×
hace 3 semanas
[Arte]

Fallece Minerva Margarita a los 62, deja un gran legado

Pierde México a una de sus más notables poetas contemporáneas

Imprimir
Fallece Minerva Margarita a los 62, deja un gran legado
Foto: Especial
Monterrey, NL.- Para Minerva Margarita Villarreal la poesía representaba el milagro de estar viva, caminar por las calles, leer, escribir, enseñar. Y a partir del miércoles, su poesía la hará trascender aún más.

Poeta apasionada y apasionante, figura de relevancia internacional, editora, traductora y maestra, directora de la Capilla Alfonsina de la UANL, Villarreal murió a los 62 años por complicaciones del cáncer que sufría desde el 2006. Le sobreviven su esposo, el poeta José Javier Villarreal, y sus hijos José Pablo, Santiago Javier y Ximena.

La autora de Tálamo, libro en que registró su lucha por la vida, falleció hacia las 17:00 horas en un hospital de la ciudad. Dio la batalla hasta el final, contó su esposo.

“Amó doblemente la vida, con todas sus fuerzas, desde que supo de la enfermedad, que llegó en el 2006, dio un respiro, pero volvió, su cuerpo ya no resistió más y se dieron muchas complicaciones”, expresó José Javier.

“Nuestras vidas en todo este tiempo fueron como siempre, unidas, ella con muchos planes y proyectos, que vivió de manera intensa. Minerva amó mucho la vida y con la enfermedad la amó doblemente. Nunca se rindió”.

Nacida en Montemorelos, Nuevo León, el 5 de abril de 1957, empezó a leer desde muy niña porque en su familia todos eran lectores. En casa de sus abuelos encontró un tomo de obras completas de Óscar Wilde. Lo primero que leyó fue El Gigante Egoísta.

“Para mí todo cobró otra dimensión a partir de entonces”, comentó. “Las cosas no son como parecen, sino como y hasta donde las alcancemos a leer”.

Estudió sociología en la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL. Tras un paso fugaz por el teatro, decidió dedicarse a la poesía. Su primer libro es Hilos de Viaje, un poema fragmentado y narrativo que publicó en 1982 en el proyecto editorial Hogaza.

Luego vinieron Dama Infiel al Sueño (1991) y Pérdida (1992), con el que iniciaron los reconocimientos al obtener el Premio Nacional Alfonso Reyes 1990. El siguiente fue el Premio internacional Jaime Sabines, en 1994, por El Corazón Más Secreto.

Vivió un tiempo en El Paso, Texas, donde escribió Adamar, libro sobre el amor que vio la luz hasta 1998 y alude a un verbo de español antiguo utilizado por San Juan de la Cruz, que significa amar con doble fuerza.

En el 2016 obtuvo el Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes 2016 por Las Maneras del Agua, poemario dedicado a Teresa de Ávila que un año después ganó el Certamen Hispanoamericano Festival de la Lira.

“Es un regalo inmenso lo que ha pasado en estos dos años, estoy segura de que no fui yo”, dijo al recibirlo.

Sus últimos trabajos publicados en vida fueron el poema Aparecida en la editorial española La Rosa Blanca y Vike. Un Animal Dentro de Mí, en An.Alfa.Beta.

Profesora de la Facultad de Filosofía y Letras por más 40 años, la poeta fue directora de Publicaciones de la Máxima Casa de Estudios y, desde el 2005, directora de la Capilla Alfonsina, cargo que enalteció y que le permitió dedicarse al estudio y divulgación de la obra del Regiomontano Universal. Desde esta institución editó la exquisita colección El Oro de los Tigres, con traducciones.

Apenas el 22 de octubre, lamentó la muerte de otra figura relacionada con Reyes, su nieta y albacea Alicia, quien dirigió por décadas la Capilla Alfonsina de CDMX.

“Alicia fue una mujer maravillosa, con un sentido ejemplar de darse a los demás. Fue determinante para la difusión de la obra de nuestro regiomontano ilustre”, expresó.
José Garza, secretario de Extensión y Cultura de la UANL, habló a nombre de la Universidad.

“Estamos profundamente consternados por el deceso de la maestra Minerva Margarita Villarreal, poeta notabilísima de nuestro país y directora de nuestra Capilla Alfonsina, quien todavía la semana pasada dictó una conferencia magistral en torno a Miguel de Cervantes y El Quijote”, mencionó.

En 2018, la autora fue nombrada asesora de la Coordinación de Memoria Histórica y Cultura de México, dirigida por Beatriz Gutiérrez Müller, quien la recuerda.

“Fue una mujer de colores brillantes, tanto en sus ojos como en sus manos, en su vestir y en sus palabras”, dijo la historiadora, esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador. “Su hablar parecía nervioso, pero en realidad era sólida y firme como una atenea. Una mujer decidida y con miras claras”.

Con la muerte de Villarreal, quien apenas en abril pasado fue nombrada académica correspondiente de la Academia Mexicana de la Lengua, Monterrey pierde a una de sus poetas mayores, pero sobre todo a una figura humanística entrañable y generosa. Para ella, indicó en aquella entrevista del 2018, la creación poética partía de una gran fuerza, un dictado espiritual.

“Es fundamental”, dijo convencida. “No estaría viva sin la poesía”.


Imprimir
te puede interesar
similares