×
hace 1 semana
[Especial]

‘Nos van a matar’; cuando el crimen se robó la tranquilidad de Villa Unión

Revela Gobernador las intenciones del grupo delictivo y refrenda además su compromiso con la seguridad

Imprimir
‘Nos van a matar’; cuando el crimen se robó la tranquilidad de Villa Unión
Foto: Especial
Villa Unión, Coah.- “Se van a meter y nos van a matar”, exclamó Elizabeth Salas, al momento de abrazar a sus hijas y refugiarlas en el baño.

Viven en la avenida por donde aún hay casquillos al pasar y la que al día de hoy han abandonado ya tres habitantes. Otros como ella ahí seguirán, pero ahora con el miedo que no los dejará.

Es la calle General Francisco Naranjo, conformada por una hilera de casas pequeñas, sin barda y que tienen al descubierto sus pasillos entre ellas.

Fue en esa cuadra donde se encontraron el convoy de sicarios con las fuerzas del Estado y el Ejército. La boca del infierno; casi dos horas interminables de fuego cruzado.

“Me asomaba y aquí estaban las camionetas, y echaban ahí sus muertos y gritaban bien feo.


“Es un miedo que jamás habíamos sentido”, cuenta Elizabeth, señalando las casas al final de la cuadra, en la esquina de la calle Vicente Guerrero, con las paredes totalmente agujeradas y en el piso montones de municiones percutidas.

Ya tres casas están solas. Las ventanas de la primera cubiertas con madera, sus ocupantes decidieron no volver ahí. En las otras dos el panorama es similar pero con plástico negro.

Dicen que se fueron a vivir con familiares, que quedaron tan asustados que quizá hasta se vayan de Villa Unión, porque vieron la muerte de cerca, zumbando sobre sus cabezas, como las balas que rebotaban en las paredes.

Otros, con todo y temor, permanecerán como Rosa Isela Vázquez, que, tirada en el suelo, abrazando a sus hijas, esperaba que en cualquier momento ingresaran los delincuentes, a los que escuchaba pasar por el pasillo de su vivienda.

“Sentimos que estábamos en peligro, que se podían meter de repente, que nos iban a matar. Yo escuchaba que decían, ‘aquí anda otro y otro’, yo no sé si andaban arriba de la casa, refiere la mujer.


A ella como a otras vecinas de la misma calle, se les preguntó si, a pesar de que ya hay más seguridad, siguen sintiendo miedo. Dicen que sí, que ese no se va a ir, que también quisieran irse, pero no pueden.

“La verdad nosotros no tenemos a dónde ir, ellos ahorita se están quedando con su mamá, pero yo pienso que ya no va a ser igual, nada”, declaró Rosa Isela, agradeciendo a la vida, que en esta ocasión, a ella y a su familia, les tocó sobrevivir.




Las mujeres heridas

A Enedina Estrada Tovar aún le duelen sus pies. Los tiene vendados, de repente con el ardor que le dejaron las esquirlas de bala que sicarios dispararon contra ella y su familia en el ejido La Luz, donde los delincuentes robaron dos camionetas para su escape.

Ubicado a 7 kilómetros de Villa Unión, está comunidad también fue tomada por hasta ocho camionetas que arribaron en medio del funeral de la esposa de don Pilo.

Tomaron a todos por sorpresa. Comenzaron los balazos y la gente a correr dentro de las casas.


Cerca de 30 mujeres y niños se refugiaron en el interior de un baño, mientras don Pilo y otros detenían con todas sus fuerzaz la puerta que los sicarios intentaban derribar a balazos.

“Yo escuchaba los disparos cerquita de la puerta, en el piso. Pero no me moví, hasta que ya se fueron y sentí el dolor, me vi los pies, era pura sangre y fue cuando les dije, sí me dieron”, comenta Enedina.


Los delincuentes lograron arrebatarle las llaves de la camioneta de don Pilo, la de otro familiar y las del chofer del vehículo de la funeraria que llevaba las flores del sepelio.

Cuando todo acabó, llevaron a las mujeres al centro médico, de ahí a Allende y luego a un Hospital en Piedras Negras.

Dos de ellas salieron el mismo sábado, pero Enedina hasta el lunes en silla de ruedas.

“Estoy viva de milagro, todavía me duelen como si fueran balazos en mis dos pies, pero al menos no nos mataron ni a nadie de este pueblo”, declaró la también enfermera del dispensario médico del ejido, al que también le arrebataron su tranquilidad.



Aulas vacías

Ayer por la mañana Villa Unión amaneció sin poder despertar todavía de la pesadilla que vivieron el fin de semana, y prefirieron no enviar a sus hijos a las escuelas.

“Están traumados, tienen miedo, no quieren ir a la escuela”, dijo Mónica Rodríguez, ama de casa con dos hijos en primaria y uno en secundaria.

Los tres planteles del primaria, dos kínder, la secundaria y el Cecytec, permanecieron vacíos, con la única asistencia de maestros y directores.

Raúl Martínez, docente de la primaria Benito Juárez, ubicada a dos cuadras de donde ocurrió el enfrentamiento, aseguró que oficialmente no hubo suspensión de clases, pero que ningún niño acudió.


Asume GN seguridad

Fue en la mañana del lunes que arribaron elementos de la Guardia Nacional (GN) al municipio de Villa Unión, para hacerse cargo de la seguridad de manera permanente.

Rubén Barraza, coordinador de la GN en Coahuila, llegó al mando de por lo menos tres camiones con hasta 12 elementos cada uno y desplegándose en las calles aledañas a la Presidencia Municipal.

Indicó que debido a que la mayor parte de los policías municipales desertaron, luego de los hechos violentos, recibieron órdenes de la Federación de salvaguardar la seguridad de la ciudadanía, ante el miedo en que tiene sumida a la población.


La reconstrucción

Dos días después de que la alcaldía de Villa Unión fuera atacada a balazos y quedando su fachada y el interior del inmueble totalmente destrozados, el lunes por la mañana inició su reconstrucción, además de que se efectuó un padrón de hogares afectados que hasta el momento se contabilizan 36.

Una cuadrilla de trabajadores ingresó al edificio y comenzó con el retiro de vidrios rotos y a realizar el aseo del interior, en coordinación con trabajadores municipales de Obras Públicas.

Montaron los andamios para el resanado de los orificios de impacto de bala y procedieron a retirar las letras del Municipio.

Dijeron los funcionarios estatales, que tienen la encomienda de dejar listo el inmueble lo antes posible, para que, la alcaldesa Narcedalia Padrón Ramos, vuelva a ocuparlo en los próximos días junto con los funcionarios de la Administración actual.



Respalda AMLO la estrategia de MARS en seguridad

La respuesta del Gobierno Estatal ante los hechos de violencia registrados durante el fin de semana en Villa Unión, fueron respaldados por el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Durante “La Mañanera”, el Mandatario señaló que la estrategia de seguridad implementada por el gobernador Miguel Ángel Riquelme, responde al interés que tiene el coahuilense por impedir la entrada de criminales al estado.

“El Gobierno de Coahuila ha estado cuidando mucho el tema de la seguridad pública, es de los gobernadores, el de Coahuila, que más atención le dedica al tema de seguridad”.


López Obrador explicó que a diferencia de Riquelme Solís, hay otros que descuidan o no están al pendiente de la seguridad en sus entidades que gobiernan, lo que se traduce en altos índices de violencia e inseguridad.

Puntualizó que gracias a las estrategias del Gobierno de Coahuila, los índices delictivos en esta zona van a la baja y reiteró todo el apoyo de la Federación con el respaldo de la Guardia Nacional en las labores de vigilancia en Villa Unión.


Querían ellos asustar a Coahuila: Riquelme

El gobernador Miguel Riquelme confirmó la detención de dos miembros del cártel del Noreste (CDN) que atacaron el sábado el municipio de Villa Unión, lo cual permitió conocer las razones de la agresión a dicho poblado del norte de Coahuila.

Estimó que el convoy pudo conformarse de 25 camionetas con seis gatilleros en cada una, lo que representaría alrededor de 150 miembros del CDN los que llegaron a este lugar, incluso, tenían planeado quemar la Presidencia, para lo cual iban equipados con bidones de gasolina.

“Los dos detenidos manifiestan que fueron enviados para tratar de asustar a Coahuila, una población que está a la entrada de la brecha; ellos querían entrar, pegar y salir”.


Las razones por las que eligieron Villa Unión, confesaron los detenidos, fue que era el primer pueblo que estaba al salir de las brechas, sin embargo, las camionetas fueron reportadas mientras transitaban por los ranchos del estado luego de entrar a Coahuila por caminos colindantes con Texas.

Tras el aviso, despegó un helicóptero del Estado que confirmó el avistamiento, lo que motivó la movilización de las fuerzas de seguridad, y al ver frustrado su intento de quemar la Presidencia, los sicarios emprendieron la huida, pero tras la muerte de sus guías desconocían cómo tomar las brechas de Villa Unión.

Agregó Riquelme Solís que en los municipios del norte, existe el riesgo de que los delincuentes se introduzcan por caminos hacia municipios como Progreso, Hidalgo, Allende o Nava, donde se extenderá la vigilancia aérea.

El Mandatario declaró su agradecimiento a los policías que por más de una hora repelieron la agresión –muriendo cuatro de ellos– lo que permitió la llegada de refuerzos.



Insiste Osorio Chong en ir por delincuentes

“A los delincuentes hay que tratarlos como tal, hay que ir por ellos; ellos que han movido la tranquilidad, que han arrancado vidas, que han arrancado el patrimonio de mucha gente, hay que ir por ellos: toda la fuerza del estado de derecho contra ellos”, enfatizó Miguel Ángel Osorio Chong.


El senador rechazó la política de López Obrador, quien ofrece abrazos y no balazos a los delincuentes, por lo que reconoció el trabajo del gobernador Riquelme Solís para enfrentar al crimen organizado.

“Coahuila es estratégico en materia de seguridad, no solo hacia el norte por todo lo que quieren llevar los delincuentes hacia Estados Unidos, sino porque de Coahuila se da o no estabilidad en el norte”.


Destacó la coordinación entre las fuerzas federales, estatales y municipales para enfrentar el hecho delictivo del sábado.

“Hoy, hay un Gobierno que los enfrenta, que no tolera su presencia y que vienen a generar intranquilidad”, dijo, al reconocer la inmediata respuesta de la Administración estatal.

En tanto el Alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez, fue enfático al señalar que en México mandan las instituciones, en referencia a la pronta respuesta del Estado contra la agresión en Villa Unión.

“Una vez más ha quedado demostrado que ante situaciones lamentables como la de Villa Unión, hay una reacción contundente por parte de las fuerzas del Estado. El Gobernador nos da la garantía de que aquí mandan las instituciones y eso es lo más valioso”, sostuvo el Edil saltillense. (Con información de Ernesto Acosta y Néstor González)



Imprimir
te puede interesar
similares