×
hace 1 mes
[Coronavirus]

Médicos mexicanos experimentan tristeza y frustración por Covid-19

Presentan un libro en el que se capturan vivencias y retos de personal de salud en tiempos de pandemia

Imprimir
Médicos mexicanos experimentan tristeza y frustración por Covid-19
Escuchar Nota


Ciudad de México,. Para médicos, este 23 de octubre que se conmemora su día no es de festejo, sino de tristeza, cansancio, frustración y miedo ante la pandemia de Covid-19.

Así lo señaló la directora del Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca (HRAEI), Alma Rosa Sánchez Conejo, quien presentó un libro en el que se capturan vivencias y retos de personal de salud de este centro del Estado de México.

El ejemplar se titula "Estrategias del HRAEI ante el reto de COVID-19" y aunque este año sólo estará disponible vía electrónica, se espera que el siguiente pueda ser impreso.

Sánchez Conejo comparó a esta pandemia con desastres naturales de la magnitud de un terremoto o de un tsunami.

"Hoy es un día muy especial, 23 de octubre del 2020, y creo que no lo vamos olvidar. Va a quedar en la mente de todos por todo lo que vivimos. Verdaderamente esto es como un sismo del 85, o como un tsunami que ha impactado no solamente a este hospital, a todo el mundo. Marca una diferencia enorme, enorme", consideró.

La pandemia por el nuevo coronavirus, sostuvo, ha dejado marcado al personal médico que está en la primera línea de batalla marcado y con una frustración al ver que continúa.

"Metas trazadas no cumplidas, muchas emociones en la mente de todos, tristeza, depresión, frustración, angustia. Cómo es posible que hasta hoy día no tengamos un tratamiento específico, no existe y nos genera una enorme frustración", dijo.

"Probablemente con todo lo que hacemos se logre rescatar a algunos de los enfermos que llegan con esta enfermedad de Covid-19, pero seguimos sin tratamiento. Yo quisiera encontrar una palabra para definir todo esto que siento, todo esto que muchos de ustedes, muchas de ustedes en todos los niveles (sienten)".

Señaló que en este nosocomio suman más de 7 meses que se atiende a pacientes con Covid-19; el primero, recordó, llegó el 17 de marzo.

En los días transcurridos, contó, los médicos de diversas especialidades han hecho mancuerna para atender a los solicitantes de servicios. Hasta cirujanos y pediatras, comentó, se metieron a áreas clínicas para ayudar a sus compañeros y evitar que se cansaran.

En este sitio, aseveró, se apoyó la decisión de un médico de entrar o no a las áreas Covid si no tenían el equipo de protección necesario.

"Se dictó que si no tenían todo esto, podrían rechazar brindar la atención a cualquiera de los pacientes, porque es un tema de respeto de derechos humanos, no que seamos una gente deshumanizada y que veamos a una gente que está requiriendo una atención de urgencia y lo fuéramos a abandonar, no es así", explicó.

"Pregúntense y yo me preguntaba cuántos años para formar un médico especializado o un profesional especializado, una enfermera, un técnico ¡cuántos años! Eso de verdad me ocasionaba un shock terrible".

Incluso, dijo, gente que estuvo enferma se negó a abandonar el hospital por miedo a contagiar a su familia.

"Gente que si estaba enferma continuó aquí, se quedó aquí siempre, porque no se fue, y escuchar palabras que me dolían profundamente, que me decían a través de los compañeros 'Papá: quiero que regreses a casa', 'Papá: no quiero que te vayas a morir, ¡regresa!', o sea aguántate esto, todos los días".

Gustavo Acosta Altamirano, director de Director de Planeación, Enseñanza e Investigación, fue compilador del libro, en el que hay testimonios y fotografías de personal que no ha parado de atender a afectados por la pandemia que, contrario a ceder, parece repuntar.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}