesidad son factores que han subido la incidencia de cáncer de mama en el país, donde cada año hay más de 20 mil casos nuevos y a más temprana edad.

En el Día Mundial contra el Cáncer de Mama se debe tener en cuenta que su detección tardía provoca que cada día mueran entre 10 y 12 mujeres, por lo que esta enfermedad sigue siendo la primera causa de muerte entre las mujeres mexicanas mayores de 25 años.

Zobeida Ventura Bravo, directora de la Clínica de Mama Zona Norte del IMSS, en entrevista con Excélsior, aclaró que la mujer no hereda el cáncer sino los genes BRCA1 y BRCA2, los cuales al alterarse provocan que las personas sean susceptibles de padecer este tipo de tumoración maligna.

Por ello, puede haber familias donde todas las mujeres que las integran tengan esos genes que las predisponen al cáncer heredofamiliar, sin importar su edad.

“Se han realizado estudios en la mujer latina, en los cuales se ha descubierto que somos portadoras de un gen hereditario —que se denomina BRCA1 Y BRCA2— que nos predispone a este tipo de tumoraciones malignas. Estos genes se heredan y nos hacen susceptibles de padecer cáncer de mama.

No todas las mujeres son portadoras de este gen; sin embargo, en los estudios familiares se dice que, si la mamá es portadora del gen, existe la probabilidad de que la hija, la nieta y generaciones venideras tengan ese gen y, por lo tanto, alta probabilidad de padecer dicha enfermedad.

“Además, definitivamente, el estilo de vida, la mala alimentación y la obesidad aumentan la probabilidad del cáncer de mama”, explicó la especialista del IMSS.

Ventura Bravo señaló que la problemática aumenta porque, debido a la herencia genética, el cáncer de mama se presenta a edades tempranas, es decir, a partir de los 20 años.

Por ello, aunque se recomienda realizar anualmente una mastografía y revisión médica a partir de los 40 años, es importante que antes de esa edad se practique la autoexploración y se acuda al médico, al detectarse alguna anormalidad por mínima que sea.

“Hay que aclarar que la mastografía de detección está destinada a mujeres asintomáticas, mujeres sanas que pueden acudir cada año para un check up médico y para realizar estudios, como un ultrasonido mamario y una mastografía.

“Otro grupo es de mujeres sintomáticas. Es decir, una mujer menos a 40 años que, al tocarse, detecta una bolita, que tiene secreción en el pezón o incluso un cambio mínimo de coloración en la piel. Son síntomas que pueden presentarse a partir de los 20 años, por lo que de inmediato deben acudir al médico”, indicó.

Mi tumor fue por negligencia: Sofía

A sus 80 años, Sofía Ortiz Vargas es “voluntaria motivadora” para apoyar a mujeres con cáncer de mama. Hoy, abrazada de la vida, compartió que cuando tenía 74 años le diagnosticaron cáncer y le extirparon ambas mamas; esa decisión médica salvó su vida.

El objetivo de las pláticas que imparte, no sólo es ayudar a enfrentar con valentía esta enfermedad, sino hacer conciencia de que, independientemente de la edad que se tenga, las mujeres deben realizarse la autoexploración y no dejar de practicarse la mastografía anualmente.

“Yo tuve cáncer por negligencia. Pensaba que porque ya tenía más de 70 años no me iba a dar cáncer. El doctor del IMSS me mandaba a hacerme la mastografía, y la verdad nunca fui.

“Tuve un accidente y al revisarme los médicos se dieron cuenta que tenía una bolita. Me hicieron estudios y ya tenía cáncer en los dos senos”.

Sofía está consciente de que, si ella padeció este tipo de tumoraciones malignas, las mujeres en su familia tienen predisposición, por lo que acuden periódicamente a revisión.

“Yo no quiero que sufran, quiero que se cuiden. Cuando tengo ante mí a una mujer con cáncer de mama, le digo que, aunque le quiten los dos senos, la vida sigue.

“Al principio, se ve una en el espejo sin pechos y decimos: ¿yo por qué?, la respuesta es porque gracias a que me los quitaron tengo vida y estoy agradecida con Dios”, señaló Sofía.


Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png