×
hace 4 meses
[Arte]

La farsa de las instituciones

La compañía Teatro Columna Cuatro presentará una obra inspirada en textos de Darío Fo

Imprimir
La farsa de las instituciones
Saltillo, Coah.- El tarot ha lanzado sus cartas y El Loco, El Sumo Sacerdote y La Muerte han cobrado vida en Perpetuum Misterium, el nuevo montaje escénico que Teatro Columna Cuatro estrena hoy en el sótano del Cntro Cultural Teatro García Carillo.

Inspirada en la controversial obra Misterio Bufo, del dramaturgo y premio Nobel italiano, Darío Fo, la puesta en escena dirigida por Gabriel Neaves destaca por la corrosión de sus diálogos y un claustrofóbico encierro. La obra, que el mismo Neaves presentó en Saltillo en 1997 con colaboración de Jesús Valdés, reflexiona sobre las cuestiones de poder que mantienen al pueblo subyugado y sus manos atadas.

“En esta ocasión nos remitimos a las figuras que abusan de su poder. En este caso ese poder mal usado está representado en el Papa, Bonifacio VIII un símbolo de las figuras de gobernantes e instituciones corruptas, pero también es un mensaje sobre cómo el pueblo es quien al final del día tiene el poder de cambiar las cosas. Ese es el sentido de Perpetuum Misterium”, explicó Neaves en entrevista con Zócalo.


Corrupción medieval

Misterio Bufo se presentó por primera vez en 1969 y desde esa ocasión fue considerada por el Vaticano, como una obra blasfema. El montaj está compuesto originalmente por 14 piezas, en donde Fo crítica las jerarquías eclesiásticas por medio de la voz de los juglares.

Neaves ha montado siete partes: La Resurrección de Lázaro, La Fábula del Loco y la Muerte, El Nacimiento del Juglar, La Moraleja del Ciego y el Tullido y Bonifacio VIII.

Las actrices Andrea Galindo, Anaid Victoria, Claudia Gutiérrez y Alejandra Ugalde dan vida a los juglares, la muerte, el loco y el jorobado. Por otra parte, es Dona Wiseman quien interpreta a Bonifacio VIII, arquetipo del papa corrupto y abusivo.

“El papa Bonifacio termina siendo una figura de poder que crece hasta volverse casi ridículo, pues abusa de un poder totalmente infundado, que no es creíble. Es ahí en donde vemos cómo el poder sí corrompe”, comentó Wiseman sobre su papel.

Los actores, tanto como el director, señalaron que esta farsa trata de exagerar y acrecentar lo más posible esos niveles de control que han existido en la sociedad. Los mordaces diálogos que Fo escribió fueron completados por un marco narrativo escrito por Neaves para dar una coherencia a ese mundo absurdo, ambientado en la Edad Media.

Esa necesidad de trabajar con un mensaje y una reflexión social es uno de los pilares del teatro escrito por el italiano, objetivo que mantienen los actores de Columna Cuatro.

“El teatro y nuestro trabajo es darle la voz a quienes no la tienen. A esas personas que vienen y nos observan; a la vez que nosotros en el escenario utilizamos el teatro para defender una postura”, consideró Galindo.



Humor grotesco

La obra que montaron puede alejarse de la comedia clásica, pero es precisamente en esa exageración de la farsa en donde pueden encontrarse resquicios del humor más satírico y grotesco de Fo. En la obra esa corrosión narrativa desnuda a los personajes y muestra al público la naturaleza oscura y ambivalente del ser humano. Es una mirada a los huesos de un cadáver corroído por el poder.

“Fo es muy divertido, pero también es muy difícil por cómo debe ser el tratamiento de sus textos, su forma y su acercamiento con el público. Casi no hacemos farsa precisamente por ese trabajo de acercamiento. Cuando agarras un texto de un dramaturgo de esta talla te das cuenta de que, sin importar el tiempo, sigue siendo bastante vigente y más en los tiempos en los que estamos viviendo”, comentó Neaves.

“Pincha mi lengua y reventará a todos”, dice uno de los personajes en la obra. Con palabras certeras y punzantes se busca que el público sienta un dolor que lo ponga a pensar, que lo lleve a la reflexión sobre su entorno.

“Quizá la obra les caerá pesada y les costará digerirla, pero creo que habrá un cambio en cuanto a dejar de creer en las instituciones y comenzar a verlas de manera más crítica. Habrá gente a la que no le guste, a algunos les caerá pesado y a otros les valdrá madre



Imprimir
te puede interesar
similares