×
hace cerca de 6 meses
[Arte]

Las estructuras del poder

Antonio Ortuño analiza en su reciente libro las jerarquías que dominan la sociedad mexicana

Imprimir
Las estructuras del poder
Saltillo, Coah.- Aurelio Blanco estuvo encarcelado durante 15 años por un crimen que no cometió. Ahora, fuera de la prisión, debe enfrentarse a Carlos Flores, el hombre que, buscando la protección para su apellido, lo metió allí. Esa es la premisa principal de Olinka (Seix Barral, 2019), la reciente novela del escritor tapatío Antonio Ortuño.

Olinka, vocablo griego que significa “Lo Que Es”, es dos cosas. La primera, el proyecto utópico que el pintor Dr. Atl tenía planeado para que los artistas crearan sus obras. La otra, el fraccionamiento exclusivo que Flores planeó construir en Guadalajara para volverse millonario.

Olinka es una novela que trata temas de la sociedad actual como la violencia y la corrupción por medio de un frenético viaje a través de las calles de Guadalajara.

“(En Olinka) quería hablar sobre la burguesía de Guadalajara y, a la vez, de esa clase media despolitizada pero ambiciosa que quiere crecer socialmente y colarse por cualquier hueco al grupo dominante. La clase media mexicana ha crecido en los últimos decenios en torno a un ideario de consumismo, aspiracionismo y sobre todo, a un aire de éxito económico.

“México no es un paraíso, pero los rasgos de solidaridad que existían antes se han resquebrajado. Hemos pasado de ser una sociedad de convivencia a una de competencia, y es por eso que la vida en México es tan hostil. Esto no es ajeno a la violencia, ya que la falta de nexos comunitarios están ligados a esta hiperviolencia en la que vivimos. Eso también tiene que ver con la clase media que quiere politizarse, ganar dinero y no cultivarse”, comentó Ortuño en entrevista con Zócalo.


Paraíso de lavado


Durante los 15 años de su encierro la familia de Aurelio se convirtió en fantasmas que sólo habitaban su memoria. Incluso la ciudad en la que nació y creció sólo fue un recuerdo del mundo allende al tedio del encierro.

Cuando lo liberan, su sorpresa se acrecienta ante los cambios que tres lustros han dado a una de las ciudades más grandes del país -y la primera en lavado de dinero-. Pero aun así cae en la cuenta de que el sistema de castas en el que vivió sigue igual.

“Guadalajara es una ciudad que ha cambiado con el tiempo, pero que también ha sido muy conservadora. Y este tipo de sociedades tiende a ser más jerárquicas, mucho menos horizontales, donde a la muchedumbre no se le tiene permitido ser un interlocutor. Son sociedades que marginan. Por eso la ciudad ha crecido bastante hacia los lados, ya que tienen a gente que no quiere convivir”, explicó el autor de El Buscador de Cabezas.

Ortuño dijo que el hecho de que Guadalajara sea la ciudad más importante en cuanto al lavado de dinero en el país, así como las relaciones sociales que esto teje en muchos niveles, fueron sus razones para utilizar al lugar como un personaje más.



Desde dentro

Si bien la novela de Ortuño habla sobre las batallas sociales entre justicia y corrupción, encierro y libertad, es en la vida interna de sus personajes en donde se deja ver la maestría narrativa del tapatío; en esas luchas privadas de esposos, hijos y suegros, que se ven cubiertas por una capa de temas que enriquecen la obra y la lectura. En Olinka aparecen esos infiernos personales que, a su vez, dibujan el retrato social de un país.

“Olinka es una novela mucho más íntima y familiar, aunque esa cuestión tenga resonancias en lo social. El eje de la novela son esos personajes y la crisis de intimidad en los Flores. El núcleo de la familia no es ajeno a las crisis sociales, económicas y demás porque vemos que las jerarquías que operan fuera de las familias también afectan dentro de ellas.

“Lo que pasa es que cuando una sociedad está llena de violencia, de corrupción y de dinero turbio cada familia se convierte en una familia mafiosa. No hay manera de que suceda de otra forma, ya que está en juego lo que siempre está en juego, tanto dentro como fuera: el dinero, el poder y el control”, finalizó el ganador del Premio Ribera del Duero.






Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png