×
hace 3 semanas
[Internacional]

Mujer demanda a cura que ofendió durante la misa a su hijo muerto

Varias personas se acercaron a Linda y le comentaron que habían escuchado homilías que habían sido 'insensibles'

Imprimir
Mujer demanda a cura que ofendió durante la misa a su hijo muerto
Foto: Especial
Michigan.- Cuando Linda Hullibarger y su esposo Jeff esperaban un mensaje de ánimo durante el funeral de su hijo Maison, de 18 años, el discurso del sacerdote Don LaCuesta en la Iglesia de Nuestra Señora del Monte Carmelo en Templance, Michigan, sorprendió a todos, publicó Univisión.

LaCuesta condenó la muerte de Maison revelando que el joven atleta y estudiante sobresaliente se había suicidado el 4 de diciembre de 2018 al decir: " Quitarse la vida está en contra de Dios que nos hizo y en contra de todos los que nos aman".

Los Hullibarger estaban aturdidos por el discurso que acababan de escuchar. Linda se acercó al púlpito y le dijo al sacerdote: "Padre, por favor pare". Pero no funcionó. LaCuesta repitió en seis ocasiones la palabra suicidio y frente a todos continuó sugiriendo que la gente que termina con sus vidas ofende a Dios.

Un año después del funeral, Linda Hullibarger ha presentado una demanda en contra del sacerdote, la Iglesia Católica y contra la Arquidiócesis de Detroit alegando que aquella homilía dañó de manera irreparable a su familia.

En la demanda que fue presentada el miércoles pasado ante la corte estatal de Michigan, Hullibarger menciona que LaCuesta causó angustia a su familia cuando lo que buscaban era consuelo. La demanda menciona que el sacerdote no mostró compasión aún cuando el sacerdote se reunió con la pareja para planear el funeral.

Atleta y estudiante de justicia penal

Los Hullibargers habían dicho a LaCuesta que querían que la ceremonia celebrara la vida de Maison, quien estudiaba justicia penal en la Universidad de Toledo. La demanda afirma que LaCuesta estuvo de acuerdo con la solicitud. Durante la reunión los padres nunca revelaron cómo había fallecido su hijo.

Linda y Jeff recordaron que después de la homilía, el sacerdote no les cedió la palabra para que expresaran sus sentimientos ante los presentes hasta que detuvieron el servicio "pues la música había comenzado y el sacerdote procedió a terminar el servicio funerario".

Los padres querían que el mensaje fuera una señal positiva para que ninguna otra familia sufriera de la misma manera que ellos. "Queríamos que celebrara cómo era la vida de Maison, no cómo murió", dijo la madre al Detroit Free Press en 2018.

Al término de la ceremonia, varias personas se acercaron a Linda y le comentaron que habían escuchado homilías que habían sido "insensibles" sobre sus seres queridos de parte de LaCuesta, dice la demanda, por lo que la familia solicitó las destitución de LaCuesta de la congregación.

Una copia publicada de la homilía realizada por LaCuesta menciona que el sacerdote dijo que "Dios podía juzgar toda la vida de alguien sin considerar solo la peor y última elección que hizo la persona. Sí, gracias a su misericordia, Dios puede perdonar el suicidio y sanar lo que se ha roto", según la publicación.

La Arquidiócesis de Detroit se disculpó con la familia diciendo que lo que LaCuesta hizo estaba mal. En una declaración pública aseguraron que el sacerdote no predicaría más en funerales futuros y que las homilías serían revisadas por un sacerdote mentor pero que no lo destituirían.

La Iglesia Católica ha sostenido que el suicidio contradice la responsabilidad de cada persona de proteger la vida que Dios le dio. Hasta la celebración del Concilio Vaticano II en los años 60 a las personas que se suicidaban no se les permitía recibir un entierro bajo la fe cristiana.

El Catecismo de la Iglesia Católica aprobado por el Papa Juan Pablo II en 1992, sostiene que el suicidio es considerado "grave y contrario al amor justo de sí mismo", pero reconoce que muchas personas que terminan sus vidas son víctimas de algún tipo de enfermedad mental.

"Las perturbaciones psicológicas graves, la angustia o el miedo a las dificultades, el sufrimiento o la tortura pueden disminuir la responsabilidad de quien se suicida", dice el texto.

Los líderes religiosos deben escuchar a las personas que se sienten afligidas, expresar sus condolencias y referirse a las escrituras para obtener orientación y hablar sobre cómo vivía la persona fallecida no sólo hablar de cómo falleció", dijo Melinda Moore, codirigente del Grupo de Trabajo de Comunidades de Fe de la Alianza de Acción Nacional para la Prevención del Suicidio al diario The Washington Post.


Imprimir
te puede interesar
similares