×
hace 5 días
[Saltillo]

Murió don Rodolfo Ramos Villa, expresidente de la Canaco Saltillo

Recuerdan empresarios su carácter y la promoción que le dio al comercio saltillense

Imprimir
Murió don Rodolfo Ramos Villa, expresidente de la Canaco Saltillo
Foto: Zócalo | Cortesía
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- A los 79 años, la tarde-noche del martes falleció el empresario Rodolfo Ramos Villa, expresidente de la Canaco Saltillo y quien encabezó en Coahuila el movimiento El Barzón, en los años 90, que defendía a los deudores de la banca.

Su fallecimiento causó gran consternación en el medio comercial y empresarial de nuestra ciudad, donde se le recuerda como un hombre franco, directo y promotor del sector comercio, pero sobre todo como defensor de los ciudadanos.  

El Barzón surgió en 1993 a nivel nacional bajo el gobierno de Salinas de Gortari, como defensor de los deudores agrícolas en cartera vencida, a los que la banca quería dar un tratamiento judicial (con juicios ejecutivos mercantiles, embargos y remates).
 
‘Trabajó siempre a favor del comercio’

Eduardo Dávila Aguirre, presidente de la Canaco Saltillo, lamentó la partida de don Rodolfo y dijo que “fue un dirigente que siempre trabajó a favor del comercio, los servicios y el turismo, pero también se distinguió por defender las causas sociales.

“Nos deja una importante huella, y vayan nuestras más sinceras condolencias para sus familiares y amigos”, agregó el también vicepresidente nacional de Concanaco.
 
‘Fue un hombre de marcada valentía’

Por su parte, el empresario Francisco Javier Duarte comentó que Ramos Villa “era una bella persona y un gran amigo. Cuando dirigió la Canaco cumplió muy bien y enfrentó con una marcada valentía los problemas que se nos presentaron. La verdad no fue entreguista ante las autoridades y el consejo de la Cámara respetaba sus decisiones, porque siempre antepuso los intereses de los comerciantes a los propios. 

“Era muy bravo a la hora de defender a los comerciantes y a los ciudadanos, y eso lo demostró al encabezar aquí en Saltillo aquella lucha denominada El Barzón, que fue creada para defender a los deudores de la banca, tarea en la que volvió a destacar como un verdadero líder, cuando los procesos judiciales entablados por los bancos tenían acorralado a todo mundo”, expuso.
 

‘Fue precursor del cambaceo’

“Fue un excelente amigo y muy buen presidente de la Canaco Saltillo, se distinguió como comerciante y empresario y fue de los precursores de la venta por medio del cambaceo”, expresó Jorge Dávila Flores, expresidente de la Concanaco.

Añadió que Ramos Villa “se destacó en el área comercial en el giro ferretero y también en artículos para el hogar, y fue un notable promotor principalmente de productos fabricados en la CINSA. Sin duda un hombre de mucho trabajo”. 
 
‘Le tocó el centenario de la Canaco’

Finalmente, César Valdés Ramos, director gerente de la Canaco de Saltillo, señaló que don Rodolfo “fue gran hombre y mejor amigo, una persona que se sobrepuso a muchos, muchos problemas, y que deja una importante huella de trabajo y de respaldo a los demás.

“Le tocó el privilegio en su periodo como presidente de la Cámara, de celebrar el primer centenario de la Canaco Saltillo”, recordó.

‘Era un hombre solidario’

Amigo personal de Rodolfo Ramos Villa, Catarino Molina de la Cruz, profesionista saltillense, lo recuerda en su negocio El Nivel de los Precios, que se ubicaba en la calle Allende, en la acera poniente, apenas bajando la calle Lerdo de Tejada, “siempre servicial, atento a lo que necesitaban sus clientes, consciente de la importancia y responsabilidad que implica tener un negocio.

“Fue un hombre solidario que defendió en su momento a los comerciantes que representaba, y después desde El Barzón, a todos los ciudadanos afectados por los abusos de la banca, que querían cobrar intereses sobre intereses”, agrega.


Finalmente, destaca que “Ramos Villa tenía una gran facilidad para hacer amigos, porque era un hombre claro, de gran carácter, que le sirvió para superar muchas situaciones y vicisitudes. Siempre vamos a recordar aquellas tardes de amigos en la Quinta Chilla, de La Aurora, donde siempre nos recibía”.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}