×
hace 1 mes
[Arte]

Muestran los códigos de la creación artística

Imparte Ander Azpiri a artistas locales un curso sobre el acto comunicativo del arte

Imprimir
Muestran los códigos de la creación artística
Foto: Especial
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- “El artista es un productor de significados”, sostiene Ander Azpiri, “y creo que la función principal de cualquier arte es ayudarnos a pensar de maneras distintas”, agrega. Es por eso que se ha propuesto a deconstruir las piezas creativas en un acto comunicativo que se valga del emisor y el receptor sí, pero en el que el creador tenga mucha más conciencia del mensaje.

Es por eso que impartió el taller Ejercicios de Transformación Tridimensional en el Museo de Artes Gráficas (MAG) a un grupo de artistas visuales saltillenses. Según Azpiri, este curso que duró una semana se trataba de “generar experiencias más enriquecidas del espacio tanto público como privado”, pero sobre todo dar a los asistentes una visión más amplia sobre el trabajo artístico como un método de comunicación en la que no solo piensen desde la posición del emisor, sino que se planteen las tres aristas del acto.

“A veces es difícil que los artistas tengamos la mirada amplia del acto comunicativo y de cómo funciona, y por eso nos centramos en algunos de esos elementos y nos olvidamos de los demás y por eso fallamos con el acto comunicativo y artístico. Por eso debemos prestar mayor atención a todo el espectro del fenómeno y, que a partir de ahí, puedan controlar más todos los elementos de su producción”, explicó el coordinador.

El taller, que constó de seis sesiones, se dividió en temas como observación y señalización, organización y ubicación de los espacios. Así los asistentes, entre los que estuvieron Alejandro Fuentes Quezada, Ramiro Rivera, Mercedes Aquí, Jerónimo Valdés, entre otros, hicieron prácticas de campo como marcar el paso de las horas, el movimiento de los coches o la percepción del espacio.

En el espacio

Según el coordinador estos ejercicios tienen el fin de “practicarlos para que el cerebro o la forma de pensamiento comience a concientizar las cuestiones del espacio y del tiempo para comunicar mejor”. Eso porque cada uno de los elementos que conforman el escenario en el que se desarrolla y se lanza el mensaje logra su correcto entendimiento, ya sea en una pintura, escultura o instalación. Partes que significan mucho más que la intención original del artista al crear la pieza que observa el espectador.

“Muchas veces los artistas decimos ‘es que la intención’ y sí, pero a final de cuentas no importa lo que el artista quiso decir sino lo que dijo y lo que dijo depende de un contexto, de una situación, de la interpretación y de la decodificación del mensaje, de si hay ruido o no hay ruido. Entonces necesitamos tener un espectro amplio que nos permita reflexionar sobre cómo podemos emitir el mensaje con mayor efectividad”, detalló el subdirector del Centro Cultural Universitario Tlatelolco.

Comprender que el arte es un lenguaje que sirve para entablar una comunicación abierta ayuda también a que los artistas se asuman como trabajadores profesionales de un sector: el cultural y artístico, más allá de la figura romántica que se creó.

“Cada vez hay más claridad de que el artista es un trabajador del sector terciario, el de los servicios culturales y somos un productor de significados. En mi opinión, la función principal de cualquier arte es la de ayudarnos a pensar de maneras distintas y desde otro lado y a tratar de llevar al límite lo que no puede ser dicho, tratar de decir lo que no se podía decir, así como tratar de ampliar el campo de lo que se puede decir”, comentó el artista que ha expuesto en Ciudad de México y Barcelona.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}