×
hace 1 mes
[Local]

Impactará a las familias no despedirse de seres queridos

La ausencia de un cuerpo al que velar hace difícil superar las etapas del duelo, aseguran especialistas.

Imprimir
Impactará a las familias no despedirse de seres queridos
Sufren graves afectaciones emocionales.
Escuchar Nota


Monclova, Coah.- El presidente de la Asociación de Psicólogos y Psicoterapeutas de Coahuila A.C., Carlos Arturo Moreno De la Rosa, afirmó que el hecho de que no se les están entregando a las familias los muertos por Covid-19 para velarlos y despedirse, tendrá un impacto psicológico en los deudos.

Y es que por el riesgo de contagio ahorita no se están entregando los muertos por Covid-19 a los familiares, que tampoco se les permite identificar a sus seres queridos, sino que se les entregan en cenizas, o una vez que fallecen son llevados directo al panteón, ante lo cual se cuestionó al psicólogo ¿cuál sería el impacto de esta situación que está viviendo la gente?

El psicoanalista Jean Allous, habla al respecto del duelo por la muerte seca, es decir, el duelo por el familiar sin la presencia del cuerpo, como está pasando ahora por el Covid-19, dijo el psicólogo, que también es psicoterapeuta y psicoanalista.

Viven sin superar etapas del duelo

El psicólogo Carlos Arturo Moreno explicó que lo primero es que ante la falta del cuerpo para velarlo hay la ausencia de un ritual.

“Sabemos que el ser humano somos personas de rituales, de costumbres, el cerebro se acostumbra a una manera de proceder, una manera de ser, de relacionarse consigo mismo y con el otro, al momento de una despedida culturalmente se ha establecido este ritual”, dijo.

“Este punto es muy importante, porque el cerebro para hacer un duelo sí requiere de este proceso que llamamos el ritual en la funeraria, frente al cuerpo, y empezar el proceso de duelo que como sabemos consta desde Elizabeth Kubleer Ross, una doctora que se encargó de analizar los procesos de duelo de cinco etapas:

La negación, la persona que tuvo la pérdida empieza con negación, no se murió, no le dio la enfermedad; luego la ira, hay un periodo de negociación con Dios, con los médicos, consigo mismo, enseguida viene la depresión, y por último la persona que pasa por estas etapas tiene dos alternativas. una es la resignación y otra la aceptación, resignarse es vivir sin sentido y sin procesar el duelo y con la aceptación ya se hizo este procedimiento”, dijo.

“Todo esto conlleva la ausencia de un ritual, porque como hemos visto en el velorio frente al cuerpo ¿qué es lo que hace la gente? Empieza a recordar, hay una frase que quiero mencionar “recordar es una manera de sobrevivir la muerte”, ¿qué hacemos nosotros cuando estamos en ese ritual? Se dan tres días de duelo fuerte, pensar al ser querido que se ha ido, imagínate cuando les arrebatan esta posibilidad”, explicó.

Mencionó que Sigmund Freud precisó que “el duelo es la reacción frente a una pérdida de una persona amada”.

“Por eso digo, la naturaleza o lo esperado ante una pérdida es un duelo, cuando a la persona no se le permite hacer el duelo frente al cuerpo sí va a haber un impacto psicológico, porque el duelo implica un corte y una sustitución del afecto ¿qué pasa con las personas que no hacen el duelo frente al cuerpo? Va a ser más difícil sustituir y poder pasar a otra etapa de la vida”, sostuvo.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}