×
hace cerca de 4 semanas
[Nacional]

La otra casa blanca de ‘La Gaviota’

Millonarias adecuaciones al recinto oficial en total opacidad y sin lista de mobiliario

Imprimir
La otra casa blanca de ‘La Gaviota’
Ciudad de México.- En una casa blanca, en el extremo norte del perímetro de la residencia oficial de Los Pinos, Angélica Rivera, “La Gaviota”, quien durante el sexenio anterior fue esposa del presidente Enrique Peña Nieto, grabó un video en “defensa de su honor” a fin de evitar que siguiera “siendo un pretexto para ofender y difamar” a su familia, con motivo del reportaje realizado por el equipo de Aristegui Noticias y conocido como “La casa blanca de Enrique Peña Nieto”.

Fue ahí, en la habitación principal de la casa blanca de Los Pinos, donde se produjo aquel video en el que Rivera leyó un escueto informe, con un tono que por momentos parecía de regaño al público.

Desde hace cuatro meses un grupo de arquitectos documenta inmuebles, acabados y dimensiones de las 79 edificaciones que hay en el perímetro de lo que fue el predio presidencial que unió al antiguo rancho de La Hormiga con el aún más antiguo Molino del Rey: 56 mil metros cuadrados, según la información oficial.

El director administrativo del Centro Cultural Los Pinos, Homero Fernández Pedroza, explica en entrevista con Proceso, que el inventario se realiza sin ayuda de documentos, pues no hay planos, informes de gastos, facturas ni datos que revelen el destino de lo que ahí se encontraba, sus dimensiones, los muebles que se albergaron… nada.

Desde diciembre, cuando Fernández –quien antes de integrarse a la Secretaría de Cultura encabezó propuestas de integración política y social arquitectónicas centradas en la crítica a las estructuras de poder– asumió la dirección administrativa del complejo, envió oficios a todas las dependencias y áreas que pudieran contar con la información, pero no obtuvo respuesta positiva.

Y es que, con el argumento de la seguridad nacional, no podía transparentarse lo que se construía en Los Pinos.

‘LA CABAÑA’

La casa, identificada en el inventario solo como Cabaña 2, es una residencia de estilo clásico, semioculta entre árboles y bardas infranqueables hasta el pasado 1 de diciembre.
Según Fernández, fue construida al iniciar el Gobierno peñanietista y, por la información obtenida entre personal del extinto Estado Mayor Presidencial, supo que ahí se grabó el mencionado video y del uso que se dio al inmueble: vivienda y oficinas de la primera dama de 2013 a 2018.

La construcción, hasta entonces desconocida de la residencia oficial de Los Pinos, se conoció cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó convertir la antigua mansión presidencial en un complejo cultural y los arquitectos encargados del inventario averiguaron que allí vivió y tuvo sus oficinas “La Gaviota”.

Las dimensiones de esta nueva “casa blanca” y sus lujos comienzan a generar preguntas sobre su costo, así como el destino del mobiliario y los ornamentos que debió lucir cuando la habitó la actriz.

CAPRICHO PRESIDENCIAL

Por aficiones deportivas o proclividad a ciertas ostentaciones, gustos personales y detalles para consentir a los hijos o a las esposas, los presidentes de México intervinieron, construyeron y dilapidaron recursos públicos en la residencia oficial de Los Pinos de manera discrecional y opaca.

La vieja casona del Rancho de La Hormiga, que ocuparon en sus respectivos periodos el presidente Lázaro Cárdenas y su sucesor, Manuel Ávila Camacho, fue insuficiente para el presidente Miguel Alemán Valdez, que decidió construir la faraónica residencia que hoy lleva su nombre.

Conocidas son las amenidades de la residencia Miguel Alemán, con su sala de cine VIP, que mandó construirse Miguel de la Madrid en un sótano que encierra otros enigmas de cada placer presidencial: el spa, la sala de puros, el boliche, y aun la sala de crisis, “el búnker”, encargado por el jefe de Estado Felipe Calderón.

En la recámara principal de esta residencia, una puerta falsa pasa inadvertida por dentro de un clóset: conduce a un túnel de unos 200 metros por el cual se sale a la maleza que hay frente a una barda perimetral, donde otra puerta falsa de piedra permite salir del complejo habitacional de Los Pinos e internarse en el Bosque de Chapultepec.

En la parte posterior de esa residencia tienen lugar otros caprichos: hay registro visual de los entrenamientos del presidente López Portillo, que gustaba de presumir su afición a los deportes, convertido el jardín enorme en estancia de recreo: ejercicios aeróbicos, lucha grecorromana y hasta tiro con arco.

A un costado de la residencia, impecable la integración arquitectónica, está la alberca semiolímpica que Carlos Salinas de Gortari mandó instalar. (Con información de Proceso)


Imprimir
te puede interesar
[Seguridad]
hace cerca de 3 horas
[Glam]
hace cerca de 3 horas
[Seguridad]
hace cerca de 3 horas
[Local]
hace cerca de 3 horas
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png