×
hace 1 mes
[Arte]

La otra cara de Teotihuacan, la ciudad bajo tierra

El lugar está cubierto por cientos de casas que quedaron arriba de los asentamientos prehispánicos

Imprimir
La otra cara de Teotihuacan, la ciudad bajo tierra
Escuchar Nota


Ciudad de México.- Donato ha vivido por 43 años en la comunidad de Santa María Cozotlán, en Teotihuacan, y desde muy jovencito se dedicó a guiar turistas en la zona arqueológica de este sitio que hoy por la pandemia opera a 30 por ciento de su capacidad. “Les muestro a los turistas la otra cara de mi municipio porque 90 por ciento de la ciudad se encuentra bajo tierra y hay muchos lugares por conocer, la gente se va contenta, mi familia y yo hemos logrado salir adelante con mucho esfuerzo”.

En entrevista con Milenio Estado de México, Donato, quien pidió no hacer pública su identidad, destacó que el sol sale para todos y su trabajo es valorado por los turistas.

Narró que él nació en Ciudad de México, pero desde muy pequeño llegó a Teotihuacan a vivir en la casa de sus abuelos, hoy tiene 48 años y ha trabajado como vendedor de paletas de hielo, jugos y comida, “pero lo que más me gusta es guiar a la gente, mostrarles la belleza y misticismo de mi tierra, como Oxteoyahualco (que significa lugar de cuevas en náhuatl) porque cuando cursé la secundaria tenía que atravesar el monte para llegar a mi escuela en San Martín de las Pirámides.

“Al cruzar ese tramo están las cuevas y basamentos que se ubican en la parte noreste de la ciudad de Teotihuacan, que ahora están cubiertos por cientos de casas que quedaron arriba de lo que fueron los asentamientos prehispánicos de los ancestros que formaron parte de la cultura teotihuacana.
Hoy 90 por ciento de esta ciudad de dioses está bajo tierra”, recalcó.

Explicó que ésta es la zona más antigua de los teotihuacanos, una zona arqueológica que data de al menos 400 años Antes de Cristo (A.C), un valle y laderas que ahora son habitadas por muchas casas que llegan hasta Tepexpan y Cuanalán,
“se trata de la otra cara de Teotihuacan que a mí me gusta mucho mostrar”.



Opciones frente a una pandemia

Expuso que poco después de que las autoridades anunciaron el cierre de la zona arqueológica por la pandemia, él acudía a ofrecer sus servicios como guía. “Las pocas personas que llegaban se entristecían al saber que el conjunto piramidal estaba cerrado, entonces aprovechaba para hablarles de la otra cara de Teotihuacan y ofrecerles el recorrido, todos accedían y al final se iban maravillados”.

Donato aseguró que jamás le ha puesto precio a su trabajo, por lo que la cooperación de los turistas es voluntaria y algunos son muy espléndidos, finalizó con una sonrisa.



Con información de Milenio


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}