×
hace 3 semanas
[Deportes]

La huella imborrable del ‘Gigante de la Joya’

En su andar por el beisbol nacional, Tomás Martell Aguirre dejó un gran legado con los Siderúrgicos de Monclova.

Imprimir
La huella imborrable del ‘Gigante de la Joya’
Hace 18 años partió “El Gigante de la Joya”.
Monclova, Coah.- Hoy se cumple el décimo octavo aniversario luctuoso del “Gigante de la Joya”, Tomás Martell Aguirre, quien dejara un gran legado en el Rey de los Deportes, formando parte de los legendarios Siderúrgicos de Monclova en la década de los 60’s.

Nacido en el ejido La Joya, municipio de Torreón, el coahuilense un 27 de octubre de 1926, fue encaminado al beisbol profesional gracias a Salvador Benavides Pedroza.

Unión Laguna fue el primer equipo de Martell Aguirre en la pelota profesional, donde debutó como receptor y tuvo un porcentaje de .222, antes de ser enviado a la Liga Central, donde militó para los Alacranes de Durango, donde fue compañero de Andrés Tanaka y tuvo como manager a Martín Dihigo.

Tecolotes de Nuevo Laredo fue otro de los equipos con el que jugó en la Liga Mexicana, ahí tuvo como compañeros a Moi y Ronny Camacho, mientras que en los Diablos Rojos del México defendió la receptoría junto a Alberto Palafox.

“El Gigante de la Joya”, también jugó en la competitiva Liga Arizona-México, donde defendió el uniforme de los Mineros de Cananea, Sonora, ahí fue comandado por Guillermo Garibay, quien había sido su manager en Unión Laguna.

En 1956 y 1957 contribuyó en el bicampeonato de los Mineros, promediando en su primera temporada .320 de average con 12 vuelacercas y posteriormente bateo un grueso .323 con 19 jonrones.

En la Liga del Golfo de México jugó para Ébano, ahí estuvo de nuevo con jugadores como Andrés Tanaka, además de Vinicio García y Mauro Contreras, teniendo como timonel a Luis Sansirena.

Con la novena de Nogales jugó durante el año 1958, demostrando su calidad al promediar .351 de porcentaje con 18 para la calle, conectando 34, 25 y 31 dobletes respectivamente.

En la Liga Peninsular peleó la corona de bateo pero al final Manuelillo López se llevó el cetro, en el circuito en el que el coahuilense fue dirigido por el manager Héctor Rodríguez con el equipo Camaroteros de Campeche, donde hizo su aparición como profesional el legendario Benjamín “Cananea” Reyes.

Fue en 1965 cuando Tomás Martell se hizo cargo de los Siderúrgicos de Monclova en la Liga del Norte de Coahuila, luego de recibir la invitación de Salvador Benavides.

Con los Siderúrgicos logró el campeonato en su año de debut como manager-jugador y además fue el campeón de cuadrangulares, superando a Manuel Moreno Ríos de Piedras Negras y Ángel Millares de Mineros de Nueva Rosita.

La estadía de Martell con los Siderúrgicos se prolongó durante las temporada 1966 y 1967, conquistando el título en ambas temporada y adjudicándose el título de bateo superado a Jesús Leckler de Piedras Negras y obteniendo la última corona ante Cardenales de Sabinas.

Con los legendarios Siderúrgicos fue compañero de Raúl Fraire, Roberto Contreras, Rodolfo Machado, Robert Moreno, Alfonso Carrillo, Mario Gómez, José Arce, Lázaro Cárdenas, Juan Vázquez y Julián Rivera.


Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png