×
hace 1 mes
[Arte]

Marino Rincón Ferrer, suelta la mano académica

En su última exposición, el pintor saltillense explora su veta más imaginativa

Imprimir
Marino Rincón Ferrer, suelta la mano académica
Saltillo, Coah.- Marino Rincón Ferrer lleva décadas dedicándose a la pintura, a la cual llegó por medio de su gusto por el trazo y la línea, así como por su carrera: el diseño gráfico, la cual estudió en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). En los más de 30 años que ha tomado el pincel, hay una línea que siempre ha seguido: el realismo, y sobre esta versa su más reciente exposición, la cual se inauguró la noche del lunes en el Museo del Patrimonio Universitario.

Bajo el título De la Mano del Realismo, es que se exhibe una colección de 11 piezas en las que la línea del cuerpo humano, las rocas y los árboles del bosque se mezclan con un suave toque surrealista que convierte sus pinturas en fábulas y cuentos de hadas, según señaló el pintor.

La muestra es una de las actividades que la Universidad Autónoma de Coahuila (UadeC) realiza como parte de su segundo Festival de las Artes. Invitación que Rincón Ferrer definió como “un gusto que me hayan invitado a mostrar mis obras”.

obra

Vida interna
Para el pintor, esta colección de piezas dan vida a una realidad que habita en su cabeza pero, siempre, tomando este plano existencial en el que vive.

Según detalló “hay algo básico en la creación de estas pinturas, porque cuando uno inicia en esto (la pintura), debe considerarse que la imaginación siempre debe estar presente. Aún así el hecho de trabajar cerca del realismo tiene que ver, no con plasmar la realidad, sino de aprender lo más que se pueda sobre el manejo de las formas, tener un conocimiento grande de todo y mejorar aquello de donde uno inició, que es la academia. O más bien, no mejorarla, sino comprenderla mejor”.

Los cuadros que se exhiben en el Recinto del Patrimonio Cultural Universitario, y que permanecerán ahí hasta enero, recorren diversas obsesiones de Rincón. A saber, se encuentran bosques y ríos que corren sin rumbo; escenas de la vida cotidiana del norte mexicano, como niños bailando y un trío de música norteña. Paisajes de ciudades y sus construcciones. Pero al lado de ellas también existen esos otros mundos que el autor señala como “pequeñas fábulas surrealistas”.

En esas confluyen sirenas que recostadas sobre una cama se mantienen a la espera de algo, sin saber bien qué es. Blancas dunas sobre las que se elevan remolinos que tragan pequeñas siluetas y las elevan al cielo, o un trío de pequeñas bailarinas, cuya danza se realiza alrededor de un megáfono de donde brotan mariposas. Todas ellas, dotadas de un amplio dinamismo en sus trazos.

“La imaginación y los sueños deben de llegar al realismo cuando uno ya ha comprendido este, porque esas fábulas nos permiten hablar sobre el ser humano, que es lo que a mí me interesa muchísimo. A mí me atrae hablar sobre las personas y las situaciones en las que todos nos vemos envueltos.


“Pienso que la mayoría de los artistas nos colgamos de situaciones que nos aquejan o nos hacen gozar, buscamos exaltarlas y, al mismo tiempo, señalarlas. Creo que mis pinturas van, más que nada, encaminadas a mostrar ese contexto social y personal. Esas son las situaciones que merecen ser expuestas, las que nos hacen sentir, porque así podemos recordarlas y verlas y disfrutarlas”, explicó Rincón.

obra2

Camino nuevo
Esas reflexiones y conocimiento sobre sus opiniones y gustos de temas a tratar en la pintura, así como el dominio de la técnica y la experimentación con ella le han llegado al pintor debido al tiempo que lleva trabajando el arte del pincel y el óleo.

Aún así señala que De la Mano del Realismo no es una retrospectiva que de fe de una evolución, pero sí un cambio ya que, según detalló, es solo una ventana a un pequeño momento de su trabajo artístico en el que se decidió apostar por la libertad creativa.

“Todos sabemos desde un principio que tenemos que enfrentarnos a hacer algo realista, todos los artistas iniciamos así, pero no estamos obligados a seguirlo siempre. Por eso uno puede tratar la naturaleza, o el paisaje o la fantasía. Para mí el título significa haber trabajando para la academia, lo que ha dado paso a experimentar en las escenas que puedo crear, en las situaciones que mostraré al espectador.


“A mí en lo personal me resulta muy cómodo haber sido primero un pintor de realismo y luego de surrealismo, porque así siento la libertad de la experimentación. Esta muestra es eso: lanzarme a hacer algo que en otro momento no me atrevía a hacerlo”, concluyó el pintor.

De la Mano del Realismo se exhibe en el Centro del Patrimonio Cultural Universitario desde el pasado lunes y permanecerá hasta enero.

Visítala
De la Mano del Realismo
De Marino Rincón Ferrer
Centro del Patrimonio Cultural Universitario
Martes a domingo
10:00 a 20:00 horas
Entrada libre
Hasta enero


Imprimir
te puede interesar
[Liga Mx]
hace cerca de 11 horas
[Acuña]
hace cerca de 12 horas
[Coahuila]
hace cerca de 12 horas
[Coahuila]
hace cerca de 12 horas
similares