×
hace 3 meses
[Local]

Logran sobrevivir ‘otoñales’ amores

Comparten sus anécdotas en el marco del Día de San Valentín

Imprimir
Logran sobrevivir ‘otoñales’ amores
Don Juan y doña Socorro, han estado juntos toda una vida.
Escuchar Nota


Monclova, Coah.- “Yo a mi esposa la conocí porque papá era fotógrafo, Luis Puente de Palaú, Coahuila, yo le revelaba las fotografías, un día en una fotografía dije esta muchacha no es de aquí, porque yo conocía a todas las muchachas, entonces agarré la fotografía y me puse a buscarla, yo la buscaba todos los días, iba a un baile, a otro baile, iba a la plaza y no la podía ubicar, ¿Dónde cree que la podía ubicar? ¿Dónde cree que la vine viendo? En una quemazón de una mueblería, ya ve que se amontona toda la gente en la quemazón, ahí con las llamas de la mueblería la vi, dije esa es, fue así como don Juvenal Puente comenzó a narrar la historia de amor que empezó junto a doña Eglantina hace ya casi 60 años en la convivencia en el comedor público del Fraccionamiento Carranza víspera de este 14 de febrero que se celebra el Día del Amor y la Amistad.

Don Juvenal Puente piensa que ya estaba en el destino de él y de doña Eglantina de Nueva Rosita, Coahuila ser novios, casarse y compartir toda la vida, pero no fue tan fácil, pues ese día que la vio en el incendio de la mueblería otra vez se le perdió.

“Dije esa es, pero, ¿Dónde vive? Quise acercarme a preguntarle pero se me perdió y a correrle a buscarla otra vez”, platicó don Juvenal.

“Pero yo creo que ya estaba el destino con ella, un día yo estaba en la cadena de tiempo y vi que pasó con varios muchachos y me fui detrás de ella para ver dónde vivía, después traté de encontrármela muchas veces y así, pero yo ya sentía cierto afecto cuando me encontré con ella y ella ni en cuenta, yo sentí algo diferente con ella, fue como la conocí y así empezó el embrión del romance”, dijo.

Don Juvenal Puente mencionó que después de que ya estableció contacto con Eglantina tuvo que venirse a Monclova a conseguir trabajo pero cuando regresaba a la Región Carbonífera se siguieron viendo hasta que un día le dijo “ya se llegó la hora y nos casamos”.

“Llevamos como 59 años de casados, vamos para los 60, ella ahora está enferma por eso yo vengo al comedor”, abundó.

Otra historia de amor es la de don Juan y doña Socorro, ellos tienen 63 años de casados, platicaron que desde que se conocieron a don Juan de 24 años de edad de inmediato le gustó doña Socorro, que entonces tenía 12 años y la hizo su novia y al poco tiempo se casaron.

“Llevamos 63 años felizmente casados para el amor no hay edad”, dijo don Juan que junto con doña Socorro tiene 20 bisnietos además de los nietos.

Don Mario Garza también quiso contar su historia de amor con doña Martha Delia García, ellos son vecinos de la colonia Miravalle 1.

Don Mario platicó que a doña Martha la conoció en el Centro, ella trabajaba en una sombrerería por la cual él pasaba todos los días al Colegio Monclova donde estudiaba Comercio.

“Y así la conocí y nos hicimos novios, duramos cinco años de novios, fue mucho tiempo, hasta que nos casamos, empezamos con cuatro sillas, un trastero de lámina, empezamos de cero pero luego entré a trabajar a AHMSA y seguimos creciendo poco a poco, en aquella época había mucha bonanza, gracias a Dios nos la llevamos bien, yo me casé a los 23 años, tarda uno en madurar, pero luego llegan los hijos y maduras”, dijo.

Don Mario y Doña Martha llevan 51 años de casados.

“El tiempo pasa, vienen los hijos, después hay que enviarlos a la escuela y ahí estamos los esposos siempre procurando inculcarles lo bueno, el camino del bien, que no se nos vayan por el camino de las drogas, las borracheras y todo eso, porque uno lo vive, para qué voy a decir que yo no, por eso uno sabe que hay que cuidar a los hijos, gracias a Dios ahorita están bien, todos casados, nada más quedamos mi señora y yo, tenemos 12 nietos y otros tantos bisnietos, yo vengo al comedor porque ahora ella está enferma”, agregó.



Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}