×
hace 1 mes
[Nacional]

Nada que celebrar; a un año del triunfo de AMLO

Hoy se cumplen dos años del triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador, tras más de una década de campaña permanente

Imprimir
Nada que celebrar; a un año del triunfo de AMLO
Escuchar Nota


Ciudad de México.- Hoy se cumplen dos años del triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador, tras más de una década de campaña permanente en la que aseguraba ser "LA ESPERANZA DE MÉXICO".

A pesar de que en los debates presidenciales no presentó UNA SOLA PROPUESTA CONCRETA para cambiar el país, salvo su trillado discurso de "combatir la corrupción", México le eligió, quiero pensar más por hartazgo de los gobiernos del PRI y del PAN, que por convicción.

Para que sus detractores no me salgan con que esto es mera grilla o que estoy ardido, cito textualmente dos de sus tantas y demagogas frases, antes de realizar mi crítica:

“Vamos requetebién” y “El pueblo está feliz, feliz”.

¿Cómo se atreve a asegurar que vamos por buen camino, cuando su estrategia de seguridad está basada en decirle “Fuchi” y “Guácala” al narco, con el que por cierto, EVIDENTEMENTE PACTÓ (ya admitió que ordenó personalmente la liberación del hijo del Chapo Guzmán y descaradamente se toma fotografías con la madre del narcotraficante)?

Cuando México tuvo en 2019 el año más violento de su historia desde la época revolucionaria (no me salgan con que en un año no puede arreglar el cochinero de 70 años y bla, bla, bla, porque él mismo dijo LITERALMENTE que la guerra acabaría desde su primer día de gobierno).

Cuando prometió no militarizar al país y ¡Oh, sorpresa! Creó la Guardia Nacional, que no es otra cosa más que un cambio de uniforme para los soldados, porque ya se dio cuenta de que no se puede tener seguridad SIN EL INVALUABLE APOYO DE NUESTRAS FUERZAS ARMADAS, a las que tanto denostó durante su campaña.

Cuando canceló la construcción de un moderno y necesario aeropuerto que ya se había pagado, cuyas obras ya estaban en proceso, vistiendo de legitimidad su autoritaria decisión en una consulta popular donde participaron personas QUE NUNCA SE HAN SUBIDO A UN AVIÓN y no saben la enorme pérdida de tiempo y de dinero, tanto para las aerolíneas como para los usuarios, que representa sobrevolar por hasta 30 minutos la Ciudad de México, en espera de un espacio para aterrizar.

Cuando INSULTÓ A LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS y a los juristas de este país, intentando derogar la reforma del artículo 3º en materia educativa con un simple memorándum, evidenciando su profunda ignorancia en materia legislativa, pues si pretendes ser PRESIDENTE DE MÉXICO, aunque no seas abogado, al menos debes estudiar un poco para saber que existe un proceso específico para modificar nuestra Norma Suprema.

Cuando la economía nacional tuvo ya no digamos un bajo crecimiento, sino una contracción, por EL MIEDO QUE SUS DISPARATES GENERAN EN LOS INVERSIONISTAS, tanto nacionales como extranjeros, lo que nos hizo salir del top 25 de países para invertir en el mundo.

Cuando se asume democrático y tolerante, pero utiliza abiertamente adjetivos descalificativos contra quienes nos pronunciamos críticos por su ineptitud, como: “Los conservadores”, “Neo-fascistas” y “Fifís”; poniéndose al tú por tú con los detractores de su gobierno y de su persona, cosa que NINGÚN PRESIDENTE DE MÉXICO HABÍA HECHO EN LA HISTORIA, ni siquiera su predecesor Enrique Peña Nieto, tan acribillado en las redes sociales por los AMLOvers.

Así podría seguir y seguir, contraponiendo sus declaraciones y acciones a la realidad que vive el país que tanto quiso gobernar sin prepararse para hacerlo. Pero de nada sirve lo que yo diga, total, tanto el presidente como sus seguidores, TIENEN OTROS DATOS.

Por: Nahim Luján-Muñiz Pola.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}